No debemos quedar impávidos ante el insulto

No debemos quedar impávidos ante el insulto

0
Compartir
loading...

Banderas de España en Barcelona

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

Los acontecimientos políticos de los últimos días en Cataluña, han supuesto el esclarecimiento de las verdaderas intenciones de parte de los secesionistas comandados por el señor Puigdemont, y fanáticamente acompañado por una turba de golpistas herederos de la extrema izquierda, por mucho que procuren disfrazar sus orígenes. En la jornada del 11 de octubre hemos asistido, a veces con asombro, otras con estupor, como se discutía sobre la declaración del presidente de la generalitat, y la calificación que en términos independentistas merecían sus palabras. Sobre si en realidad proclamó la independencia de Cataluña o solo dio un amago que la devaluaba hasta el punto de no poder decir que fuera una declaración en toda regla.

Loading...
Loading...

Y yo, personalmente no acierto a entender que dudas hay en asegurar como una declaración de independencia unilateral, cuando dijo lo que dijo, y ahí están sus palabras: “Asumo presentar el resultado (de la farsa votación del 1 de octubre) y pido a nuestros conciudadanos el mandato para que Cataluña se convierta en un Estado Independiente en forma de República”. Pues no sé dónde está la ambigüedad; el hecho de que a continuación expusiera su petición al Parlamento de suspender los efectos de esa proclamación, no invalida la oración principal que es el reconocimiento, solemne, (en sesión extraordinaria del Parlamento catalán), de lo expuesto en su intervención. Solo expresa una intención de “retrasar” de “aplazar” el procedimiento a seguir- el tiempo que le convenga para apuntalar más su “proces”, siendo esto nada más que una trampa, una frase llena de hipocresía, en base a salvaguardarse de acción jurídicas directas y efectivas. Declaración hubo, -Fiscales dixit-, y no hay duda de eso. El ex magistrado Adolfo Plego en TV confirmaba gravedad de aquella declaración.

El hecho de firmar junto a los 72 parlamentarios secesionistas, un documento de independencia, aunque se hiciera fuera del Hemiciclo y de la sesión plenaria, no hace sino acrecentar el traidor procedimiento de esta gente, en su camino hacia la independencia total. Jaleado por las Cup y Ezquerra Republicana, Puigdemontt, cuyo rostro me recuerda al Jaimito de los Tebeos, y pido perdón por la comparación, nos enseñaba el más triste y falaz comportamiento de un político.

Toda una muestra del juego sucio con que vienen tratando este contencioso artificial por impuesto, por adoctrinamiento y manipulación de los instrumentos administrativos en poder de la Generalitat, y en el acoso a los sentimientos de una gran mayoría de catalanes que se consideran tan españoles como los nacidos en las demás regiones españolas. Por eso, oír de boca de un separatista que Rivera, por ejemplo, hablaba como un falangista, (en un indecente tono descalificador que requeriría una respuesta), además de demostrar su mala fe-, su ignorancia, olvidando las palabras de Pujol cuando afirmaba que José Antonio Primo de Rivera fue uno de los que mejor entendió el asunto catalán. Toda una muestra de la inquina de estos fanáticos contra los falangistas y quienes tengan como uno de sus principios la defensa de la unidad de España.    

Desde luego, para un falangista y personalmente me considero así, cualquier acto que vaya en contra de ese principio, como igual sería obrar contra la integridad y dignidad de un español o española, no nos debe dejar inertes e impávidos. Vivamos en coherencia.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta