Contestando a las críticas

Contestando a las críticas

2
Compartir
loading...

Eduardo_López_Pascual_Falange_Autentica

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

Loading...

La verdad es que esperaba una crítica a mi artículo sobre el Aldabonazo azul, pero nunca creía que alguien iba a dudar de mi condición falangista, a mis 76 años y después de 60 militando en las filas joseantonianas, procedente del F. de J, donde obtuve los títulos nacionales de jefe de escuadra, falange y de centuria (más tarde de Campamento) en Covaleda, Lago de Sanabria y El Escorial respectivamente. Allí aprendí a sentirme falangista y a denunciar la gran diferencia entre lo que cantábamos y nos explicaban, y la realidad de una nación muy lejos de las propuestas que defendíamos. Fue así que me pasé a los “rebeldes nacionalsindicalistas”, que ya en los últimos cincuenta propugnaban camaradas como Hedilla, Perales, Cantarero, Márquez, Sigfredo, haciendo Falange desde organizaciones como ARS, Círculos, FENAL, etc.,

Dejé la Delegación Local de la Juventud de mi ciudad, en el 75 tras dirigirla en San Javier -ambas de Murcia-, para ingresar comprometido en difundir la auténtica Falange, frente al aparato franquista del Movimiento, lo que me llevó a abandonar las filas de F. Cuesta, y afiliarme a FE de las JONS (A), comandada por Narciso Perales, III jefe Nacional, y Pedro Conde, con Miguel Hedilla y José Luis Arroyo, o los hermanos Rebull entre otros. Fue una experiencia inolvidable solo rota por las disidencias propias del mundillo azul. Lástima pero así fue. Desde entonces quedo integrado en los grupos falangistas con denominación de Auténtica, donde han respetado desde siempre mi defensa de una izquierda democrática, nacional y humanista, al estilo de Mounier, que cabe perfectamente en nuestra IDEOLOGÍA, como diría un periodista excepcional autor de un libro extraordinario “El establessiment”, y de una conferencia dada en los años sesenta en la que aseguraba que la Falange o era socialista o no era nada, se llamaba Rodrigo Royo y, lógicamente, fue al limbo político  como antes lo fueron los camaradas Llanos, Laín o el mismo Dionisio Ridruejo, (social democracia, izquierda a la española).

Claro que estos problemas son recurrentes entre los falangistas porque como también escribía el escritor y periodista Eduardo Á. Puga, eso pasa porque Falange no ha tenido nunca un proceso de análisis y discusión crítica, quizá, no se sabe, si por resguardar al propio fundador. El caso es que si mi artículo ha dado o da pie para un debate intenso, para una reflexión, me parece que ha valido la pena. Por tanto no descalifico a nadie, solo pido serenidad a la hora de enjuiciar una opinión y agradezco, cómo no, los comentarios que han entendido mi propuesta, por cierto, bebidos en las fuentes de la primitiva Falange Española de las JONS Auténtica.

Loading...
loading...

2 Comentarios

  1. Camarada Eduardo, no he dudado en absoluto de tu condicion de falangista. He dudado de tus dudas, cuestion muy humana, como yo mismo las tengo muchas veces y sobre diversos aspectos de toda la existencia. Por eso, como bien dices vale la pena abrir estos debates, con sus analisis, sus criticas y hasta sus ciertos acaloramientos. Sobre lo que no tengo ninguna duda es sobre la naturaleza fundacional de Falange y el pensamiento de Jose Antonio respecto respecto al posible escoramiento derecha-izquierda de aquella; este no es posible, ni a estribor ni a babor, precisamente porque su intencion final es superadora de ambos polos creados artificialmente por la Ilustracion, el liberalismo y la Revolucion Francesa y que tan funestas consecuencias han traido a Europa y por extension a la humanidad entera. Porque esto lo tengo muy claro y a los textos de Jose Antonio remito -textos que sobre este tema he estado releyendo estos dias- es la razon por la lance mi critica, por supuesto sin animo de ofenderte. Me congratula ver que la has encajado muy correcta y razonablemente, cosa que no le ha sucedido a algun “ilustrado” comentarista, quizas demasiado acostumbrado a las “adhesiones inquebrantables”, “unanimidades bulgaras”, parabienes y besamanos. Lo importante es que se abran debates, que se clarifique y desarrolle el pensamiento nacionalsindicalista y que seamos capaces de llevarlo y entusiasmar con el a la actual sociedad. No creo que sea necesario rectificar nada de lo esencial, esta todo dicho; solo plasmarlo y concretarlo en nuestro tiempo sin renunciar a la autenticidad de nuestra doctrina, nuestra historia -con todas sus contradiciones e incoherencias- y nuestros simbolos. Gracias Eduardo por haber sido piedra de toque en este debate. Un abrazo y un saludo a nuestro estilo.

  2. Perdonad alguna incorrecion en el enunciado del comentario, pero han sido debidas a los “distractores” de la vida moderna: llamadas telefonicas, mensajes, whatsap, etc… Jaja.

Dejar una respuesta