“Hay que decir adiós a la Falange si queremos que perduren las...

“Hay que decir adiós a la Falange si queremos que perduren las ideas de José Antonio”. Entrevista a Josele Sánchez

11
Compartir

Josele-Sanchez

"La Falange ha muerto. Me parece hasta infantil hablar de hacer la Revolución cuando se tiene el 0,04% de los votos"

El artículo publicado por Josele Sánchez el pasado día 26 de Junio en elmunicipio.es --"Ante una situación límite: ¡Hagamos algo grande!"-- no ha dejado indiferente a nadie. Personalidades del mundo azul como Pedro Conde, Pedro Cantero o Juan Luis Bagües han mostrado públicamente su adhesión a la propuesta que el controvertido periodista y escritor valenciano hacía desde nuestras páginas. Por eso hemos querido tener una entrevista personal con Josele Sánchez:

Josele, ¿es tu propuesta una refundación de la Falange?

Para nada, todo lo contrario. Yo vengo a decir: "señores, políticamente hablando, la Falange ha muerto" Me parece hasta infantil hablar de hacer la Revolución cuando se tiene el 0,04% de los votos. ¿Cuántos concejales falangistas hay en algún municipio de España?. Cero patatero. Con esta realidad es con la que hay que lidiar. La Falange, con sus luces y con sus sombras, es pasado. La gente, el pueblo español no la acepta como alternativa política ni para sacar un mísero concejal en el último pueblo de España. ¿Qué hacer entonces Bueno, cada quien es muy libre de hacer lo que le dicte su conciencia y su sentido común. Yo lo tengo claro.

Si José Antonio viviera no militaría en partidos políticos decimonónicos

¿Qué es, pues, lo que tienes tan claro, Josele?

Mire usted, incluso en aquellas cosas que más he creído toca reciclarme. ¿Usted cree que vale la pena hablar hoy en día de autogestión o del estado sindical? ¿para qué sirve eso? ¿a quién le llega ese discurso? Hay que hablar de la reforma laboral, de los excesos de las compañías eléctricas, de los desahucios, de la corrupción, de la politización de la justicia... aún más, para estar en política, hay que estar en los pueblos y opinar sobre el soterramiento de las vías del tren, sobre la planta incineradora que se quiere instalar en el municipio, sobre un plan de empleo local... eso es hacer política y estoy seguro que en esas andaría metido José Antonio si viviera. De lo que estoy convencido es que un revolucionario como José Antonio, que destacó por entender al hombre y a su tiempo, no militaría en partidos políticos decimonónicos.

Adiós a la Falange. Adiós con todos los honores. Adiós con todo el sentimiento

¿Y cuál es su apuesta? ¿Va a crear usted un partido político? ¿Encabezará usted un nuevo proyecto falangista sin decir que es falangista?

Por supuesto que no. No tengo la más mínima intención de liderar nada ni estoy impulsando ningún partido. ¿Para qué? El partido ya está creado y comenzará a caminar muy pronto. Y tampoco se trata de hacer un proyecto falangista sin decir que es falangista, lo que se ha venido en denominar una "marca blanca". Se trata de decir adiós a la Falange. Adiós con todos los honores. Adiós con todo el sentimiento. Pero entre la Falange y el pueblo español me quedo con el pueblo español. Entre el instrumento y la idea me quedo con la idea. Entre el 0,04 % y un proyecto de partido político moderno, con vocación de participar en todas las instituciones... me quedo con lo segundo. Para el recuerdo, estudio y dignificación de la figura de José Antonio está la Fundación José Antonio que preside mi amigo García de Tuñón Aza. Pero para llevar a cabo la idea de transformación de España hace falta una fuerza política capaz de conectar con una parte significativa de la ciudadanía. Esto no lo ha conseguido la Falange acaso por muchas razones que ahora no conviene resaltar. Pero yo lo que quiero es transformar España desde unos principios y unos valores basados en el patriotismo y en la justicia social. Antes le decíamos a eso falangismo. Vale, pues yo ahora le llamo personalismo humanista, o humanismo cristiano o el nombre que usted quiera. Lo fundamentas está ahí. Considerar al hombre como el eje del sistema. Defender que la economía debe estar al servicio del hombre y no lo contrario. Negar la lógica de los mercados. Defender la vida y la dignidad humana como bienes supremos. Defender la unidad de las tierras y los hombres de España como nuestro mayor tesoro. Enfrentarse a los dictados comunitarios y reivindicar la soberanía nacional (también la económica). Defender nuestras raíces, nuestra forma de ser y sentir como pueblo dentro de Europa y de Hispanoamérica. Eso es hacer política.

Toca cambiar nombre, señas y formas. Pero los valores permanecen

¿Y de verdad no le veremos a usted dentro de unos meses al frente de este movimiento?

Tengan sus lectores la absoluta seguridad; es más, tenga usted mi palabra. Le digo más aunque sé que no me va a creer, pero es cierto. Ni tan siquiera pertenezco aún a se movimiento, pongámosle nombre de una puñetera vez, Defensa Social (DAS) que tiene previsto iniciar su andadura con un congreso fundacional a primeros de octubre. Pero es que ni siquiera pertenezco a su junta gestora no he participado de ninguna manera en su creación. Vengo a sumarme a algo que considero,más que bueno, indispensable. Sólo faltaría que también aquí, en los albores de una nueva formación política, andáramos con varios grupos y con personalismos de liderazgos. Yo ni sirvo ni quiero liderar nada. Es más, ni me apetece nada, después de treinta años, volver a militar en un partido político. El último partido en el que milité fue en Falange Española de las JONS cuando encabecé la lista electoral por Albacete siendo el candidato más joven de España, entonces, con veintidós años. Ahora tengo 52 y un carácter muy indisciplinado para la militancia política. A mí lo que me gusta es escribir y lo que me interesa es vender libros y no andar a guantazos en disputas políticas. Pero la situación actual de España es desesperante. Un grupo de gente, a la que conozco bien, con la que coincido ideologicamente en casi todo y con la que espero coincidir también en lo estratégico, llevan más de un año pariendo este niño que va a comenzar su andadura en un par de meses y que se llama (al menos en principio) Defensa Social (DAS). Vamos a concederle, no sólo el beneficio de la duda sino nuestro entusiasmo y nuestra adhesión. Porque este país necesita respuestas a problemas concretos y esas respuestas están recogidas dentro de unos valores que compartimos. Toca cambiarles el nombre, las señas y las formas. Pues se cambia, Y ya está. Pero los valores permanecen.

Presentacion.

¿Y qué me dice del grupo de "ilustres" del mundo azul a los que usted pretende movilizar?

Qué le voy a decir, que estoy intentando que hagan lo mismo que yo, que resultan imprenscindibles y que apelo a su patriotismo, a su idealismo y a su sentido común para que se adhieran a este proyecto. Para hacer un partido nuevo, actual, serio, alegre, con propuestas realistas y sin abandonar nuestros compromisos ideológicos, hacen falta los mejores. Por eso los quiero dentro, dando guerra, ayudando, orientando, comprometiéndose y comprometiendo.

No sé qué pensará usted pero igual va a defraudar a muchos sus declaraciones quitándose del medio en la pugna por el liderazgo de esa nueva organización política.

¿Usted cree? Bueno, en cualquier caso si decepciono a unos seguro que alegraré a otros. Lo importante es que seamos como decimos; no vale sólo con aparentarlo. Nosotros tenemos otra concepción de la política y las pugnas por ambiciones personales no pueden tener cabida. Defensa Social empezará a caminar si somos muchos quienes estamos dispuestos a tirar del carro. Y por supuesto que, como cualquier formación política, necesitará de un liderazgo. Esto no me preocupa. Seguro que surge más pronto que tarde. Pero un liderazgo no es una jefatura. Un liderazgo es una figura carismática, muy preparada, capaz de conectar con la sociedad para explicar bien nuestro mensaje.

Pues hasta aquí nuestra entrevista con Josele Sánchez. Como siempre controvertido. Como siempre a nadie dejará indiferente. Saquen ustedes sus propias conclusiones.

Entrevista a Josele Sánchez para elmunicipio.es 

Puedes leer la propuesta de Josele Sánchez pinchando en el enlace: --Ante una situación límite: ¡Hagamos algo grande!--

loading...

11 Comentarios

  1. Respeto como no puede ser de otra manera las buenas intenciones de Josele Sánchez, pero me temo que ya en varias ocasiones hemos intentado iniciativas parecidas a la que parece que quiere impulsar Defensa Social (DAS) y nunca hemos conseguido existo alguno, luego el problema no es el nombre, es el hacer bien las cosas y aun así tener la suerte de aprovechar la cresta de ola en algún momento que la vida política nos brinde la oportunidad y seamos capaces de aprovecharla. Un saludo.

  2. FE murio en 1935 cuando la abandonaron los fundadores del Nacional-Sindicalismo Revolucionario. Lo que se ha mantenido es el culto
    a la personalidad de Primo. Lo cual ha llevado a hacer el primo.

  3. Andrés, si la idea es buena y ya sabemos cómo no hacer las cosas, si hemos aprendido, si la experiencia de errores pasados nos debe valer para algo, no se pierde nada por intentarlo de nuevo en el momento que se nos brinda y aprovechar “la cresta de ola”, puede que consigamos algo más, o no, que si lo único que hacemos es simplemente actuar con el teclado, que no está de más, y nos damos una nueva oportunidad. Octubre está a la vuelta de la esquina.

  4. Que valiente eres, Josele. Y claro como el agua clara. No se puede decir más verdades en una entrevista. Y esto le va a sentar como cuerno quemado la mayoría de los falangistas. Pero cuántos falangistas hay en España? Cuántos militantes hay sumando todas las falanges? 1000? 1500 siendo generosos. La propuesta de Josele audaz, valiente e inteligente no va ser secundada por los jefes de las falanges. Qué más da? Como bien dice en entrevista lo importante son las ideas, las ideas no son válidos si no precisas en estos momentos. Así que le veo un brillante porvenir Defensa Social. Estoy deseando que se ponga en marcha para afiliarme y para ponerme a trabajar por una nueva España

  5. Aunque sólo fuera por honradez intelectual hay que estudiar y analizar la propuesta. Es necesario dejar los sentimientos más entrañables a un lado en estos momentos en que España está tan gravemente amenazada en su existencia. Ahora nuestro sentimiento debe ser sólo España. Hay que buscar el instrumento más racional que, como un bisturí, nos permita sajar el cáncer político que recorre su cuerpo social como la metástasis. Eso sí, sin renunciar a nuestros principios y valores, exaltando nuestra españolidad e hispanidad, como señas de identidad ante el mundo entero. Tampoco ocultar nuestro origen, donde está la cuna de esos valores y principios. ¿Avergonzarnos? De nada. Yo al menos. Mantener y no ocultar lo que se es y se ha sido, eso se llama COHERENCIA. Y ésta, si no les hace admirar a algunos, a otros muchos sí, les hace guardar silencio y respeto.

  6. A mí me parece el planteamiento más sensato que he escuchado en mucho tiempo. Lo primero que quiero resaltar es la talla intelectual de Josele, un escritor como la copa de un pino (y lo digo porque he leídos sus dos últimas novelas y así me lo parece). Después creo que es un tipo de esos que se viste por los pies; con esta entrevista no tiene nada que ganar y si mucho que perder, la de fachas y no tan fachas pero si inmovilistas que se va a tirar encima. Yo no sé si Defensa Social es la soución porque no conozco nada de este nuevo partido pero sí sé que sólo formando una nueva entidad política, sin rasgo alguno del pasado, pero manteniendo la ausencia del mensaje de José Antonio será posible hacer algo en España. Con mejor voluntad y peor según qué casos, ahí están los resultados electorales en 40 años de democracia de todas las organizaciones falangistas

  7. Vaya por delante mi más sinceras “GRACIAS” (con mayúsculas) a todos aquellos que, de una manera altruista y valiente, se están atreviendo a dar ese paso a delante que el pueblo español tanto necesita. A aquellos que siguen viendo en el pensamiento de José Antonio un referente capaz de ofrecer una guía en el camino a una España y si me apuran a un mundo mejor.
    Dicho esto, me permito la osadía de discernir en la máxima que ustedes defienden. Falange no puede morir tras la muerte del “ausente”, porque falange es una idea, si me apuran una forma de ser, y las grandes ideas nunca mueren. Podrán renovarse, adecuarse a nuevos tiempos, pero mientras haya solo un falangista de corazón, mal haremos en querer enterrarla.
    Afirmar que la Falange muere con José Antonio es tanto como amputar la razón de la muerte de miles de camaradas que, desde los campos de España hasta la estepa rusa, dieron sus vidas por la revolución nacional sindicalista, aquellos que, permítanme la nostálgica expresión, hacen guardia en los luceros. Amputarles la razón a todos esos camaradas que sacrificaron sus trabajos, sus vidas, llegando a sufrir persecución, olvido y desprecio durante décadas, desde el treinta y nueve a nuestros días.
    Comenzar una nueva andadura política pretendiendo integrar a lo mejor del mundo azul con un muerto tan grande en el armario no me parece la mejor opción.
    No obstante no quisiera de ninguna manera que se tomase este comentario como crítica destructiva, ni mucho menos está en mi ánimo poner cortapisas a dicho proyecto, todo lo contrario, cuenten con mi sincera adhesión, eso sí, siempre que me permitan estar orgulloso de seguir intentado, después de más de treinta y cinco años, ser falangista.

  8. En mi humilde opinion,a mi me gustan las ideas de Jose Antonio, pude leer sus textos en internet, pero habria que hacerlas desde un partido moderno, donde pudieramos estar tambien los jovenes y la sociedad de hoy en dia. Los partidos de ultras tiene una imagen estetica que a mi la gente que conozcon nos parece ya del pasado.

  9. Querido Amigo Josele. Ya hemos hablado otras veces del asunto sobre el que tratas en tu artículo. Como sabes, no estoy de acuerdo en enterrar por completo el nombre de Falange. Si acaso refundarlo en otras siglas y maquillar los símbolos. O tal vez que no aparezca el nombre y hacer mención a su fundador. Por ejemplo, movimiento José Antoniano o algo parecido (es sólo un ejemplo). Porque, ¿de qué nos serviría que sus valores y su mensaje permanecieran, si nadie reconociera sus orígenes?. En cuanto a las marcas blancas, ya lo hablamos el otro día en tu visita a nuestros lares. Estoy muy a favor de D.S. aún con mis reservas de que el inmovilismo es patente, al igual que las otras opciones Nacional-Sindicalistas. Defensa Social, como plataforma es un super acierto. Como partido político, es probable que venga a diversificar tanto, el esfuerzo de los pocos simpatizantes que tenemos, que temo que acabe enterrando definitivamente y sin pretenderlo, el nombre de Falange. Un servidor, como bien sabes, se suma a todo lo que huela a Nacional-Sindicalismo, sin reservas. Además, sabes de sobra, que todo lo que tú propones, es sometido a un examen atentísimo por nuestra parte y tienes todo nuestro apoyo. A nivel personal ya sabes que gozas de toda mi admiración y si alguna vez vas a la cárcel, no dudaré en llevarte el tabaco y las viandas necesarias. Un hermoso abrazo hermano. Ah! Posdata!, después de analizar los comentarios de todos los borregos que te dedican improperios dignos de taberna o del “charco de la pava”, mi consejo es que no pierdas el tiempo contestando a ignorantes. Tu altura intelectual, no merece ser manchada por esos chafanidos de tres al cuarto. Un abrazo hermano

  10. Josele siento que hayas desaparecido del mapa. Entiendo tus razones pero haciendo eso lo único que haces es favorecer a quienes no están dispuestos a moverse un milímetro el yugo y las flechas los correajes y el brazo en alto. Tu propuests no sólo es interesante sino que es la única posible. Es la apuesta que debemos hacer los joseantonianos. Además te ha secundado lo mejorcito del mundo azul: Pedro Conde Pedro Cantero López Pascual y sobre todo Juan Manuel Cepeda. Y hasta el MFE te ha dado la razón. Por favor vuelve a la primera plana discute debate y adelante con tus argumentos porque somos muchos quienes estamos ciegamente convencidos de tu alternativa

Dejar una respuesta

5 × cuatro =