Entrevista de elmunicipio.es al Jefe Nacional de Alternativa Falangista Colombiana Juan José...

Entrevista de elmunicipio.es al Jefe Nacional de Alternativa Falangista Colombiana Juan José Román Rubio

3
Compartir
loading...

Alternativa_Falangista_Colombiana_Bandera

Entrevista de elmunicipio.es al Jefe Nacional de Alternativa Falangista Colombiana Juan José Román Rubio

Juan José Román Rubio D’Ors nació un 4 de Abril de 1966. Es abogado por la universidad la Gran Colombia, Filosofo de la Universidad San Buenaventura e Historiador de la Nacional, es asesor e  investigador de la Nación, ejerce como Catedrático, es uno de los Fundadores de alternativa Falangista Colombiana, sueño que Inicio con Jorge Eliecer Gaitán, Laureano Gómez, María Mercedes Carraza, Eduardo Carranza, Álvaro Gómez Hurtado, este inicio desapareció y quedo bajo las toldas conservadores, retomó su camino depurándolo hasta el día de hoy, proclamándose  falangistas joseantonianos auténticos.

elmunicipio.es ¿Cómo se define ideológicamente Alternativa Falangista Colombiana A.F.C.?

Juan José Román Rubio. Nuestra base ideológica en la cual nos sustentamos es el Nacionalsindicalismo, que nos une, de una forma coherente e indisoluble, en el sentido Nacional, lo que podríamos llamar “valores espirituales”, con la necesidad de un sentido revolucionario en el orden social, constituyendo así las bases de una auténtica Revolución Nacional Sindicalista. El hombre constituye nuestro centro fundándose en el Humanismo, frente a la consideración individualista del Liberalismo y el colectivismo marxista. Nosotros como Nacional Sindicalistas propendemos por la postura personalista; es decir, el hombre “en relación con los demás hombres”, armonizando así su esfera individual y social. Este hombre, según la base cristiana, tiene como características inalienables la dignidad y la libertad, ya que no es una mera construcción biológica, sino un ser trascendente. Es entonces, que bajo esta concepción personalista, donde se articulan los cimientos de nuestra doctrina.

elmunicipio.es ¿Son Uds. de extrema derecha, neofascistas, neonazis o de extrema izquierda; en dónde se posicionan políticamente?

Juan José Román Rubio. Indudablemente no, porque ninguna de estas doctrinas (liberalismo-capitalista, materialismo marxista socialista o comunista, fascismo y nazismo) posicionan nuestros valores como Falangistas joseantonianos, antes bien, nos ubicamos en el Discurso pronunciado en el Teatro de la Comedia de Madrid, el día 29 de octubre de 1933 “El movimiento de hoy, que no es de partido, sino que es un movimiento, casi podríamos decir un anti partido, sépase desde ahora, no es de derechas ni de izquierdas. Porque en el fondo, la derecha es la aspiración a mantener una organización económica, aunque sea injusta, y la izquierda es, en el fondo, el deseo de subvertir una organización económica, aunque al subvertiría se arrastren muchas cosas buenas. Luego, esto se decora en unos y otros con una serie de consideraciones espirituales. Sepan todos los que nos escuchan de buena fe que estas consideraciones espirituales caben todas en nuestro movimiento; pero que nuestro movimiento por nada atará sus destinos al interés de grupo o al interés de clase que anida bajo la división superficial de derechas e izquierdas”.

elmunicipio.es ¿Alternativa Falangista Colombiana reconoce al Franco-falangismo español como modelo?

Juan José Román Rubio. No lo reconocemos, Alternativa Falangista Colombiana solo reconoce a  José Antonio Primo de Rivera, a su pensamiento desde el 29 de Octubre de 1933 hasta el día de su fusilamiento en la madrugada del 20 de Noviembre de 1936, expuesto en sus Obras Completas, es José Antonio quien marca la ideología y doctrina falangista. Puesto que para nosotros, Franco aprovechó las masas que seguían la ideología de José Antonio para poder establecerse en el poder mal usando las arengas y los símbolos  de nuestros fundadores. Además es claro que aunque La Falange y Franco iban en contra de cualquier doctrina marxista comunista también es claro las diferencias respecto a cómo veían a España en la estructura política y social.

elmunicipio.es ¿Qué es ser falangista joseantoniano hoy, en la segunda década del siglo XXI?

Juan José Román Rubio. Partimos de: “Mi sueño es el de la patria, el pan y la justicia para todos los españoles, pero preferentemente para los que no pueden congraciarse con la patria porque carecen de pan y de justicia”. En palabras  de José Antonio. Creemos que la justicia social, para ser efectiva, debe ir unida al patriotismo. Pero también el patriotismo, para poder serlo, debe estar ligado a la justicia social, además de la idea de dignidad humana.

Sin idea de nación no hay justicia social efectiva. Pero sin justicia social tampoco hay patriotismo posible. Sin justicia social no hay patriotismo posible porque si se prescinde de la justicia social no sería patriotismo, sino que seguramente sería un nacionalismo burgués, en el que las élites financieras y los grandes magnates capitalistas utilizan y prostituyen la idea de nación en defensa de sus privilegios económicos. Es más, el propio José Antonio no sólo identifica y liga la idea de justicia social y la de nación además de la dignidad humana, sino que llega a decir que todas las revoluciones hasta esta fecha fueron incompletas porque no se unieron dichos conceptos. “Porque todas las revoluciones han sido incompletas hasta ahora, en cuanto ninguna sirvió, juntas, a la idea nacional de la Patria y a la idea de la justicia social. Nosotros integramos estas dos cosas: la Patria y la justicia social, y resueltamente, categóricamente, sobre esos dos principios inconmovibles queremos hacer nuestra revolución” Fragmento del discurso pronunciado en el Teatro Calderón de Valladolid en 1934. “En las luchas contra el imperialismo económico extranjero, por la industrialización nacional, por la justicia en los campos, contra el parasitismo de los grandes rentistas, etc., la posición que conviene a los trabajadores es la posición misma del interés nacional.” Hay que tener extremo cuidado de no identificar la justicia social con la caridad, tal y como muchos confunden hoy. Si la justicia social no fuera exigible, sencillamente, no sería justicia social. Este carácter de exigibilidad es uno de los pilares fundamentales sobre los que debe asentarse la idea de justicia social.

elmunicipio.es ¿Por qué creen Uds. que una organización falangista joseantoniana es necesaria en el momento actual de la historia de Colombia?

Juan José Román Rubio. Vivimos bajo las mismas causas que llevaron a la España de los 30 a una Guerra Civil. Tenemos una economía atrasada, que es incapaz de satisfacer las necesidades del pueblo; una oligarquía terrateniente sólo preocupada por sus beneficios e incapaz de los cambios más elementales, desde el mismo momento de la independencia y no dudaron un segundo en arrodillar a la América Hispana a la pérfida Albión. Colombia además tiene una estructura social con abismales diferencias entre pobres y ricos, con una pequeña oligarquía poderosa, unas clases bajas en continuo crecimiento, una clase media insuficiente para servir de elemento equilibrador; y una polarización de la sociedad en dos bandos, la derecha y la izquierda entre las que existe una fuerte tensión.

Juan José Román Rubio Jefe Nacional de A.F.C
Juan José Román Rubio Jefe Nacional de A.F.C

elmunicipio.es ¿Cómo reacciona el campesino o el obrero colombiano cuando se entera de que el pensamiento de José Antonio Primo de Rivera pretende que la Tierra sea propiedad del que la trabaja y que todo trabajador sea propietario de la empresa en donde desempeña su trabajo. El Capital siempre al servicio del Trabajo?

Juan José Román Rubio. El modelo de reforma agraria redistributivo aplicado en Colombia desde los años sesenta está agotado como posibilidad de resolver la cuestión agraria y la tenencia de la tierra; así como se agotó rápidamente la ley 200 de 1936 en la solución de los conflictos agrarios, en la clarificación de los derechos de propiedad y en la apertura de vías de acceso a la propiedad rural por distintos actores económicos y sociales, se agotó también y de manera rápida el nuevo esquema diseñado en la ley 160 de 1994 que buscaba, sin decirlo, abrirle paso al funcionamiento del mercado de tierras. La forma como ha operado hasta hace poco el subsidio del 70% a la compra de tierras, en un esquema de negociación voluntaria entre propietarios y campesinos, ha desprestigiado nuevamente la labor del Estado en su tímido intento por facilitar el acceso a la propiedad rural. Hoy, la reforma agraria cobra actualidad en Colombia porque ella no se ha hecho. Pero debe diseñarse bajo otros parámetros, con otra institucionalidad y dentro de una verdadera estrategia de cambio y transformación que solo lo puede dar el viejo axioma falangista: “La tierra para quien la trabaja”. Esa reforma requiere que el Estado deje el monopolio y control absoluto de todas las operaciones y actividades que ello implica; avanzar en una verdadera descentralización, concentrar las acciones por áreas geográficas para hacer eficiente el uso de escasos recursos, desburocratizar los aparatos del Estado y aplicarles mecanismos de rendición de cuentas, disminuir los costos de transacción en operaciones con pequeños productores, fortalecer el derecho de propiedad y adecuar los mecanismos de apoyo para el desarrollo de la agricultura y para hacerla una actividad rentable y segura. Seguir intentando una reforma agraria con modificaciones de organigramas en aparatos del Estado que han perdido credibilidad y confianza, y sin modificar los esquemas tradicionales donde los buscadores de rentas siempre están presentes, es seguir engañándose y repetir los fracasos de este siglo. Por ende, nuestros campesinos y obreros reaccionan de forma positiva porque esto ya lo había tocado un viejo falangista y Jefe, Jorge Eliecer Gaitán. Éste siempre se caracterizó por lo profundo de sus ideas y por su apoyo al pueblo, esto se puede evidenciar no sólo en la fuerza de su discurso sino en las reformas planteadas. La reforma agraria era una evidencia de su pasión por el progreso y la búsqueda de un país mejor, el cual debía caracterizarse por la igualdad, libertad y desarrollo. El gaitanismo buscó promover reformas que llevaran a un cambio en las condiciones de vida de las personas menos favorecidas. Como lo plantea un página especializada en historia de Colombia: “Los cambios propuestos por Gaitán estaban encaminados a lograr una sociedad más justa, donde la riqueza estuviera mejor distribuida y donde no existieran grupos exageradamente ricos y grupos exageradamente pobres.” Cuando el Jefe fundó el movimiento político falangista, considero que el estado debía intervenir en la economía, que era de suma importancia promover una reforma agraria, que debían organizarse en cooperativas campesinas, La reforma agraria buscaba acabar total o parcialmente con dos problemas que han sido una constante en nuestro país: la concentración de tierras en manos de ricos y la baja productividad del sector agrícola. Por lo tanto esta reforma incluía medidas tanto políticas como económicas y sociales que fomentaban el empleo de nuevas tecnologías, la creación de organismos o fondos que permitan que los campesinos tengan mayores oportunidades, la expropiación de la tierra, entre otras medidas que promovían un cambio social y tecnológico para llegar a obtener una mayor productividad y un país menos polarizado.

elmunicipio.es ¿Cuál es la posición de A.F.C. en el tema del aborto, la eutanasia y el matrimonio?

Loading...

Juan José Román Rubio. Para nosotros la vida del ser humano es un hecho, siendo un derecho su protección y defensa. Nosotros defendemos el “derecho a la vida” y por tanto se debe proteger al nasciturus desde el mismo momento de la concepción, por tanto nuestra defensa es por la vida y más por la del que está por nacer y es por esto que no estamos a favor de ninguna ley que favorezca la muerte de inocentes por medio del aborto. Para nosotros es fundamental que en estos casos el Estado pueda acompañar a la madre con el fin de que si ésta al final del embarazo no quiera aún tener en su seno al hijo que procreó se entreguen mediante adopción a familias que sí desean conformar una familia. En cuanto a la familia,  sostenemos que es el núcleo fundamental de la sociedad tal y como lo dispone nuestra Constitución Política de 1991 en su artículo 42 nacida de la íntima comunión de vida y de amor conyugal fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer por tanto la familia para nosotros posee una específica y original dimensión social, en cuanto lugar primario de relaciones interpersonales, célula primera y vital de la sociedad. Sin embargo, la situación actual parece considerar irrelevante su aportación, mientras se propone un modelo de relación social entre los individuos al margen de las relaciones familiares entre hombre y mujer, fundamento de la vida de las personas y prototipo de toda organización social.

elmunicipio.es ¿Cuáles son los problemas más acuciantes que tiene planteados la sociedad colombiana?

Juan José Román Rubio. En principio la falta de valores en el seno de las familias colombianas por diversos factores que son consecuencia de la gran diferencia social, económica y política que sufre nuestro país. El libertinaje que auspicia los ideales progresistas y la nueva era de defensa de los derechos humanos que valiéndose del discurso originario de su defensa ha promovido una liberación del ser humano en donde lo único que importa es uno mismo. Las brechas sociales han promovido el aumento de la violencia social que incluso afecta a las instituciones nacionales por medio de la corrupción. Esto ha producido una situación que se conoce en Colombia con la siguiente frase “la ley es para los de ruana” es decir, sólo aplica en la gran mayoría de los casos para las personas de bajos recursos produciendo una gran impunidad cuando los victimarios son personas adineradas. El atraso social ha hecho de este país que no todos los colombianos tengan acceso a bienes y servicios como sí lo tienen las élites. Tenemos un gobierno que negocia con terroristas curules en el senado olvidándose de las violaciones al derecho internacional humanitario y olvidando también que están negociando una paz con personajes que han cometido crímenes de lesa humanidad. Respecto a la salud, Colombia tiene una ley que no cubre todas las necesidades fundamentales recurriendo a la tutela para poder proteger derechos fundamentales como la vida.

Tenemos una economía que no beneficia para nada a nuestros empresarios y productos, antes bien tienen que pagar demasiados impuestos, cosa que no hacen las multinacionales extranjeras las cuales abusan del trabajador con sueldos irrisorios. Éste es otro factor que empobrece al país pues el salario mínimo no llega ni a 350 Euros, y esto es una falla muy grave pues muchas familias se tienen que sostener con ese mísero salario.

Alternativa_Falangista_Colombiana
Juan José Román Rubio con camaradas de Alternativa Falangista Colombiana

elmunicipio.es ¿Ante ellos, que soluciones ofrece la Alternativa Falangista Colombiana que Ud. lidera?

Juan José Román Rubio. Se debe reestructurar todo el sistema para mejorar la calidad de vida del colombiano, a nosotros nos interesa que nuestros productos no mueran porque somos un país ricos en materia prima. Pero vemos cómo productos extranjeros valen más que los producidos por el campesino y que vale más que el trabajador nacional. Para nosotros es importante una reforma en la salud, pues como seres humanos debemos tener respeto al otro. Reformar la Constitución Nacional es otra de nuestras metas porque el sistema que buscamos es que cada departamento nacional pueda adquirir lo que realmente necesita para sus ciudadanos. Debemos cambiar las leyes y reforzar la seguridad que no ha estado produciendo cosechas. Necesitamos que nuestros campesinos y nuestros obreros adquieran la calidad que se merecen y que es el reconocimiento de que son ellos los que mueven la economía del país, las grandes empresas no son lo que son si no fuera gracias al trabajo del obrero. Por eso debemos considerar un salario mínimo no acorde a lo que le perjudique a los empresarios sino a que beneficie a las familias, ya que a más ingreso familiar más demanda en productos y es este factor lo que mueve la economía y hace prosperar a la patria. Alternativa Falangista Colombiana rechaza de plano el mendaz y demagógico discurso igualitario por abajo, de que todos, por burros que sean, tengan que acceder a la Universidad. Las consecuencias de ese discurso las estamos sufriendo en todos los países que se han plegado a ello. Es decir, que todos los colombianos tienen derecho a acceder a la Universidad, pero sólo accederán a ella los que cumplan con el nivel cultural mínimo que se fije, y el Estado velará para evitar que quien, teniendo las capacidades suficientes para cursar estudios superiores, no lo haga por necesidades económicas, debiendo arbitrarse un sistema de becado para estos casos. Se luchará contra las limitaciones materialistas del capitalismo, tanto en las versiones liberales y socialdemócratas, como en las de régimen marxista. El Estado Nacional-Sindicalista estructurará sindicalmente la economía, destruyendo esa enfermedad que es el capitalismo. La sindicalización de las fuerzas económicas será obligatoria en sindicatos de índole vertical, es decir, ordenados por ramas de producción sin distinción de clases, estando representados en ellos, desde las agrupaciones sindicales en las empresas, hasta la cúpula, todos los elementos intervinientes en la producción, desde el simple peón a los puestos técnicos y de dirección de la empresa. A través de ellos se atenderán los fines sociales del Estado, el cual protegerá en todo momento y potenciará el trabajo, disciplinando y garantizando la producción. Rechazamos por tanto los actuales sindicatos horizontales o de clase, fruto de la nefasta y desmentida lucha de clases del marxismo. Se nacionalizará la tierra y, mediante una gestión municipal plena, se cederá a los agricultores y ganaderos para su explotación en cooperativas. También corresponderá a los municipios la construcción de viviendas, que serán adquiridas por los trabajadores a bajos precios y largos plazos. Será función municipal proveer a los centros urbanos y poblaciones de los medios de educación, cultura, deporte, ocio y diversión para que el pueblo se desarrolle en la totalidad de la persona. Colombia recuperará los caminos del mar, defenderá su soberanía en el Golfo de Coquivacoa y sobre sus islas que forman parte del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, siendo su extensión total de 26 Km². Pertenecen a Colombia desde el año 1803, cuando nuestra Madre Patria las anexó política y administrativamente al entonces Virreinato de Nueva Granada por medio de la Real Orden de San Lorenzo, de tal manera que cuando este territorio se independizó hacia 1819, las islas se anexaron de inmediato y por propia voluntad a la actual Colombia, que recuperaba así una posición estratégica sobre los 1300 Km de frontera con el Océano Pacífico y 1600 Km más con el Atlántico. Desarrollará la industria naval proporcionando a los marineros y trabajadores portuarios los medios suficientes de hábitat y labor, se dignificará a la persona y al empleo. Rescatará para el país la propiedad del segmento de órbita geoestacionaria ecuatorial. Se constituirán fuertes sindicatos verticales de empresa en los que los trabajadores, como legítimos dueños de la producción generación de riqueza, tomarán parte directa y activa en las decisiones y beneficios empresariales. Se apoyará toda iniciativa privada creativa dentro del nuevo Estado, pero nunca a costa de la explotación del pueblo, para lo cual los promotores de la idea deben aportar una fuerte conciencia y sentimiento social, siendo de preferencia la protección al trabajador autónomo. El sector privado será compatible siempre que su economía se supedite a la economía nacional, alcanzando de esta manera la prosperidad a todo el pueblo colombiano. La Banca ha de ser nacionalizada, creando un Servicio Nacional de Crédito y reconvirtiendo a los empleados bancarios en funcionarios. De ninguna manera se tolerará la existencia de banca privada. De esta manera se reducirá al capital a su auténtica función como medio de intercambio comercial y no como director de la vida nacional. Los intereses generados por las operaciones bancarias de esta manera revertirán en el pueblo a través del Estado. El control de los Servicios básicos de Utilidad Pública, proveedores de energía, agua y telecomunicaciones, corresponde al Estado, sin embargo no necesariamente ha de ser estatal su gestión, pudiendo concederse la misma a empresas privadas que concurran a concurso público y bajo las condiciones que el Estado fije pensando en el bienestar de los colombianos. Sea bajo gestión pública o privada, se prohibirá por ley el corte de servicios básicos como la luz, el gas o el agua a ninguna familia colombiana por impago, siendo únicamente el poder judicial quien tenga atribuciones para ordenarlo, siempre por sentencia debidamente justificada. Cuando por una situación económica precaria algún colombiano no pueda hacer frente al pago de las facturas de sus Servicios básicos, los Servicios Sociales del Estado se harán cargo de la deuda, asegurando la continuidad del Servicio y ofreciendo al nacional damnificado sistemas lo suficientemente flexibles para devolver lo recibido cuando pueda, si mejora su situación, y de forma poco onerosa. No se consentirá ningún tipo de competencia privada que especule con las necesidades y derechos del pueblo colombiano Los valores hispanos son un imperativo natural en cualquier manifestación, decisión y acción; siendo el Estado Nacional-Sindicalista el proyector revolucionario de la unidad, grandeza y libertad de Colombia, Patria común y única de todos los colombianos pasados, presentes y futuros.

elmunicipio.es ¿Quiere Ud. decir algo más para los amigos y lectores de elmunicipio.es?

Juan José Román Rubio. Gracias por la oportunidad de conocernos por medio de esta entrevista, un abrazo a todos los camaradas.

Nuestra Revolución Nacional Sindicalista. Nos llevarán tal vez a edificar un mundo diferente del nuestro. Por eso nos dolemos ante la expectativa de que nuestros jóvenes naufraguen en la desilusión o frustren sus empeños por no poder o no querer descifrar las estructuras de la civilización que están llamados a transformar. Nunca como ahora la educación ha sido una dimensión de la política. El porvenir que ambicionamos depende en gran medida de las fórmulas que encontramos conjuntamente, las dos generaciones, para preservar la continuidad esencial de nuestra historia.

¡¡¡Arriba Colombia y su Revolución Nacionalsindicalista!!!

elmunicipio.es Gracias a Ud. por contestar a nuestras preguntas. Nos congratulamos como joseantonianos de vuestra existencia. Saludamos a nuestro estilo a todos los simpatizantes y militantes de Alternativa Falangista Colombiana A.F.C.

Enlaces de contacto de Alternativa Falangista Colombiana:

Facebook: https://www.facebook.com/ALFACOLOMBIANA/info

Correo electrónico: a.falangistacolombiana@gmx.com 

¡!!Arriba Colombia!!! ¡!!Arriba las Patrias Hispanas!!! ¡!!Arriba España!!!

elmunicipio

Loading...
loading...

3 Comentarios

  1. Desde este rincón de España (Balaguer-Lérida), recibid camaradas colombianos mi agradecimiento y simpatía, por esta labor, para mi maravillosa que estáis desarrollando, animo y no os rindáis nunca al esfuerzo que seguro venceréis. Un fuerte abrazo camaradas y un más fuerte saludo a nuestro estilo.

    ¡¡Arriba España!! !!Arriba Colombia!! ¡¡Viva la Hispanidad!!

    “Richi”

  2. Camaradas de Alternativa Falangista Colombiana, es un verdadero placer saber que en esa hermosa nación hermana, vive el mensaje joseantoniano y además, organizado en un partido político capaz de caminar con la cabeza bien alta, por formación, por honestidad y generosidad. Vuestra defensa del nacional sindicalismo es una luz para todos nosotros, solo os pido que no os pleguéis a lo fácil, al populismo, y mantengáis vuestra identidad sin pasos falsos, y sin halagos a desviaciones fascistas o derechistas,- nuestros peores enemigos, que junto al materialismo marxista, pretenden silenciarnos para siempre. Os animo a mantener esa fuerza y ese coraje que leo en la entrevista al Jefe Nacional de Alternativa Falangista Colombiana.
    UN ABRAZO Y CAFÉ.
    Eduardo

  3. Estimado Sr. Román, aunque ya le conozco por medio de “feisbuk”… ahora al leerle veo que tiene los pies bien asentado en el suelo y los sueños para alcanzarlos… Creo que el Nacional Sindicalismo, es una real alternativa a la dual visión socioeconómica suramericana, la capitalista y la marxista…además de ser un “producto genuino de nuestra común hispanidad”…va en nuestra sangre, en nuestro corazón, y considero que apartado de la seducción izquierdista y de la atracción derechista, y lejos de frialdad del centralismo neutral, vosotros los falangistas colombianos daréis a los que buscan otras vías para los problemas de la comunidad nacional en conjunción con lo personal, allá en ultramar, una esperanza que despeje el nihililsmo de no creer en nada… A propósito, y a parte de todo esto, he asistido a cientos o tal vez miles de colombianos inmigrantes en España, así que no estamos tan lejos en cuanto a conocer los problemas de tu país y sus gentes…Un saludo.

Dejar una respuesta