Un hombre de 73 años da una paliza a su mujer por...

Un hombre de 73 años da una paliza a su mujer por recriminarle que llevara a una prostituta a casa

0
Compartir

prostituta

Le propinó dos puñetazos y una patada, le colocó una bolsa de plástico en la cabeza e incluso trató de golpearla con una defensa extensible de hierro, según el relato de la víctima, su mujer, que lo único que hizo fue «recriminarle» que se presentara en casa con una prostituta. El presunto autor, un hombre de 73 años, fue detenido por un delito de violencia de género.

ABC / Los hechos sucedieron días atrás en un piso de Málaga capital. La sala del 092 de la Policía Local recibió una llamada de auxilio de una mujer que decía estar siendo maltratada por su marido. Cuando los agentes llegaron al lugar, se toparon con el supuesto agresor, que salía en esos momentos del portal, seguido por la víctima, una mujer de 63 años. En el cacheo, los funcionarios intervinieron al sospechoso una defensa extensible que llevaba escondida a su espalda, bajo la camiseta, según confirmaron a este periódico fuentes policiales.

Al ser preguntada por lo sucedido, la mujer manifestó que su marido se había presentado esa noche en el domicilio con una prostituta de unos 30 años y ella, al toparse con la escena, le recriminó a su esposo que estuviera dando lugar a esa situación. Aquello dio origen a una acalorada discusión entre ambos y la meretriz, ante el cariz que empezaba a tomar el asunto, decidió irse de la vivienda. 

Según la versión de la denunciante, cuando la prostituta se marchó, ella siguió discutiendo con su marido, que se iba poniendo «cada vez más agresivo». En un momento determinado, el hombre presuntamente le propinó una patada que le hizo perder el equilibrio y caer al suelo, donde al parecer le propinó dos puñetazos en la cara.

La mujer detalló en su denuncia que la agresión no cesó ahí. Declaró que su marido le colocó una bolsa en la cabeza con la supuesta intención de asfixiarla, según relataron fuentes policiales, aunque ella consiguió zafarse de él. Acto seguido, y siempre según la versión de los hechos de la denunciante, el hombre la persiguió con la defensa extensible de hierro para golpearla, pero ella pudo esquivarlo y pedir auxilio a la Policía Local.

La mujer confesó a los agentes que llevaban 15 años juntos, pero que en los últimos tres meses había observado un cambio de comportamiento en su esposo, que se había vuelto más «agresivo», aunque en principio ella había decidido no denunciarlo por miedo a las represalias, según dijo. Esta vez, en cambio, decidió dar el paso. Una patrulla uniformada de la Policía Local la trasladó al hospital para que fuese examinada por un médico, que le detectó una inflamación en pabellón auricular derecho y lesiones en la región cervical.

Tras ser detenido, el hombre fue trasladado también a un centro sanitario, ya que presentaba heridas superficiales en los dedos de una mano y quemaduras en el abdomen. Tras ello, fue conducido a la Comisaría Provincial y, posteriormente, al juzgado en funciones de guardia.

La Fiscalía considera estos hechos constitutivos de un delito de violencia domestica, aunque en su escrito de acusación ha sustituido la pena de un año de prisión por el internamiento en un centro especializado durante el mismo periodo de tiempo al considerar los médicos forenses que es inimputable. Tras examinarlo, concluyeron que sufre una encefalopatía que anula sus capacidades intelectivas y volitivas, según recoge el escrito de acusación del Ministerio Público.

Por ello, en lugar de su ingreso en prisión, la Fiscalía solicita que permanezca internado en un centro adecuado a su patología, aunque también pide que se dicte una orden de alejamiento de 500 metros respecto a la víctima durante un periodo de tres años, periodo de tiempo durante el que no podrá comunicarse con ella por cualquier medio ni portar armas. Todo ello se dilucidará en el juicio, que está señalado para el mes de enero del año 2018.

Dejar una respuesta