Uno de cada cinco alumnos españoles de nueve años se siente inseguro...

Uno de cada cinco alumnos españoles de nueve años se siente inseguro al leer

0
Compartir
loading...

alumnos

Estos es lo que muchos alumnos dicen:

No soy bueno leyendo. La lectura es más difícil que otras materias para mí. Me cuesta más trabajo que al resto de mis compañeros. Tengo problemas en entender historias que incluyan palabras difíciles. Uno de cada cinco alumnos españoles de cuarto de primaria (entre 9 y 10 años) consideran que eso es lo que les pasa: los alumnos no se sienten seguros al leer aunque solo uno de cada 10 -por debajo de la media- confiesan que es una práctica que no les gusta. Es lo que refleja el informe PIRLS (Estudio Internacional de Progreso en Comprensión Lectora) que se realiza cada cinco años la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA), y en el que España participa desde 2006.

El País / En la última edición, cuyos resultados se han hecho públicos este martes, más de 319.000 alumnos de 50 países participaron en 2016. Los estudiantes españoles han mejorado de forma significativa sus resultados, pasando de 513 a 528 en la última edición, el equivalente a adelantar un trimestre. Hay dos comunidades españolas que participan en la prueba de forma autónoma: Madrid, que obtiene mejor resultado que la media nacional con 549 puntos y Andalucía, que obtiene 525. Para el Ministerio de Educación esta mejora es “pone claramente de manifiesto el carácter inclusivo del sistema educativo español”.

A pesar de la mejora, España queda a más de un curso de distancia de los países en cabeza de este informe: Rusia, Singapur y Hong Kong, en China. Le adelantan también en este grupo en cabeza los estudiantes irlandeses, finlandeses o polacos y, en menor medida, los estadounidenses o Italianos. Los alumnos están a un nivel equivalente a Portugal y por delante de Francia (cuya puntuación media es de 511) y a 100 puntos de distancia de los dos últimos, Egipto y Sudáfrica.

Pocos alumnos brillantes, más que la media en la cola

El sistema educativo español mantiene en este último informe las debilidades que citan otras evaluaciones internacionales. Hay pocos alumnos brillantes -solo un 8% alcanzaron el nivel avanzado que supone poder interpretar un texto informativo complejo, relacionarlo con otros y entender el punto de vista del autor, frente al 29% de Singapur o el 26% de Rusia-. Un 17% está en el nivel más bajo en España, por debajo de 400 puntos, lo que supone poder entender textos simples y comprender las ideas explícitas que incluya. Son menos de un 10% del total en el caso de los dos países que encabezan la lista o siete puntos porcentuales de diferencia de los alumnos de Finlandia, considerada como la nación que tiene uno de los mejores sistemas educativos del mundo.

Y ocurre justo lo contrario que lo que señala el otro gran informe que también elabora la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA, en sus siglas en inglés), el TIMSS, centrado en ciencias y matemáticas y cuyos exámenes se asemejan a la gran prueba internacional que la OCDE hace en secundaria, el examen PISA que pasan cada tres años los alumnos de 15 años de medio mundo.

Loading...
Loading...

En la última edición de TIMSS, elaborada en 2015 y presentada hace un año, los alumnos españoles habían mejorado pero seguía abierta una amplia brecha de género y los chicos obtenían mejor resultado que las chicas. En lectura pasa al revés. Las alumnas obtienen significativamente mejor resultados en las pruebas de lectura. A nivel general (con 520 puntos frente a 501) como, en menor medida, en el caso de España, con 532 frente a 524, con ocho puntos. Las chicas tienen mejores resultados en todos los países analizados salvo la región administrativa china de Macao o en Portugal, donde los niveles son similares entre ambos sexos. La diferencia entre lectores y lectoras se mantiene en las dos comunidades autónomas españolas de las que hay resultados propios. En Andalucía es de tres puntos y en Madrid de ocho. Las diferencias por género son menores en España que en la mayoría de los países, “esto hace pensar que las políticas educativas dirigidas a acabar con la brecha del género están surtiendo efecto”, opinan desde el ministerio.

El alemán Dirk Hastedt, director ejecutivo de la IEA, recomienda a los países medir sus resultados en función de su propia evolución. “Fijarse en un ranking no es dar información”, señalaba recientemente en una visita a Madrid, además de recomendar a los países participantes “no enfocarse en las clasificaciones” y sí mirar más su propia evolución.

La lectura mejora si se empieza pronto

“Los antecedentes familiares juegan un papel fundamental en la educación”, destaca Hastedt. “Que el niño empiece pronto es bueno”. Además de la destreza lectora, el informe PIRLS analiza el papel del nivel educativo de los padres, la estimulación que se da a los niños antes de que entren en el colegio, los años de educación infantil o algo en lo que reparan otros estudios internacionales: la cantidad de libros que hay en casa.

“Cuanto más motiven y enseñen a los niños sus familias antes de que estén escolarizados, mejor”, añade este especialista. Los datos así lo recogen. La diferencia general entre aquellos cuyos padres señalaron que dedicaban tiempo a menudo a intentar enseñar a sus hijos a leer antes de que empezaran el colegio es de más de 100 puntos (de 529 a 519 en aquellos que señalaron no hacerlo nunca o casi nunca). En España, donde apenas el 1% reconocieron no dedicar tiempo con sus hijos bebés, las diferencias se reducen a 23 puntos entre los más dedicados y aquellos que lo hacían de vez en cuando. Escolarizar pronto a los menores, como indican otros informes, también es positivo -con casi 50 puntos de diferecia y 25 en el caso de España entre los que han pasado más de tres años entre el primer ciclo y el segundo de educación infantil (de 0 a 5 años) y quienes no.

La importancia de la familia y del desayuno

En las casas donde hay de 100 libros en adelante, con unos 25 libros infantiles, los resultados pueden llegar a mejorar casi 140 puntos a nivel general -el equivalente a más de tres cursos de diferencia- aunque en España esa brecha se reduce hasta 89 puntos, que suponen dos cursos. Los hijos de familias en las que la lectura es un placer también obtienen de media mejores resultados (hasta 47 de media y 33 en el caso español).

Y otro aspecto más que va más allá del aula. Uno de cada cuatro niños asegura que cada día llega a la escuela con hambre. Y eso también afecta a sus conocimientos. La diferencia es de hasta 32 puntos en general y de 26 en España.

Hastedt añade que este último informe también refleja que ha mejorado la formación de los profesores. Igual que pasa en España al analizar los datos de contratación, en la etapa de primaria “no hay muchos profesores varones”, sin que de momento puedan explicar cuáles son las consecuencias concretas: “Puede ser un desafío que tendremos que estudiar”.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta