Inicio Entrevistas Una entrevista buscada (Desde Cuba, con pasión)

Una entrevista buscada (Desde Cuba, con pasión)

0

Josele-sanchez.cuba
Colabora con el periódico digital El Municipio con un donativo para seguir informando con un periodismo combativo en libertad
Pincha en el boton Donar. Muchas gracias por tu ayuda y colaboración.

Josele Sánchez, periodista y escritor autor de “Con la piel de cordero”

Con solo seis meses en la calle, la novela Con la piel de cordero, del escritor y periodista valenciano Josele Sánchez Juan, alcanza su segunda edición, después de lograr más de siete mil ejemplares vendidos. La temática de la obra. desenmascarar la complicada, confusa y controvertida vida política del que fue líder comunista Santiago Carrillo para muchos uno de los más perversos y temidos criminales del triste periodo guerra-civilista de la España der lo años treinta, acusado de la matanza de Paracuellos (de seis a siete mil asesinados), o de la muerte violenta de su primera mujer, contado con infinidad de documentos que prueban la ínfima ategoria del personaje, han hecho correr ríos de tinta, innumerables críticas y reportajes llamados por la singularidad de su argumento, el realismo de su relato y la audacia del autor al escribir un texto tan comprometido como es su novela. Nosotros, desde aquí, creemos que su testimonio nos resulta tan interesante como importante tener de primera mano unas respuestas a este escritor rompedor de tabúes y de silencios. Aprovechamos su regreso de Cuba, invitado por una Universidad de la isla para, hacerle unas preguntas que consideramos de interés para nuestros lectores.

Eduardo: Cómo Josele Sánchez Juan, un escritor y periodista que se considera de izquierdas, y lo hace público, se embarca en escribir un libro contra un mito comunista español, nada menos que Santiago Carrillo?

J.S: Por dos razones básicas. La primera porque como escritor y periodista que ama la historia y la verdad. Creí prioritario desmontar la mentira y la hipocresía de un ser tan perverso como Carrillo, y la segunda, e importante, porque era una promesa hecha a mi padre.

Eduardo: Vamos a otra cosa, usted que ha estado en la Cuba castrista, y viene ahora de allí, como profesor invitado en la Universidad de la Habana, cree que la revolución cubana se justificaría por la calidad de su profesorado, de sus estudiantes y resultados académicos?

JS: ¿Sólo por eso? y por lograr ser, probablemente, el único oasis del mundo donde existe un solo ser humano sin techo ni pan. Ya ve, nosotros venimos de Europa, y les decimos a los cubanos: “Tienen ustedes que lograr nuestro nivel de vida, nuestro progreso, incorporarse a la modernidad, subirse al carro de la libertad”. Y nos quedamos tan satisfechos. Claro se nos olvida decirles que en nuestro maravilloso sistema democrático cientos de miles de estos seres humanos son expulsados de sus casas y convertidos en gentes sin techo, que millones de ciudadanos pierden sus puestos de trabajo, que existen comedores sociales porque hay gente que pasa hambre. O que son necesarios albergues porque vagan opor la calles sin hogar.

Eduardo Desde luego, usted no se para en eufemismos.

JS: Ni lo haré nuca, porque amo la verdad, Por eso digo lo que pasa aquí, Y que no les han contado a los cubanos que en nuestro extraordinario modelo capitalista hay quien no estudia porque no tiene dinero con que pagar su formación, o que excluimos a seres humanos de una sanidad universal. Y aquí, en este rincón del Caribe no existe el hambre aunque haya muchas carencias, no hay vagabundos porque todos tienen una casa aunque las escrituras digan que son del Estado, No hay talentos desaprovechados porque estudiar no es solo gratuito sino obligatorio.

Eduardo. Habla usted claro. ¿No le importa?

JS: En absoluto. No soy comunista, y eso lo saben muy bien todos, no defiendo un marxismo antiguo y trasnochado que ya demostró su fracaso. Pero tampoco soy un cínico: Cuba no puede dejarse robar todos los logros que trajo su revolución, y evolucionará hacia otros caminos diferentes, pero caminos que en ningún caso, deben ser los que nosotros mostramos como ejemplo.

Eduardo: Otra cosa que nos interesa. El sentido patriótico que mueve a los cubanos, coincide algún modo con el patriotismo que algunos en España, como los falangistas, proclaman y defienden? ¿Es verdad que Castro leyó a José Antonio?

JS: Fidel ha leído, creo yo, practicamente todo lo que sobre teoría política se ha publicado. Con seguridad conoce muy bien el pensamiento de José Antonio Primo de Rivera.

Eduardo: Piensa usted que un régimen como el cubano tendría vigencia en este mundo capitalista? Sería entonces posible que los principios de la Falange servir de marco para una mejor sociedad?

JS: Esa es la gran dificultad con que se encuentra Cuba. Desaparecidos los bloques, asfixiada por el embargo americano desde hace más de cincuenta años, con un modelo productivo desfasado e insuficiente y codiciada por las grandes tiburones de las finanzas, que les importa Cuba tanto como el papel higiénico, para usar y tirar; reconducir una sociedad muy comprometida es imprescindible, pero los valores que les fueron útiles durante décadas hoy ya no sirven. El comunismo se ha demostrado incapaz de vencer el cáncer capitalista y la metástasis avanza. Sólo se me ocurre ensayar nuevos tratamientos, porque los que hay son absolutamente ineficaces.

Claro como el agua. Así se expresa el escritor Josele Sánchez, quien con su novela- documentada, Con piel de cordero, ha revolucionado la librería española. Debo decir, que coincido plenamente con su análisis, desde la izquierda, y me uno a ese mensaje implícito que pienso que nos regala. Prefiero un país sin hambre y con hogar, aunque sea de segunda división, que un pueblo de escaparate pero que nos llena una sociedad de marginados y menesterosos.

Eduardo López Pascual

Colabora con el periódico digital El Municipio con un donativo para seguir informando con un periodismo combativo en libertad
Pincha en el boton Donar. Muchas gracias por tu ayuda y colaboración.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí