Pedro Sánchez cierra el congreso del PSOE con guiños al separatismo y...

Pedro Sánchez cierra el congreso del PSOE con guiños al separatismo y a la moción de censura

1
Compartir

PSOE Congreso

Pedro Sánchez ha clausurado el 39 Congreso Federal con el enésimo guiño a las "fuerzas del cambio", Podemos y Ciudadanos, a los que ha instado a trabajar codo con codo en el Congreso contra el Gobierno del PP: "Quiero anunciaros que trabajaré para conseguir una mayoría parlamentaria que cierre esta etapa negra de Gobierno del Partido Popular" ha asegurado ante un abarrotado pabellón 3 de IFEMA. Allí, ha sido este domingo recibido con una fuerte ovación junto a su nueva Ejecutiva por unas ocho mil personas, entre delegados del cónclave y simpatizantes, mientras sonaba Sweet Child O’ Mine, la célebre canción de Guns N'Roses.

LD / Pedro Sánchez ha anunciado la creación de un "espacio de coordinación" en la cámara baja con "el resto de las fuerzas del cambio" y ha explicado su posición en el tablero político con esta palabras: "Porque somos la izquierda de Gobierno, miraremos de frente a la derecha. Ni de lado ni desde abajo. De frente".

Pese a todo, y dado que tanto los de Pablo Iglesias como los de Albert Rivera han dejado clara esta semana su incompatibilidad, Sánchez ha advertido: "Hoy el cambio depende fundamentalmente de tres. Si continúan los vetos, pediremos a los españoles que con su voto hagan que el cambio dependa de uno: el Partido Socialista".

Alusión al 15-M 

Al inicio de su discurso, además de agradecer el trabajo a todos los delegados y tener una mención especial para sus rivales en las primarias, la ausente Susana Díaz y el miembro de la nueva Ejecutiva Patxi López, Sánchez se ha dirigido a quienes formaron en 2011 el movimiento 15-M: "A todos ellos les decimos que su demanda de regeneración, aún insatisfecha, pronto será una realidad".

En cuanto al trabajo de "desmontaje" de la tarea legislativa del PP, Sánchez ha vuelto a fijar la derogación de la Ley Mordaza y de la Reforma Laboral como dos objetivos fundamentales.

"El Partido Popular sólo se regenerará en la oposición"

En el discurso de Sánchez no han faltado dardos hacia Mariano Rajoy, su Gobierno y el PP centrados en la corrupción.

"Hemos visto a Esperanza Aguirre dimitir. Aguirre no estaba más salpicada de corrupción que su compañero de partido, Mariano Rajoy. Pero para el señor Rajoy cualquier dimisión es razonable menos la suya" ha asegurado, para preguntarse a continuación retóricamente: "¿Cuántos Bárcenas, Granados, Ignacios Gonzalez hay escondidos sin que les hayan pillado aún? El PP sólo puede regenerarse en la oposición".

A favor de "España y del catalanismo"

Pedro Sánchez, como no podía ser de otra manera, ha defendido con entusiasmo el gran cambio ideológico del 39 Congreso Federal, por el que los socialistas pasan a defender la "plurinacionalidad" de España. "Estoy a favor de España y del catalanismo" ha asegurado el líder socialista, definiendo el segundo concepto con una cita del líder del PSC, Miquel Iceta:

"Un sentimiento cívico, transversal, el amor por la tierra, la cultura y la lengua catalana y que lejos de dar la espalda a su realidad española, se abraza a ella, se implica, se compromete junto a millones de compatriotas españoles en la transformación y la modernización de España".

Sobre el proceso secesionista, Sánchez ha pedido "reconocer" el "respaldo social" que tiene y ha situado lo que ocurre en Cataluña como una tensión entre dos extremos: "Los dos gobiernos que se envuelven en banderas son dirigidos por partidos carcomidos por la corrupción".

Citando al histórico socialista Gregorio Peces Barba, Sánchez ha definido a España como una "nación de naciones".

Sonando La Internacional y el himno del PSOE, Pedro Sánchez ha cerrado un Congreso que le deja un partido hecho a su medida. En la Ejecutiva Federal tiene a 47 de sus fieles y a Patxi López. Mientras que en el Comité Federal ha laminado a rivales y dirigentes históricos como Griñán, Cháves, Madina o Valenciano.

loading...

1 Comentario

  1. Centrar todas las críticas sobre presuntos líderes, dotados de tan poco bagaje intelectual y político, es dejar las cosas incompletas y no redondear el criterio que debe tener un acto cuyo juicio, para ser exacto y eficaz, ha de abarcar a aquellos que le siguen y votan. Es decir, que un líder mediocre pueda subir más allá de lo que dan de sí sus facultades, es sólo achacable a la medianía intelectual y cultural de los que le votan. El colofón a esto, sería: “Dime a quién votas y te diré de qué adoleces, ciudadano”. Digamos que este es el mal de que adolece toda la política española, incluso la europea para no ir más lejos, en estos momentos.
    Un sedicente líder que dice una cosa y la contraria en la misma frase o párrafo y sea aplaudido casi a rabiar, ya orienta de que mal padecen los que prácticamente rabian con el aplauso. Lo malo es que sus efectos negativos y destructivos no lo son sólo para su partido sino que afectan a la nación de la que ellos son ciudadanos.

Dejar una respuesta

catorce + 8 =