Un hombre peruano detenido por masturbarse en la calle y eyacular encima...

Un hombre peruano detenido por masturbarse en la calle y eyacular encima de un policía nacional

0
Compartir

calle-la-cruz-madrid-peruano-masturbacion-eyacular-policia

Un hombre de nacionalidad peruana de 31 años de edad fue detenido en la madrugada del pasado lunes día 20 de marzo en la calle de La Cruz, en el distrito Centro, tras masturbarse en la calle y eyacular en la mano izquierda de un policía nacional que acudió al lugar tras ser alertado por varios clientes de un local de copas cercano a la zona de los hechos.

El Mundo / Los hechos sucedieron sobre las 06.00 horas, cuando varias jóvenes avisaron a la Policía al ver a un hombre que se estaba masturbando en la calle de La Cruz frente a un local de copas. Al llegar los agentes de seguridad, se encontraron con el exhibicionista recostado en la pared. Con su mano izquierda se tocaba su órgano sexual mientras que con la otra mano sujetaba un teléfono móvil, según han señalado los testigos de los hechos.

Por otro lado, los policías le pidieron en varias ocasiones que cesara su actitud pero el hombre hizo caso omiso. Según la versión policial, el detenido, con una mirada lasciva, se dirigió a los agentes diciendo con voz melosa: «Oh sí mi amor. Oh sí mi amor. Muy malo, gallego».

Atestado policial

A continuación, aumentó la cadencia de sus movimientos, según la Policía, hasta que eyaculó sobre la mano izquierda del agente. El atestado policial señala en concreto: «Un líquido de color blanquecino sale de su órgano genital en la dirección del policía antes mencionado, cayendo al suelo y sobre la mano izquierda de este hombre».

Varias personas empezaron a arremolinarse en el lugar donde los policías llegaron a decirle al hombre en más de 10 ocasiones que guardase su órgano sexual. Sin embargo, el hombre siguió sin atender las indicaciones del agente diciéndole: «No mi amor, primero mírame mi amor», mientras con su mano izquierda trataba de tocar el rostro de uno de los policías.

En ese momento el hombre salió huyendo, pero tropezó a los pocos metros y cayó al suelo. Fue arrestado por los agentes, llegando a arremeter contra ellos con las piernas y los brazos. Durante su posterior estancia en el calabozo el apresado dijo a un agente: «Muchas gracias mi amor, me salvasteis la vida. Perdón por hacerme caca, es de la emoción», según se refleja en las diligencias policiales.

loading...

Dejar una respuesta