Adela Úcar se horroriza “En la Caja” con el testimonio de un...

Adela Úcar se horroriza “En la Caja” con el testimonio de un cliente de prostitución

1
Compartir
loading...

Adela-ucar-en-la-caja

Este pasado domingo la cadena de televisión -Cuatro- emitió una nueva entrega del programa En La Caja en la que la presentadora Adela Úcar se adentraba en el mundo de la prostitución. A través del testimonio de trabajadoras de la prostitución, dueños de locales y algunos clientes, la presentadora hizo un análisis de la situación de un negocio que solamente en España mueve diariamente más de nueve millones de euros.

Ecoteuve / De parte de uno de los clientes habituales de la prostitución llegó uno de los testimonios más sorprendentes que dejó a Adela Úcar horrorizada. Rafael, de 33 años, confesaba consumir prostitución desde que comenzó la universidad: “Consumo cada vez que tengo dinero. Ya sea trabajando, cuando recibo el paro o cualquier tipo de prestación”, aseguró provocando la sorpresa de la presentadora quien cuestionó que el dinero de la prestación de desempleo la gastara en esta práctica. “Creo que estoy en mi derecho y no tengo que justificar por qué un pacto consentido sexual es un crimen”, se defendía el entrevistado.

Loading...

Rafael, que asegura no tener ningún conflicto moral, comparó la relación que él tiene con las prostitutas con la que tiene un médico y su paciente: “A mí esto me satisface, es una relación terapéutica”.

Adela planteaba a su entrevistado que si una mujer tuviera la oportunidad de dedicarse a otra cosa seguiría dedicándose a la prostitución. A lo que Rafael aseguraba que sí: “Hay trabajos que son peores. Yo creo que la enorme mayoría lo ejerce libremente”, afirmó ignorando los numerosos casos de explotación sexual y trata de mujeres que se viven dentro de nuestras fronteras.

La entrevista iba tornándose cada vez más tensa y la presentadora decidió no quedarse callada: “¿No crees que si los hombres no demandaran sexo pagado, se reduciría o se eliminaría la explotación sexual?. A lo que Rafael respondió con otra pregunta: “¿Pero qué entiendes por explotación sexual?”. “Primero a que no pueden elegir y que no tienen la voluntad de marcharse cuando les dé la gana”, replicó indignada. El cliente aseguró que sí tienen la posibilidad de elegir del mismo modo que el puede elegir entre ser albañil o ser cajero de un supermercado. Una comparación que enfadó más aun a Úcar. “La diferencia es que una prostituta gana tres veces más”, declaró Rafael.

“Creo que es de ley que los que pensamos que un contrato sexual no es un crimen no nos sometamos a la moralidad de unas cuantas personas católicas, feministas o abolicionistas que no tienen ninguna autoridad sobre mi estilo de vida”, aseveró Rafael. “Cada cosa que decía me ponía los pelos de punta. Me indignaba en lo más profundo de mi condición de mujer”, afirmó Adela Úcar para quien era “imposible empatizar con ese hombre”.

Loading...
loading...

1 Comentario

Dejar una respuesta