Estíbaliz Sanz, de sex symbol a barrendera

Estíbaliz Sanz, de sex symbol a barrendera

0
Compartir

Estíbaliz Sanz

Fue una de las caras más explosivas y deseadas de la década de los noventa en la televisión española. Estíbaliz Sanz entró durante unos años en una etapa oscura de despilfarro y drogas que derivó en una depresión de la que consiguió salir gracias a la fuerza que le dio su hijo de 8 años de edad. Aunque sigue sin trabajo, no se rinde y ofrece una entrevista a la revista Lecturas donde explica su lucha diaria.

CHIC / Recientemente, Estíbaliz estuvo ingresada por una inflamación en el intestino de la que se ha recuperado favorablemente: “Estoy perfecta. En realidad fue algo psicosomático. Me producía yo el dolor. Estuve tres meses en el hospital. El dolor me lo produzco por cómo estoy ahora, sin trabajo, sin paro y teniendo que sacar a mi hijo adelante. Son muchos problemas los que me calientan la cabeza. Voy cada día a echar curriculums y no me llaman”.

Al hablar sobre su pasado como chica explosiva televisiva, cree que sigue pasándole factura: “Se piensan que no sabes hacer nada más que televisión. Y eso no es así. A mí no se me caen los anillos por trabajar en cualquier sitio, en una fábrica, de barrendera…”. Y destaca la poca ayuda que ha tenido de sus antiguos compañeros: “Lo llevo fatal. Yo he ayudado a mucha gente. Llegué a dejarle 24.000 euros a un amigo que no me devolvió. Ahora que yo necesito ayuda no me la dan. Hubo tantos malos momentos…Todos fueron antes de tener a mi hijo. Pensé en quitarme de en medio. Solo tenía a mi familia, pero se volcaron conmigo”.

Incluso revela haber recibido una proposición indecente por mucho dinero, pero “siempre dijo no”: “Por 40.000 euros. Pero, ante todo, dignidad. La primera vez que me llegó una oferta fue por una mujer muy conocida. Me dijo que tenía una amiga que llevaba azafatas en congresos. Inocente de mí me lo creí y la llamé. Era para acompañar a hombres y les dije que no volvieran a llamarme jamás”.

Además, no duda en señalar al causante de sus males: “Pocholo Martínez Bordiú.No he vuelto a tener ningún trato, ni tampoco querría tenerlo. Fue una experiencia en mi vida muy negativa. Dejé la relación cuando más fuerzas tenía. Pienso mucho en ello, no volvería a hacer todo aquello”.

Aprovecha la entrevista para lanzar la caña a Telecinco y ofrecerse como concursante de Supervivientes: “El año pasado firmé el precontrato y me quedé a las puertas. Me ayudaría a perder kilos. Ahora estoy en 70 kilos. ¡Dios mío! ¡Qué horror! Es que la vejez la llevo muy mal”.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta