La PosEspaña de PluriSánchez

La PosEspaña de PluriSánchez

0
Compartir

Pedro Sanchez

Por Laureano Benítez Grande-Caballero para elmunicipio.es

Empiezo a sospechar seriamente que esto que se viene llamando «posmodernidad» tiene su clave de bóveda, su piedra filosofal, su más pura quintaesencia en el prefijo lingüístico «pluri», o en otros de parecida significación, como «multi», «poli», etc. Por ejemplo, tenemos un mundo multipolar, sometido a la ideología multicultural, a la plurisexualidad de la LGTBI… esto es así, hasta el punto de que quizás fuera más conveniente sustituir la posmodernidad por la «plurimodernidad», pues la clave del mundo actual es un demoledor relativismo donde hay muchas verdades, lo que equivale a decir que ninguna.

En esto, como en tantos otros fenómenos asociados a lo posmoderno, España está demostrando un asombroso copyright, pues las patentes de sucesos modernísimos con las que estamos asombrando al mundo no han tenido parangón en la historia, hasta el punto de que somos un país tan multicolor ―¿lo ven?― variopíntico y surrealista, que vamos de invento en invento que es una barbaridad.

Yo, por ejemplo, me crié con la idea, con la verdad absoluta de que España era «una, grande, y libre». Sin embargo, ahora resulta que, después de muchos años de españolía ―estudiando historia, para más inri―, me entero de que España es un país plurinacional. Siempre he sabido que nuestra Patria ―unidad de destino en el Bilderberg universal― ha sido presa preferente de las multinacionales, y ahora resulta que también somos víctimas de las plurinacionales. Para decirlo en pocas palabras, hemos inventado ―con tantas posmodernidades como nos han aportado las hordas antisistema― un ente ectoplasmático que se podría llamar «PosEspaña». Toma ya.

Y eso que todavía no hemos entrado plenamente en lo que la progresía de los niñatos puñoenalto llaman «Segunda Transición». Para mí que, cuando conspiren para establecer «la Tercera», nos llevarán directamente a la ExEspaña. Dos repúblicas y tres transiciones, ¿alguien da más? Esto sí que es «pluri».

O sea, que somos «un país de países», «una nación de naciones», una «España de Españas», «un polipaís», «una multiEspaña», «un país de naciones», etc. Algunos inventaron los reinos de Taifas, otros los cantones, otros los estados federales, y nosotros nos hemos sacado de la manga la plurinación. En fin, ahora tenemos las Españas unas, grandes y libres, y tendríamos que decir aquello de «¡Vivan las Españas!».

No es de extrañar, ya que la idea ha sido lanzada por un pluriseñor que responde al nombre de Sánchez. En realidad, habría que llamarle PluriSánchez, porque Sáncheces hay más de uno, oiga.

Por ejemplo, tenemos al Pedrito que se envolvió en una gigantesca bandera española el día de su toma de posesión como secretario general del PSOE, al más puro estilo yankee. Luego, tuvimos a un aprendiz de brujo con el mismo nombre que pactó un contubernio con los naranjitos centroizquierdosos para ser presidente en lugar del presidente; más tarde, el PluriPedro celebró un aquelarre zugarramurdiano con los

bolivarianos coletudos y con separatistas de toda laya, con la misma intención de asaltar el cielo de la Moncloa a cualquier precio.

Más recientemente, emprendió un caravanserai por media España, como si fuera un vendedor ambulante de crecepelos, y ahora va de ungido por las bases para asaltar el poder nuevamente. Este PluriPedro recuerda cada vez más al portentoso Mortadelo, que se sacaba un disfraz distinto en cada viñeta. Multimorfo, polifaceta, pluriorme, un psicólogo diría que padece el trastorno de personalidad múltiple. Jiménez Losantos le llama acertadamente «EsquizoSánchez»: bolivariano, rojo, sociata, socialdemócrata, liberal reformista, republicano, monárquico… con este currículum, no es de extrañar su insistencia en que España es plurinacional.

Lo que son las cosas, hemos pasado de la España del pluriempleo a la España de las plurinaciones y los pluriPedros.

Sin embargo, en una cosa este pluriSánchez no es demasiado «pluri»: ¿se han fijado ustedes en que este patético candidato a gobernar España celebra sus mítines ante un auditorio en donde no ondea una sola bandera española? Enseñas republicanas, haylas, y también banderas arcoirisadas, y alguna que otra de las autonomías, pero ninguna bandera de la España «una, grande, y libre», la única que ha existido, y la única que existirá por siempre.

loading...

Dejar una respuesta