Las pensiones de 2030: 60% del sueldo y jubilación a los 66...

Las pensiones de 2030: 60% del sueldo y jubilación a los 66 años de media

1
Compartir

pensionistas-jubilados

Nos jubilaremos más tarde y la relación entre la pensión y el salario va a caer. Durante muchos años, decir esto ha sido tabú en España. Y los que lo afirmaban (afirmábamos) eran proscritos del debate. Ahora ya se da por seguro. Incluso la mayoría de los políticos (no todos, eso es cierto) admiten que habrá que adaptarse a la realidad demográfica retrasando la edad de retiro y reduciendo la generosidad del sistema de pensiones (la tasa de reemplazo).

LD / Pero ¿cuánto y cuándo? Es decir, de qué hablamos cuando decimos que habrá que jubilarse más tarde. Y la tasa de reemplazo: cuál es la actual y hacia donde nos dirigimos. Aún más importante: ¿cuál es el horizonte temporal del que hablamos? Porque es habitual, al comentar las pensiones futuras, comparar la situación actual con lo que pasará en 2045-2050. Y para eso queda mucho. A saber dónde estaremos entonces.

Pues bien, según las estimaciones oficiales de la Comisión Europea, recogidas en su informe The 2015 Ageing Report, no hace falta irse tan lejos. En 2030, dentro de poco más de una década, como quien dice a la vuelta de la esquina, las pensiones españolas ya sufrirán los efectos de la demografía. Así, si se cumplen sus previsiones, la edad de jubilación media subirá tres años respecto a la que había en 2013 (el ejercicio que utilizan como base), de 63,4 a 66,3 años. Cuidado, no hablamos de edad legal, que ya se aprobó que pasase de 65 a 67 de forma paulatina entre 2013 y 2017, sino de edad real: en estos momentos está por debajo de 64 años y subirá por encima de los 66 en la próxima década.

Mientras, la tasa de reemplazo (relación entre la primera pensión y el último salario) pasará del 79% al 60%. Son casi 20 puntos menos de media en una década y media. ¿Son conscientes los trabajadores españoles de 50-55 años de esta realidad?

Hace unos días, el Círculo de Empresarios publicaba su informe “Un sistema de pensiones sostenible que asegure la cohesión y el equilibrio intergeneracional”, en el que analizan las principales cifras que pueden obtenerse en los estudios internacionales sobre este tema (tanto The Ageing Report de la Comisión Europea como Pensions at a Glance de la OCDE). El siguiente gráfico es el que mejor resume dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos:

Como vemos, lo primero que llama la atención es lo que tiene que ver con la demografía. España va a pasar de 8,6 millones de pensionistas en 2015 a 11,4 millones en 2030. Así, la tasa de dependencia (mayores de 65 años y menores de 15 años respecto a la población en edad de trabajar) va a subir del 53,4 al 62%.

Esto es inevitable y en parte es consecuencia de una buena noticia que también recoge el informe del Círculo: España ya es y seguirá siendo uno de los países con una mayor esperanza de vida. El problema es que no hay reemplazo (nuestra tasa de natalidad está entre las más bajas del planeta) y eso generará un coste que será más complicado de financiar:

  • nuestra edad media va a pasar de 43 a 50 años en 2030
  • el porcentaje de población total con más de 65 años subirá hasta el 25%, mientras cae el de población entre 15 y 64 años
  • la ratio afiliados/pensionistas ha pasado de 2,71 en 2007 a 2,28 en 2016 y seguirá cayendo hasta situarse en el 1,3 en 2030. Incluso, advierte el Círculo, se podría llegar a una tasa de 1 en 2050 (esto querría decir que cada trabajador pagaría una pensión con su cotización)

Con menos trabajadores y más pensionistas, la relación pensión/salario va a caer sí o sí. Esto no quiere decir que vaya a descender la pensión media (aunque podría si no se consiguen importantes aumentos de productividad que eleven los sueldos y las cotizaciones) pero sí la tasa de reemplazo, que es lo en lo que piensan las personas que se acercan a su jubilación: ¿cuánto me quedará de pensión respecto a lo que gano actualmente?

Como decimos, los cálculos de la Comisión Europea llevan la tasa de reemplazo en España desde el 79% de 2013 (la OCDE incluso la sube un poco, hasta el 82% en 2015) al 66,1% en 2025, al 60,6% en 2030, 56,1% e 2040 y 51,7% en 2050. Estas últimas cifras, que sitúan la tasa de reemplazo poco por encima del 50% son preocupantes, pero al menos tienen una ventaja: hay margen para que los pensionistas de 2040-50 se ajusten a esta realidad. Pero el 60% de 2030 no está tan lejos probablemente la mayoría de los que se vayan a jubilar en ese año no sean conscientes de esta realidad.

loading...

1 Comentario

  1. Lo mismito de siempre ,,cobraran 600 euros como la gran mayoria ,,o 700 los autonomos ,,,Mientras les triplican impuestos electricidad y servicios basicos ..pobreza garantizada,,

Dejar una respuesta