Brandi Walton cuenta su pesadilla al ser criada por una pareja de...

Brandi Walton cuenta su pesadilla al ser criada por una pareja de lesbianas

1
Compartir
loading...

Brandi-Walton

Criada por una pareja de lesbianas

Brandi Walton, que creció en el sur de Oklahoma en los Estado Unidos atendida por su madre biológica y la pareja femenina de ésta, ha alzado su voz para hablar publicamente sobre el drama social que provoca negarle a los niños el tener un padre y una madre.

“Algunos hijos de padres homosexuales -dice Brandi-, al igual que algunas personas homosexuales, no apoyan la paternidad gay o el matrimonio gay. Hombre y mujer, juntos, aportan algo que cada niño y niña necesita”. Y añade que, aunque reconoce todo el derecho que tiene su madre a ser feliz, también es necesario que se reconozca su derecho a decir lo que piensa y a tener una opinión sobre el tema.

Leer más: – La pareja homosexual mas famosa: “Nosotros decimos no a las adopciones gay”

Comentaba Brandi Walton que ella también ha “salido del armario” después de que su mensaje haya estado “cautivo” durante casi dos décadas de su vida en plena adolescencia y juventud. Ahora, desde su blog “The Lesbians Daughter” (“La hija de las lesbianas”) comenta en las redes sociales cómo es la vida para un niña que vive con “dos mamás”, aunque su polémica entrada en la escena mediática se produjo el pasado día 21 de abril, con una carta titulada “Los niños no están bien”, publicada por “The Federalist”.

Tras la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos que valida en este país el matrimonio para personas del mismo sexo, Brandi señalaba en su web que “veo un maremoto que desciende hacia la sociedad. Una embestida sofocante para imponer la homosexualidad y los estilos de vida alternativos en cada rincón… Desde banderas del orgullo gay en las celebraciones militares a revistas llenas de obscenidades en las tiendas de comestible… Estoy de acuerdo en que nadie debe ser tratado mal por su estilo de vida, pero, ¿es ésta realmente la única manera?

Loading...

“Nunca llevé una bandera en vuestros desfiles del orgullo gay. Nunca escribí una carta en vuestro nombre a un miembro del Congreso o cualquier otra persona, y nunca sentí la necesidad de hacer que la gente acepte el hecho de que soy la hija de una lesbiana. Tal vez porque mi madre nunca sintió la necesidad de obligar a la gente a aceptarla por serlo… No, nunca me alinearía con una comunidad tan intolerante y egoísta como la comunidad LGBT, una comunidad que exige tolerancia con fervor y pasión, sin embargo, no la da a cambio, incluso en ocasiones a sus propios miembros…Yo soy un producto de la revolución lésbica de los años ochenta del pasado siglo. Mi madre siempre supo que le gustaban las chicas, pero se esforzó por ser una buena chica del sur. Cuando yo tenía un año de edad, abandonó a mi padre por otro hombre, con quien vivimos hasta mis cuatro años de edad… entonces lo dejó por otra mujer”, comentaba con mucha firmeza Brandi Walton a los medios de comunicación.

“Yo pasaba todo el tiempo que me era posible con mis amigos, que tenían un padre y una madre. Anhelaba el afecto que mis amigos recibían de sus papás. Quería saber cómo era ser celebrada y acariciada como hija por un padre… En lo que a mí respecta, yo ya tenía una madre; no necesitaba otra… Pero crecer sin la presencia de un hombre en mi casa, me dañó. Todo lo que quería desde niña era una familia normal… Siempre estuve aterrorizada de que alguien descubriera que mi madre era lesbiana… Sólo cuando conocí a mi actual marido, todo comenzó a ponerse en orden. Por primera vez, me sentí viva y completa. Tener hijos y contemplar a un hombre padre… fue hermoso e imponente. Esto sólo reforzó mi creencia de que un niño necesita un padre y una madre, y que la paternidad del mismo sexo o las familias monoparentales son muy inferiores a una paternidad heterosexual”, señala Walton que comenzó su activismo en este asunto el pasado año 2010.

En opinión de Brandi, así como nadie se escandaliza porque los hijos de padres divorciados manifiesten sus heridas, “nadie debería calificar de irrespetuoso, egoísta u homofóbico el testimonio de los niños y niñas que han sufrido siendo criados por parejas del mismo sexo”.

Leer más: – Nikita Mijalkov : “El matrimonio homosexual es un exterminio de la armonía divina y humana”

“…Estoy aquí para decir que dos personas que se aman no es lo suficiente. Y, a veces, dependiendo de las circunstancias, es perjudicial. Los niños están en una etapa de aprendizaje en sus vidas y cierto “amor” no enseña a los niños todo lo que necesitan saber acerca de cómo navegar en este mundo”.

Finalmente Brandi Walton comentaba que “Es interesante que sólo haya dos sexos, masculino y femenino, y que se requieren esos dos sexos para alumbrar un niño. Por lo tanto ¿no tiene acaso sentido afirmar que los descendientes de esos dos sexos, necesitan que ambos sexos que los procrearon sean parte de la crianza? La gente siente simpatía por los niños que, por accidente, por ejemplo, son criados sin padres, porque es obvio que esos niños perdieron algo importante. Pero cuando se involucra la homosexualidad, no hay simpatía por los niños a quienes se impone el ser huérfano de padre o madre, y eso es trágico. (…) El ataque a la identidad sexual femenina y masculina está en pleno apogeo y, a menos que más personas se levanten para defender los elementos más básicos de nuestra existencia humana, corremos el riesgo de perder nuestra propia esencia humana”.

Loading...
loading...

1 Comentario

  1. Lo que tenemos que hacer es enseñar a nuestros hijos que no tengan tantos prejuicios así eso niños no sientan tanta vergüenza y tengan otros valores como amor y agradecimiento a esas personas que lo único que quiere es amarlos , siempre sera mejor que un padre que va a comprar cigarrillos y no vuelve o una madre que lo tira en un contenedor

Dejar una respuesta