A modo de desahogo

A modo de desahogo

3
Compartir
loading...

felipeVI-Congreso-Diputados

Loading...
Loading...

Editorial / Hoy 19 de Junio de 2014, un día después de ver a la Selección española (“la roja”) rota y desarmada- que otrora  fue la primera del mundo-, caer derrotada ante Holanda y Chile, símbolos de países que en otros tiempos fueron de alguna manera españoles, cuando España era la primera del viejo y del nuevo mundo; ha sido proclamado Rey de España Felipe VI, hijo de Juan Carlos I, que fue designado Rey por la voluntad de la  Dictadura Franquista, que “había dejado todo atado y bien atado”. Hoy día del Corpus Christi, el nuevo Rey de España, ha jurado (poniendo a Dios como testigo) sobre la constitución española vigente, ante las Cortes de España, ocultando el Crucifijo y la Biblia que configuraron la grandeza de España en Europa, en Hispanoamérica y en el mundo. ¡Dios perdone a España! Ni Dios, ni Patria han sido nombrados, ni una sola vez en el comienzo del reinado de Felipe VI por el Rey Católico que dice ser el titular de la Corona de España en cuya cúspide esta, todavía, la Cruz de Cristo. “Una monarquía renovada (sin tradición) para un nuevo tiempo (sin Dios)” ¿Es posible?

Loading...
loading...

3 Comentarios

  1. Dios y España se lo demandarán. Mal comienzo de un reinado. Cuantos españoles han vertido su sangre en nombre de Jesucristo y de nuestra gloriosa bandera, ¿por qué no merecen ni unas palabras? No se entiende la existencia de España sin su gloriosa tradición católica. Me duele el olvido (no sé si intencionado, aunque sospecho, que no fue accidental) del Único Señor de la Historia, por encima de personas y naciones, y a quien debemos adoración y reverencia. Tanto guiño y complejo ante los de siempre, nos van a llevar a la desaparición como Patria. Seguramente el discurso no reflejaría su verdadero sentir, sería un mero formalismo impuesto por los “Padres de la Patria”, esta es una apreciación subjetiva por mi parte. Si Felipe VI quiere ser Jefe de ese Estado que aglutine a todas las sensibilidades, tendrá que ganar un pulso difícil a aquellos que desean moverle el trono, y como no se imponga con energía puede que ya no tenga Estado en el que reinar. Yo aunque republicano, deseo una convivencia en paz y concordia con esta forma política de Estado, antes de unas ideologías que nos llevarían al enfrentamiento y al odio fraterno entre españoles y del que aún hay recuerdos no muy lejanos.
    Mi modelo de Estado y por el que lucho tiene una serie de valores: Dios, como Supremo Hacedor; España como Patria única e indivisible; reparto equitativo de la riqueza al servicio de los más necesitados y el respeto a la dignidad de la persona como imagen y semejanza de Dios. Mi República y por la que aspiro es una República Nacionalsindicalista. En tanto no se alcancen estos ideales quiero ser respetuoso con las leyes vigentes.

  2. El nuevo rey prometió una nueva monarquía para unos nuevos tiempos. Y así está siendo.
    A la omisión de cualquier celebración religiosa (misa, ofrenda o visita) en acción de gracias por su proclamación como rey de España, omisión precedida de la negativa de los actuales reyes a que sus hijas reciban educación católica en su colegio, ha seguido la recepción a los representantes de diversas asociaciones homosexuales (gays, lesbis y trans).
    La nueva monarquía de los nuevos tiempos. De reyes católicos a reyes de género.

  3. A S.M. Felipe VI

    Oviedo, 21-junio-2014

    Alteza:

    Con todo respeto me dirijo a Vuestra Majestad. Vaya por delante mi admiración y gratitud por el conjunto de eventos que, impecablemente, ha protagonizado estos días.

    Sí: Ha estado genial. Pero permítame manifestarle mi profunda decepción al no encontrar, por más que lo he buscado, ni rastro de un Crucifijo, por ejemplo. Somos muchos, aquí en Oviedo, los que nos sentimos “orgullosos” de ver el “Trofeo Príncipe de Asturias” en el despacho de S. M. Pero, tanto aquí en Oviedo como en toda España, somos muchísimos, muchísimos más los que queremos apostar por la Monarquía y nos hemos sentido ninguneados al no encontrar ni una “huella” de JESÚS. Probablemente estaba implícito en los valores del magnífico discurso de S.M., pero aunque Él no lo “necesite”, nosotros sí necesitamos esa huella explícita a la que me refería.

    ¿No es “políticamente correcto?” ¡De esto sí que sabe S.M mucho más que yo! Pues aún así, perdone la osadía de manifestarle: Sí. Incluso políticamente creo que hubiera sido correcto.

    Con mi respeto, gratitud y oración por “el éxito de una Monarquía renovada para un tiempo nuevo”

    Mercedes Martínez – Colubi Tovar

    ¡ VIVA ESPAÑA !

Dejar una respuesta