Inicio Opinión Invitada Aldabonazo para todos los azules

Aldabonazo para todos los azules

16

eduardo-lopez-pascual
Colabora con el periódico digital El Municipio con un donativo para seguir informando con un periodismo combativo en libertad
Pincha en el boton Donar. Muchas gracias por tu ayuda y colaboración.

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

La irrupción de esa nueva fuerza política Podemos, en el mapa electoral español ha supuesto para muchos (y muchas), un auténtico aldabonazo; un movimiento sísmico en las conciencias sociales y democráticas de millones de personas. Y supongo, es un decir, en cientos o miles -que somos pocos- de quienes se sientes o confiesan sentirse más o menos azules, o sea, simpatizantes del hecho falangista. Lo que ocurre y esto es lo grave para mí, es que esa conmoción entre nosotros parece un tanto dispar y hasta muy divergente en ocasiones, ya que para algunos significaría desde una vuelta a los años “rojos”, es decir para ellos: terror, checas, proletariado o cuando menos, para otros, pobreza, apropiaciones, mordaza en prensa y expresión. Como se ve, una situación indeseable.

Sin embargo gentes como yo mismo -que no quiero ser ningún iconoclasta de nada ni de nadie-, opino que sí que es cierto lo del aldabonazo para quienes toman la política como un servicio constante a nuestra sociedad, al pueblo de España. Y por tanto, una llamada de atención a la deriva que estamos sufriendo en estos tiempos, algo que exigía un claro y contundente toque de atención, poniendo la música y letra a una rectificación de normas y conductas de muy difícil digestión. Parecía que todos esperaran un levantamiento intelectual, social y democrático que devolviera al pueblo la ilusión por una sociedad más justa, y resulta que viene un partido- inspirado en la izquierda, (a qué ese miedo), aunque sea una especie de aut sider (fuera de juego), y arrastra a masas hartas de corrupción, recortes, impuestos, amiguismos y cosas por el estilo.

Esto era de alguna manera previsible porque la paciencia de cualquier sociedad, la española desde luego, estaba al borde de un ataque de nervios. Es comprensible por ello que Podemos, haya tenido un éxito ya incuestionable. Lo triste para mí no es que este Partido se instale entre quienes buscaban una respuesta a tanta dejadez democrática, sino que no hayamos sido los falangistas quienes hubiéramos estado a la cabeza de esta procesión. Recuerdo que en la primitiva F. Auténtica (Narciso, Hedilla, Conde, Arroyo, etc.), iniciamos un proceso de contestación. Revueltas y acciones que, por desgracia, no tuvieron continuidad devorados por las luchas internas, la envidia y los servicios más o menos secretos del Estado, echando al traste una de nuestras mejores oportunidades para alzar la voz y que el pueblo nos conociera de verdad.

En realidad cuando repaso los programas de Podemos, observo que muchos de sus planteamientos sociales -de los éticos y religiosos ya hablaremos en otra ocasión-, son como calcados de los originales Puntos Falangistas, y así cuando habla de acabar con un capitalismo devastador, de la propiedad privada como escusa para el enriquecimiento, del control de las grandes industrias estratégicas, de la nacionalización de la Banca o de no permitir los desahucios, por ejemplo, recordaba el discurso de José Antonio a los agricultores, con su “Tierra para quien la trabaja”, con o sin compensación; aquello de “desmontar el capitalismo es una tarea moral”, y nacionalizar el crédito, estatalizar las industrias estratégicas: transportes, naval, siderurgia, y otras, contraer la obligación de no tener ningún español sin hogar ni trabajo, los servicios nacionales en educación, sanidad, y justicia, por ejemplo. En fin, un programa base que coincide en lo esencial con el que tenemos de ese partido Podemos, del que me separa seguro su aire irreverente, y las contradicciones en las que están cayendo, pero nadie es perfecto como se dice en el cine; sin embargo su aparición sí que ha removido algunos comodones nervios y estancadas conciencias y eso es bueno. Así que no voy a condenar a ese intento popular o populista, pero multitudinario, que ha traído un poco de ilusión a este maltratado pueblo.  Si acaso, estaré presto a lo que muchos azules reaccionen o reaccionemos, aunque para mí debe de ser desde la prudencia y la objetividad.

Colabora con el periódico digital El Municipio con un donativo para seguir informando con un periodismo combativo en libertad
Pincha en el boton Donar. Muchas gracias por tu ayuda y colaboración.

16 COMENTARIOS

  1. Siento decirte camarada, si te puedo llamar asi, que todos esos calcos y semejanzas de las que tu hablas no coinciden para nada con el conjunto de la doctrina del Estado Nacionalsindicalista y con su forma de democracia organica, coinciden plenamente con proyectos neomarxistas de raiz totalitaria comunista. Que no hemos sido capaces de comunicar nuestro proyecto de España, de ilusionar y entusiasmar, de transmitir nuestros valores y estilo? Pues, de acuerdo. Pero de ahi, ha decir que nuestro programa coincide en lo esencial resta un abismo. Es precisamente en lo esencial donde esta la radical diferencia. Dices que en otro momento hablaras de las cuestiones eticas y religiosas; pues espero, a Dios gracias, que tus comentarios no sean de un parecido tenor a los de estos. Si es que es muy sencillo, si alguien no se encuentra comodo en la orbita del Nacionalsindicalismo, que se vaya a Podemos. No orquestemos mas ceremonias de la confusion. Un saludo a nuestro estilo.

  2. Querido Eduardo, te lo dije… Reacciones como la respuesta anterior eran previsibles a tu artículo. Y eso que no eres un chaval ( andarás por los 75 tacos) ni eres nuevo en esto de la Falange (llevarás algo así como 60 años de fidelidad a tu compromiso joseantoniano). Dá lo mismo, ahora un lector azul pseudo ilustrado te da lecciones de doctrina, de ética y de estilo, te recomienda que agarres tus bártulos y te marches a Podemos: algunos no entienden nada y lo peor es que nunca entenderán nada. Todo lo que sea salirse de “España es un unidad de destino en lo universal’ ya les queda grande. No sé si felicitarte por tu lucidez y tu valentía a la hora de plantear, tan sólo, un mirada serena sobre cuánto acontece a nuestro alrededor o si decirte que no pierdas el tiempo, que no se hizo la miel para la boca del asno, que es baldío echar margaritas a los cerdos…

    • Eduardo, me gusta y tengo que decir que ya hace tiempo las intenciones de no sólo estos grupos políticos , si no también las mareas de algunos fines sociales .representa las demandas de las personas
      Teniendo en cuenta que si solo vemos el exterior del continente, siempre nos olvidamos del contenido.
      Hay otras formas de hacer las cosas. Me gusto Eduardo y ratificó las palabras del anterior comentario de josele

  3. ¡Hombre! “cumulonimbo” ese párrafo que le dedicas al autor del artículo de que “todos esos calcos y semejanzas de que tú hablas de que no coinciden para nada con el conjunto de la doctrina del Estado Nacionalsindicalista…” me parece aventurarse demasiado. Cuando José Antonio hablaba de la justicia social, o se refirió a la reforma agraria, o a la nacionalización de la banca, etc. hizo que un historiador francés, Christian Rudel llegara a escribir que el programa presentado por Falange en las elecciones de febrero de 1936 era, con mucho, el más revolucionario de los que fueron propuestos en aquella época. El comunista José Antonio Balbontín, también poeta, dijo que la reforma agraria que presentaba José Antonio llegaba más allá de la que él había presentado. Lee a Sánchez Albornoz y el diálogo que mantuvieron cuando en el Parlamente José Antonio hablo de esa reforma. Lo que no estoy de acuerdo con López Pascual es que sin querer hace propagando de ese partido. Tampoco lo estaría que se la hiciera a cualquier otro por las causas que fueran. Quitando este pequeño detalle, en mi opinión López Pascual, sabe lo que dice y además esa bien dicho.

  4. Por supuesto Jose Maria que el Nacionalsindicalismo siempre ha sido la propuesta mas revolucionaria, por eso nuestros enemigos vienen de un lado y de otro, porque para ellos lo que esta en juego es el mantenimiento de sus privilegios, ya sea a traves del aparato del partido que controla el Estado-version capitalismo de estado-; o ya sea por el control del capital financiero y el sistema productivo en manos privadas o sociedades anonimas, es decir el Estado liberalcapitalista. No creo que sea necesario recordaros que nuestra doctrina es la superacion de ambos y por lo tanto la mas revolucionaria. Por lo tanto, la comparacion con Podemos me parece que sobra puesto que nada tienen de revolucionarios. Es mas, y seguramente que lo sabes, Podemos es un apaño que ha creado el propio sistema para por un lado canalizar el descontento de las masas y por el otro tratar de salvar el impasse en el que se encuentra el actual sistema politico en España. A ti Josele te dire que cuides solamente un poquito tu estilo y que los insultos de los que haces gala te los guardes para cuando hables con tus “camaradas” de aquellos lares de donde vienes. Josele, el Gran Converso, que brutal ha debido ser la caida de tu caballo, total porque has escrito un libro “pseudo ilustrado” sobre un asesino llamado Carrillo.

  5. Lo importante en torno al aldabonazo que señala mi paisano Eduardo López Pascual, no son las coincidencias, que las hay, de programas. También hay serias divergencias. Pero hay algo de mayor importancia, y das en el clavo, Eduardo, cuando hablas de la ilusión traída a este maltratado pueblo. Pues es que, tras la ilusión de muchas gentes con Podemos, se encuentra, sin duda alguna, una aspiración fervorosa hacia nuevas bases de existencia física popular. Y ésta, con ser de expresión imprecisa, oculta una más profunda precisión que todos los programas. Tú sabes que es cuestión de temperatura y que cuando se alcanza un alto grado de temperatura, bien sea por esperanza en lo porvenir o por hartazgo de lo viejo, la vegetación de los programas se volatiliza. Lo que salta al aire, más fuerte que cualquier deformación, es la vena caliente que todos llevamos dentro. Los desahucios, el paro, la falta de futuro, la corrupción de los poderosos…El pueblo no confía ya en la virtud de tal o cual programa, sino en la inexpresada certidumbre de que ha alcanzado una milagrosa capacidad de adivinación y de que esto, como sea, se tiene que acabar: con programa, sin programa o contra los programas. ¿Es esto demagogia? No. Es fe en que la dignidad humana ha de ser la norma suprema en la ordenación de la sociedad y tiene que haber fórmulas que la hagan posible. Hagamos caso al aldabonazo y esforcémonos por atinar con la melodía adecuada, que ya encontraremos la letra que la acompañe y, sobre todo, habremos aprendido a volar y desde lo alto del vuelo todo será pequeñez
    ¿Me perdonan que haya utilizado palabras casi textuales de José Antonio junto a mis reflexiones personales? Tengo la manía de leer y releer sus escritos, y, cada día los encuentro más iluminadores. Un abrazo

  6. Gracias Jose Ignacio, es en ese punto del articulo de Eduardo en el que estuve de acuerdo con el y ademas lo he recalcado. Durante decadas no hemos sido capaces de transmitir esa fe, esa ilusion y ese entusiasmo del que nuestro pueblo estaba necesitado. Ni tampoco de llevarles y hacerles comprender nuestra doctrina. Y esta ocasion historica que vivimos es unica y es muy posible que se nos escape el ultimo tren que nos quedaba. Soy del pensar que no es aproximandonos a las formas del sistema ni edulcorando nuestro pensamiento como podemos llegar a nuestros compatriotas. O somos nosotros, tal como somos, creemos o pensamos, o no seremos nada. Y Jose Maria, claro que he leido la intervencion de Jose Antonio en la Cortes sobre la Reforma Agraria y sus Obras Completas, mas aun las leo y las releo cotidianamente. No sois tan esacasos los “ilustrados” como os suponeis.

  7. Querido Camarada Eduardo, tropezamos una y otra vez con la misma piedra, el impulso de contestar sin reflexionar unos segundos sobre lo que estamos oyendo o leyendo, cuando nos cambian las palabras o cuando alguien dice o propone algo que no cuadra con lo que previamente damos por bueno o lo que diríamos nosotros sobre el tema. Si decimos que Podemos ha sabido conectar con el descontento y con el sufrimiento producido por la injusticia social del “sistema” y eso nos da un aldabonazo a los azules porque no hemos sabido ponernos al frente de las necesidades de nuestro pueblo, parece ser porque estamos muy ocupados en nosotros mismos. Que no, que no somos comunistas, ni socialistas, ni chavistas… que las soluciones totalitarias materialistas de Podemos no son las joseantonianas, que no queremos los mismo que Podemos aunque sí es cierto que muchas propuestas de ellos son calcadas de las nacionalsindicalistas y no nos debe dar miedo coincidir, por el contrario alegrarnos, si además decimos y explicamos nuestras soluciones, que sí que son mas revolucionarias y superadoras de los capitalismos de Mercado y de Estado. Eduardo, expresas muy bien tu dolor por no ser nosotros los falangistas los que conectan con los Hombres de hoy que padecen la injusticia y son ninguneados por los poderosos, lo dices así “Esto era de alguna manera previsible porque la paciencia de cualquier sociedad, la española desde luego, estaba al borde de un ataque de nervios. Es comprensible por ello que Podemos, haya tenido un éxito ya incuestionable. Lo triste para mí no es que este Partido se instale entre quienes buscaban una respuesta a tanta dejadez democrática, sino que no hayamos sido los falangistas quienes hubiéramos estado a la cabeza de esta procesión”.
    Eduardo, camarada, sabemos que no eres comunista, sino que tienes una sensibilidad muy especial por los hombres que son explotados, por los trabajadores y por el pan que a duras penas pueden llevar a sus casas. Que tu izquierdismo es para hacer hincapié en todo aquello en los que José Antonio fue más allá que las izquierdas de antes y de ahora, fue verdaderamente la izquierda de su tiempo mal que le pese a las derechas, sin posicionarse en lo uno o en lo otro, sino superándolo.
    Eduardo, el fin de semana próximo nos daremos un abrazo después de 37 años sin vernos, constatando que seguimos siendo camaradas joseantonianos dispuestos a seguir luchando por que el
    Trabajo del Hombre no pueda ser comprado y/o alquilado por nadie y mucho menos por el Capital de Estado o de Mercado,¡Bastas de explotaciones y humillaciones a la dignidad de los trabajadores! Nosotros los falangistas joseantonianos SÍ que Podemos si quisiéramos.
    El estilo comienza por decir lo que se piensa con nombres y apellidos; escuchar y argumentar sin arrogancia ni altivez intransigente. Nos falta dialogo sereno interfalangista.
    Un abrazo Eduardo, extensible a Josele, José Maria y a José Ignacio. No tengo costumbre de abrazar a desconocidos aunque sean camaradas señor ” ilustrado cumulonimbo” aunque si tiene a bien presentarse no tengo inconveniente de enviarle un abrazo azul también para Ud.

  8. Me dirijo a quien se esconde bajo el seudónimo de cumulonimbo. En primer lugar, por favor, ironías las menos. En mi comentario anterior en ningún momento te invitaba a leer las intervenciones de José Antonio en las Cortes. Has de leer bien, simplemente sí te invitaba a que leyeras a Sánchez Albornoz y su diálogo con José Antonio cuando éste terminó su intervención sobre la Reforma Agraria en el Parlamento. Lo demás son imaginaciones tuyas que les dices escondiéndote, repito, bajo un seudónimo

  9. Este es mi nombre y estos son mis apellidos, no tengo ningun incoveniente en que los conozcais, al contrario, no me escondo de nadie y menos de vosotros porque no tengo ningun motivo para hacerlo. Si esos son todos vuestros arguemtos , pues la verdad, me resultan muy escasos. Y os tengo que decir que quien seguramente no lee lo suficientemente bien es alguno de vosotros, ya que si lo hicierais asi, Jorge Juan no hubiera tenido que repetir varias de las ideas por mi expresadas con distintas palabras. Ahora bien si lo que molestan son las criticas o las matizaciones y lo que se espera es la vaselina y la pomada, he de deciros que ese no es mi estilo, el mio es mas directo, siempre sin faltar al respeto, cosa que alguno de los comentaristas ha tenido a “bien” al hablar de mi. Un saludo a nuestro estilo a todos los “ilustradisimos” comentaristas.

  10. Un abrazo azul para ti, Luis. No molestan las críticas razonadas y expresadas con respeto, al contrario siempre enriquecen. No hablábamos con Luis Olmo Bautista, sino a un tal (Cumulonimbo) que ya tiene nombre y apellidos, bienvenido, me imagino que la administración de elmunicipio.es también tiene tu correo electrónico y tu IP igual que los nuestros. Hagamos un esfuerzo todos por mantener un dialogo sereno y constructivo interfalangista y con los otros que también es necesario. No tenemos por qué coincidir en todo, eso sería la muerte del pensamiento y un insulto a nuestra ideología, tan rica en matices, aunque también tan solida en principios. Debatamos ideas con respeto a las personas que las exponen o defienden de la misma manera.

  11. Sin ánimo de crear discrepancias ya que no estoy en las redes para perder el tiempo, sino para sumar, estoy de acuerdo con mi amigo y camarada Eduardo. Al igual que suscribo el comentario de Jorge Perales. Existen varias similitudes entre la Falange fundacional y -Podemos- aunque nos pese a muchos. Tengo que decir que en ningún momento Eduardo López Pascual deja entrever simpatía alguna por Podemos. Tan sólo ejercita su derecho a opinar e invita a un análisis profundísimo, simplemente para que desde el mundo Azul no nos unamos a la casta política del bipartidismo, en cuanto a defenestrar sin piedad a este movimiento. Particularmente soy de la opinión de que ni el Señor Monedero ni el Señor Pablo Iglesias son referentes de garantías en la lucha contra el sistema capitalista. Pero sí es necesario que haya un movimiento revolucionario que despierte al ciudadano, desde la coherencia y el sentido común. En este caso, ha sido Podemos quién se ha adelantado en esta revolución política y no seré yo quien les defienda ya que soy falangista y moriré falangista. Lo cierto es que si me tengo que mirar en el espejo de partidos como PP y PSOE, entonces siento decir que estoy mucho más cerca de Podemos. Pienso que es de lo que se trata, si estamos radicalmente en contra de movimientos revolucionarios como éste, es cuando se nos ve el plumero. Sin tener que leer ni escuchar discursos de Josè Antonio en el año 1933 y estrapolando el perfil ideológico de nuestro fundador a nuestros días, sí que me atrevo a decir que hay dos cosas que me trajeron al mundo falangista: Uno es el anti-capitalismo y otro es el sentido revolucionario de nuestra doctrina. Eso es lo que defenderé a muerte siempre, sin temor a rasgarme las vestiduras condenando y menospreciando a otras fuerzas políticas que se presentan a unas elecciones democráticas. Saludos camaradas

  12. Otro abrazo para ti Jorge Juan. Estoy completamente de acuerdo contigo en tu ultimo comentario. Sabes bien que nuestro estilo es directo y laconico, lo que no quiere decir irrespetuoso. Las criticas no necesitan envolverse en papel de seda; la arrogancia muchas veces se esconde tras sibilinas palabras impostadas y el desprecio tambien se manifiesta con la descalificacion infatuada al oponente. Repito, no es es mi estilo, hablo alto y claro. Quiero dejaros bien patente que cuando dije que el que no se sintiera comodo en el mundo azul, lo mas sencillo es que se fuera a Podemos, no iba dirigido a nadie en concreto, hablaba de un modo impersonal. Si alguien se ha dado por aludido, sera porque tiene un problema y un problema de conciencia. Insisto, en mis comentarios no he faltado al respeto de nadie; a mi si me lo han faltado y por supuesto, a su autor le he devuelto algunas puyas, no soy de los que ponen la otra mejilla. Te dire que los que me conocen personalmente me tienen como a persona abierta, dialogante, reflexiva y conciliadora y, aunque este mal el decirlo, me vanaglorio de ello. Sin embargo, hay ciertas cuestiones ante las que no puedo callarme, y las defiendo o las combato con vehemencia. Claro que estoy abierto al dialogo y al debate sosegado y razonado, lo que no admito son trampas ni imposiciones. Estais hablando con un obrero, con un trabajador, con un productor nacionalsindicalista que ya peina demasiadas canas, quizas, esto os choque, tal vez no sea tan “ilustrado” como vosotros, pero tampoco soy un “pseudo ilustrado”. A lo largo de mi vida productiva me he tomado las suficientes molestias, extrayendo tiempo a mi descanso para intentar aproximarme a vuestra “ilustracion” Un abrazo para todos y un saludo a nuestro estilo, incluido aquel que pretendio ofenderme.

  13. A riesgo de pasarme de frenada, aprovechando la amistad intelectual con Eduardo, me atrevería a señalar otra lectura distinta del artículo. Creo que lo que denuncia es la tentación que le ha dado a algunos azules de pensar que PODEMOS es la Falange revivida y Pablo Iglesias casi un nuevo José Antonio; eso a unos azules porque a otros -esto lo añado yo- les mueve a lo contrario, a dejar lo azul para sacar pecho y ante el temor acabar, como de costumbre, apoyando a la derecha.
    Que Eduardo señale coincidencias, que Eduardo anote, como lo anotamos muchos, que entre el marasmo de propuestas de PODEMOS, incluso alguna música, algunas suenan bien a los oídos azules, que son perfectamente asumibles o ajustables a las bases del nacionalsindicalismo es una realidad (se podrá disentir si en esta o en aquella). Que por debajo de sus palabras late la frustración, no personal, porque el que combate coherentemente no siente esa frustración, sino colectiva al ver que es precisamente esa parte coincidente del mensaje la que ha arrastrado a muchos españoles que no son “rojos peligrosos” a sus filas y que, de ser de otro modo el mundo azul, hoy podían ser la base de un resurgir falangista, es otra realidad.
    Por eso Eduardo anota que PODEMOS es un aldabonazo, porque en vez de sumarse a las filas de lo que no es nacionalsindicalismo -le separa el sustrato y que me temo que poco vaya a cambiar del orden actual- o de correr presurosos a ser la “guardia del orden”, espera que ese triunfo con un mensaje visible atractivo -dejamos a un lado el verdadero mensaje de PODEMOS- despierte a esos azules que navegan con poco norte.

  14. No hace mucho, Carlos León Roch publicó en este mismo periódico un muy recomendable artículo recalcando las discrepancias y convergencias entre las propuestas podemitas y las propuestas azules.

    Que Podemos es hoy por hoy, el partido mayoritario más próximo a la doctrina nacional-sindicalista es una verdad clamorosa y difícilmente negable. Y eso es así por la triste tragedia de la política española actual: la izquierda parlamentaria ya no defiende los valores democráticos ni la justicia social, y la derecha ha abdicado de la propagación de los valores morales y el patriotismo.

    Ha arribado, sin embargo, en medio de este clima maldito e impío un partido que reclama, aunque tibiamente, algunos de esos valores y principios empolvados, y la reacción esperanzada no se ha hecho esperar entre las filas azules. Hasta ahí nada que reprochar ni a unos ni a otros. Pero, pese a todo, no olvidemos la otra cara de la moneda: si las convergencias entre nacional-sindicalismo y Podemos son innegables, las divergencias también lo son. Éste sería otro asunto interesante que tratar.

    Con todo, y al margen de los análisis ideológicos, hay algo que siempre habrá que aplaudirle a Podemos y que nadie podrá discutirle mientras dure el fenómeno de Podemos, y es el haber agrietado y fracturado de una vez por todas el granito bipartidista del bloque con que el clan PPSOE lleva lustros oprimiendo el dolorido pecho del pueblo español.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí