Aída Nizar la lía y destapa su romance con un dirigente del...

Aída Nizar la lía y destapa su romance con un dirigente del PP mano derecha de Mariano Rajoy

0
Compartir

Aida-nizar

Que Aída Nízar es un monstruo televisivo no lo puede negar nadie. Monstruo en todos los sentidos. Por un lado, sabe perfectamente cómo mantenerse en el 'candelabro' -gracias Mazagatos-, sabe qué hacer, qué decir, cómo decirlo y cuándo decirlo para convertirse por arte de birlibirloque en la protagonista absoluta en todo lo que toca y en todo lo que aparece.

El Mundo / Por eso le llamaron para GH Vip. La edición no va tan bien como se esperaba y tuvieron que recurrir a ella para que diera vida a algo que se estaba muriendo, mejor dicho, que se estaba matando. Aída entró como un huracán provocando broncas y enfrentamientos con todos los habitantes de la casa. Lástima que anoche el público decidiera que se tenía que marchar. Sí, fue la expulsada. Pero, si creíamos que se iba a ir sin escándalos, lo teníamos claro.

Aída la lió y no sólo la lió arremetiendo contra todo y todos -memorable fue su encontronazo con la familia Lamborghini-, sino que también se sacó un as de la manga que ya llevaba barruntando toda la semana. Desveló el nombre de la mano derecha de Rajoy con el que tuvo un romance y el cual le llegó incluso a pedir la mano. ¿Queréis saber su nombre? Pues ahí va: Fernando Martínez Maíllo, actualmente vicesecretario general de la Organización del Partido Popular. Toma, toma, pastillas de goma.

Sí, así es. El sustituto de Carlos Floriano bebió los vientos por la pucelana. No se sabe cuánto hace de esto, pero, según confesó anoche Aída, el político llegó a pedir a la madre de ésta su mano. ¿Y cuál fue la respuesta? Pues unas calabazas como un piano.

Aida-nizar-fernando-martinez-maillo

La madre, al parecer, le dijo que no porque su hija no sentía esa atracción, esa pasión, ese amor, ese desenfreno por el 'popular'. A Maíllo Aída le dio calabazas. ¡Qué gran titular! Ya tienen cotilleo para el café este fin de semana en el Congreso del PP. Me estoy imaginando a Soraya, a Ana, a María Dolores, al mismísimo Mariano, preguntando a Maíllo por ese amor no correspondido. Lo siento, se me escapa la carcajada.

"Fernando Martínez-Maíllo fue uno de los hombres que pidió mi mano a mi madre y no se la dio (...) Es uno de los mejores hombres que han pasado por mi vida y me alegró mucho de que sea la mano derecha de Mariano Rajoy", reveló la 'monstrua', por si acaso creíais que me lo estaba inventando. Ahí está, ahí queda. Y todo confirmado por la amante madre. Culebrón, de los buenos.

Vamos a dejarlo aquí porque hay que asimilar la noticia. Tampoco sorprende. Aída siempre se ha expresado su lealtad al partido de la gaviota, perdón del charrán. Han sido muchas las veces que Aída ha hablado de sus buenas relaciones con miembros del PP y que ha alabado la labor del ex presidente José María Aznar, de Mariano Rajoy, o incluso, del ahora imputado Rodrigo Rato. Aída es gaviota, es charrán, es gavilán, es paloma...

No sé si será verdad u otra fantasía de Aída, pero está claro que su revelación va a ser la comidilla del día. Cómo pilota en esto de la tele. Ella sabía perfectamente que soltando este bombazo hoy, mañana y durante varios días todo el mundo iba a hablar de ella. ¡Máquina, que eres una máquina!

Pero dejemos a Maíllo en paz que bastante tiene con lo que tiene y volvamos a Aída y a su expulsión. Reconozco que la marcha de Aída es un varapalo. ¿Cómo van a mantener ahora el reality? Difícil, difícil. Pero también es cierto que había hecho imposible la convivencia en la casa. Ha discutido con todos y cada de uno de sus compañeros, ha hecho un papelón al nivel de las grandes actrices de Hollywood, provocando, acongojando, exagerando... 

Tan mal rollo ha generado dentro de la casa que la convivencia esta semana ha sido de traca. Broncas y más broncas, encontronazos, peleas, mal rollo, pero del bueno. De heho, la organización ha tomado la decisión de nominar a todos como medida disciplinaria. Pagan justos por pecadores. De nuevo, haciendo Aída su trabajo. Muere matando.

Aída llegó al plató cual Katrina. Llorando, gritando, atacando al público por haber votado por su expulsión, insultando, arremetiendo... "¿Qué clase de sociedad es esta que preferís a estos malos?", les gritaba cual posesa. Y lágrimas, muchas lágrimas. Pero tuvo para todos. Si alguien sabe repartir es ella.

"Vivimos en una sociedad en la que se prefiere a personas malas, vivimos en una sociedad en la que se tienen que buscar amigos por Tinder, les molesta que se hable con Dios..."

Memorable fue el momentazo con la familia Lamborghini, sí los de los coches, que ahora son de VW. Acudieron al programa el padre y la madre de Elettra Lamborghini, la archienemiga de Aída dentro de la casa, la joven que quiso poner en su sitio a la pucelana, la que le llamó Judas, la que le dijo que "a sus 50 años mira dónde había llegado y con 23 mira dónde estaba ella", la que según Aída, le agredió. Papelón, papelón.

Sin que Aída fuera consciente de quién eran esos dos señores sentados entre los familiares empezó a escupir toda la bilis acumulada -y tiene mucha-. Es una vergüenza de persona, carece de valores, toda su obsesión son sus pendientes, su culo... No habéis visto ni la mitad. Es la peor persona que me he encontrado en mi vida. Triste es que sus padres tengan que escuchar 'dime porque mi padre compra tu vida', ¡Qué triste! ¡Qué triste! si solo tienes dinero..." Si os parece poco esperad: "Qué vergüenza traer una hija así al mundo".

Palabras, por supuesto, que no iban a dejar indiferente a los Lamborghini. Tonino, el padre, que ya venía calentito tras discutir con la madre de Aída, intentaba quitarle hierro al asunto tomándose las críticas a su hija con humor, mientras la madre de la niña aguantaba estoicamente. Toda una señora.

Le pedía dignidad a Aída -"capito"-, pero todo se salió de madre, y nunca mejor dicho, cuando la matriarca de Aída le dijo a su hija que Tonino le había intentado pegar en una discusión previa que tuvo que parar Jordi. Qué artistas de los medios son. Son carne y sangre de Mediaset. Cómo saben lo que quieren.

El padre de Elettra no aguantó más y toda la tranquilidad y buen humor que había demostrado se transformaron en ira, una ira con razón, porque si algo sabe hacer Aída es sacar de sus casillas a todo el que se pone delante. Si hasta la matriarca Lamborghini, que estuvo callada casi todo el programa, tuvo que recibir. "Sólo tenéis que ver la facha de la madre, la facha de la madre", expulsaba cual niña del exorcista Aída.

Pero hubo mucho más y para todos, insisto. De Aless Gibaja no dudó en decir que olía mal, que su ropa desprendía un aroma como a húmedo. Una declaración que provocó la ira de la amiga del "hola bebés", Steisy, con la que también tuvo su enfrentamiento. "Yo estoy dentro de esa casa y no me ducho para que no te acerques a mí", le dijo la ex tronista. Qué queréis que os diga, yo también. Para aguantarla hay que ser un santo.

Para Alysson también tuvo. A ver qué nos creemos. No sólo hizo afirmaciones del calibre de "no tiene amigos, no tiene sentimientos, ni sabe lo que es la familia", sino que también insistió, como ya hiciera dentro de la casa en asegurar que le había dado golpes, que le había escupido... Creo sinceramente que Aída vive una realidad paralela. Ella se crea su mundo, se lo inventa y así es feliz.

Nadie quiso despedirse de ella ni ella quiso despedirse de nadie a excepción de Alejandro Abad. Aída cumplió su papel. Para esto la trajeron, para esto la contrataron, para esto la devolvieron al primer plano. Aída les ha dado lo que pidieron, ahora el problema es a ver cómo se la quitan de encima, mejor dicho, a ver cómo nos la quitamos de encima.

Porque una vez de vuelta, Aída se impregna como el hollín, como el alquitrán, como el tizne. Han despertado al monstruo y el monstruo no va a dejar títere con cabeza. De momento, le ha tocado a Maíllo. Pobre, menudo fin de semana le espera...

loading...

Dejar una respuesta

4 × cinco =