El separatismo catalán copia a Falange Española

El separatismo catalán copia a Falange Española

2
Compartir
loading...

Bandera Catalana Yugo y Flechas

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

A raíz de toda la parafernalia que se levanta alrededor del proceso separatista catalán, viene a colación todas las invocaciones que sobre la unidad de España exponen unos y otros, y algunos incluso traen la magnífica definición que hizo Falange Española, concretamente en los Puntos iniciales, en diciembre de mil novecientos treinta tres. España es una unidad de destino en lo universal, recaba el primero de esos puntos, en donde su desarrollo explicaba las razones por las que se llegaba a esta realidad. España no era una suma hombres y mujeres; no era la agrupación de territorios; no era el conjunto de costumbres y tradiciones, sino la conciencia de perseguir o de tener un fin, un destino universal.

Bien, pues parece que esta frase: España es una unidad de destino universal, enamoró, es un decir, al separatismo catalán, que, en boca de uno de sus brazos más conspicuos, La Asociación Nacional Catalana o ANC, hace como suyo prácticamente el mismo mensaje que proclamara Falange Española. Si uno pincha en google y lee sus principios, llega a la conclusión de que ha copiado- casi literalmente el primer Punto ofrecido por José Antonio. Hay autores que explican y no sé si acertadamente, que, en eso, siguen las corrientes vigentes en el nacionalismo de los años treinta del siglo pasado. Claro que inmediatamente, exegetas de esa declaración como el analista (vamos a considerarlo así) Manuel Gómez Acosta, la diferencia de aquellas por el carácter violento que manifestaban y practicaban. Era una manera sutil, de desligarla de cualquier similitud falangista, no vayan a acusarla de facha. Pero su análisis, en general, venía a incidir en la evidente coincidencia de principios acerca de lo que es España y Cataluña.

Sin embargo, Manuel Gómez Acota, entre otros, olvida adrede, que en absoluto se pueden comparar los contextos sociales y políticos de la Europa de hace cien años, asolados por enfrentamientos y continuas confrontaciones violentas entre partidos de izquierda y derecha, de conservadores y revolucionarios; comunistas contra demócratas en Alemania, rojos contra blancos en Rusia, nazis frente a marxistas, etc.), que hacen imposible la comparación con la Europa del Mercado Común, de la OTAN, o de la tranquila y pacífica sociedad del siglo veintiuno. Hoy, el separatismo catalán si fuera violento no tendría ni una sola línea en las noticias del mundo. Es su estrategia. Que no es por decisión moral.

Loading...
Loading...

Pero su idea secesionista engendra al final, un sentimiento de odio hacia el resto de España que no lo evitan, sino que lo endurecen en las escuelas, en la radio y Televisión, en las Universidades, siendo así esta técnica tan perversa como la misma violencia. Su sentido de patria catalana, recogida de ese nacionalismo decimonónico, es hoy por hoy, una muestra de su falta de originalidad, de su estancamiento histórico, del fracaso de su seny, si es que existió alguna vez. Y a nosotros nos toca analizarlo como un episodio más en la vida de nuestra sociedad, para atajarlo con la palabra y la firmeza de las ideas porque, quién iba a sospechar que el independentismo catalán, admitiría la fórmula falangista de hace casi cien años para todos los españoles.

Más artículos de Eduardo López Pascual >>>>>

¿SERÁ LA HORA DE LOS FALANGISTAS?

Carta a Norberto Pico, Antonio Pérez Bencomo y Juan Luis Bagües

SABE EL PUEBLO ESPAÑOL QUE QUIERE EL NACIONAL SINDICALISMO

O nos unimos o Falange desaparece. Ya esta bien de hacer el ridículo

Loading...
loading...

2 Comentarios

Dejar una respuesta