Un nuevo 29 de Octubre

Un nuevo 29 de Octubre

1
Compartir
loading...

eduardo-lopez-pascual-falange-autenticaEduardo López Pascual en el 4º Congreso Nacional de Falange Auténtica

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

“Se trata aquí y ahora de renovar ese 29 de octubre, con más fe que nunca, porque la realidad de España, exige una propuesta que sobre todo, rechace con rotundidad la deriva de un país en bancarrota moral, en anquilosamiento economicista, en dramática situación como sociedad y como país”.

Loading...

Creo que como falangista no podía dejar pasar esta fecha, en la que se recuerda el 29 de octubre, día de la fundación de Falange Española, sin un breve pero sincero comentario a uno de los actos que después de todo, ha influido en la España que conocemos. A pesar del silencio impuesto a su memoria, la verdad – si queremos ser objetivos-, es que la  aparición del mensaje nacional sindicalista supuso hace justo ochenta años, un aldabonazo a la conciencia de la nación, y una llamada a los hombres y mujeres  que esperaban quizás, la voz limpia y honesta de un líder como José Antonio Primo de Rivera, capaz de dar una ilusión y un amanecer a un país en sin norte y sin destino. Tal vez la situación actual por la que atraviesan los españoles demanda con urgencia la presencia del histórico compromiso azul, y retornar a un tiempo de esperanza en la que los falangistas podamos ofrecer en libertad, y sin deformaciones perversas, las respuestas políticas, sociales y económicas que aguardan inasequibles su traslado a la población entera.

Se trata aquí y ahora de renovar ese 29 de octubre, con más fe que nunca, porque la realidad de España, exige una propuesta que sobre todo, rechace con rotundidad la deriva de un país en bancarrota moral, en anquilosamiento economicista, en dramática situación como sociedad y como país. Cuando entre los ciudadanos se ve en la necesidad de recibir ofertas como la que dan algunas nuevas políticas, parece evidente que nuestra sociedad quiere algo muy distinto de lo que vivimos o sufrimos. Y nosotros, o la Falange, tiene en su cuerpo ideológico al menos, unas respuestas acorde con la justicia y con la verdad. La Falange, puede traer de nuevo el espíritu del 29 de octubre, porque en realidad estamos casi, por no decir, completamente inéditos en la aplicación del nacional sindicalismo como teoría socio económica y de organización.

Es verdad que la imagen que damos los falangistas con nuestra desunión no ayuda a un deseo de transformación nacional como muchos deseamos, y que lamentablemente parece difícil corregir, porque nos separa una concepción distinta en cuanto a democracia se refiere, pero aun así quienes postulamos por una interpretación moderna y actual, lejos de parafernalias y lealtades personales, sino por el afán de ofrecer a los españoles un horizonte de Patria, Pan y Justicia desde el respeto a las leyes que nos rigen, que no significan naturalmente que no se puedan revisar y perfeccionar, no debemos perder el impulso que nació ese 29 de octubre en que a través de José Antonio Primo de Rivera nos sigue emocionando por años y años.  Nosotros, o algunos de nosotros, queremos un 29 de octubre renovado, llevando incluso un vocabulario diferente pero fiel al sentido de la política falangista, y eso, puede que sea el principio a una recuperación del nombre y los “queremos”, con que hace ochenta años salimos a la vida pública en una España convulsa, tal como muchos de nosotros pensamos que sufrimos. Falange tiene su sitio y su destino popular, solo es cuestión de perseverar en un ideal y cumplirlo.

Loading...
loading...

1 Comentario

  1. La situación en España con respecto a hace 81 años ha variado en algunos aspectos, pero en otros se ha hecho inmutable e incluso más nociva. Por tanto, el 29 de octubre sigue vivo y latente como en 1933.

Dejar una respuesta