José Antonio Primo de Rivera no estuvo en el teatro de La...

José Antonio Primo de Rivera no estuvo en el teatro de La Comedia

31
Compartir
loading...

jose-antonio-primo-de-rivera

Por Josele Sánchez para elmunicipio.es

En esta sociedad inculta y vendida a falsos predicadores sabido es que, una mentira repetida hasta la saciedad, termina por convertirse en indiscutible dogma de fe. Así las cosas, sin ir más lejos, nadie cuestiona el millón de muertos de la guerra civil española (cifra extraída del título de una novela de José María Gironella), cuando el número real de fallecidos fue justo la mitad ¡que siguen siendo muchísimos muertos!; se sitúa a México en Centroamérica, pese a que Dios y la geografía quisieron colocarlo en América del norte… Se afirma que Bin Laden fue el primer enemigo capaz de atacar a los Estados Unidos dentro de su propio territorio, olvidando que casi cien años antes, un mexicano, llamado Pacho Villa, ya invadió la ciudad de Columbis; en nuestros colegios e institutos se enseña como Guerra de Los Cien Años el conflicto que libraron Francia e Inglaterra entre 1.337 y 1.453 (y si a este articulista no le fallan las cuentas son ciento trece los años que anduvieron a mamporrazos ambas naciones herejes)…

De idéntico modo (en esta ocasión porque así lo dispuso, en pro de sus propios intereses, el régimen anterior), se habla del 29 de octubre de 1.933 como la fecha de la fundación de Falange Española y se denomina, al mitin que tuvo lugar ese día en el teatro de La Comedia de Madrid, como el “Acto Fundacional”.

Sencillamente, es mentira.

Diga lo que diga la wikipedia (que, aunque muchos no lo sepan, no es Dios), el 29 de octubre de 1.933 ni se fundó Falange Española, ni fue el mitin del teatro de La Comedia el pistoletazo de salida de la organización política que posteriormente fundaría José Antonio Primo de Rivera.

Afortunadamente…

Y es que las mentiras reconvertidas en verdades irrefutables siempre tienen un porqué y, el caso del mítico 29 de octubre de 1.933 no iba a ser una excepción. Al naciente régimen instalado por el general Franco tras la guerra civil, con las cárceles repletas de prisioneros, con los tribunales sumarísimos impartiendo más venganza que justicia, con cientos de miles de españoles expatriados, con mucha patria pero con poco pan, con mucha paz pero sin justicia… le hacía falta envolverse en un ambiente magnánimo, celestial, lírico, prosaico, que endulzara la auténtica inflexibilidad de una tiranía despiadada. Y qué mejor modo de lograr este propósito que utilizando la figura de un José Antonio Primo de Rivera, recién asesinado en plena juventud.

Convertir a José Antonio en mártir de la patria, en El Ausente, en El joven César… no fue un acto casual sino causal, fue el fruto de una estrategia diseñada con minuciosidad y ejecutada de manera impoluta. La Dictadura necesitaba de su ángel bueno, de su Agustina de Aragón, de su propio Jesucristo (compréndase y séame justificada la comparación). El general Franco, a quien no le temblaba el pulso para firmar sentencias de muerte, precisaba de un icono de patriotismo del bueno (que no era precisamente el suyo), de generosidad (de la que él carecía) y de entrega casi apostólica al prójimo más próximo (algo que no estaba al alcance moral del autodenominado generalísimo).

Y todo eso lo encontró en la utilización tergiversada y torticera de la figura de José Antonio Primo de Rivera.

A partir de esta premisa, todo el aparato de agitación, prensa y propaganda de La Dictadura, se afanó en divulgar hasta el aburrimiento la imagen de un José Antonio hermoso, idílico, casi celestial; un José Antonio poeta, abogado, capitán, elegido de los dioses, varonil, eterno… Se organizó el traslado a hombros y en peregrinación de sus restos mortales, desde Alicante hasta El Valle de Los Caídos: Un homenaje festivo para mayor honra de los gerifaltes del régimen. Un carnaval vergonzoso para los auténticos falangistas.

Loading...

Así, mientras el régimen colgaba fotografías de José Antonio en escuelas, universidades, ayuntamientos, juzgados, dependencias públicas, sellos de correos y hasta en las tiendas de ultramarinos, cada vez eran más los españoles represaliados en proporción inversa al número de enchufados por su presunto pasado falangista: Si un estudiante demostraba su pertenencia a la Falange fundacional ya tenía aprobadas las asignaturas de la carrera, aún sin presentarse a los exámenes; y si, además, había sufrido heridas durante la guerra (aunque se tratara de las ampollas causadas por las botas en los pies), se le concedía un estanco, una gasolinera o un puesto de trabajo en cualesquiera de los ministerios.

Claro que esto no lo hizo Franco personalmente. Para perpetuar esta falsificación de José Antonio, El Dictador precisaba de la participación de falangistas de renombre y allí encontró, entre otros, el brazo mezquino y traidor de Raimundo Fernández Cuesta, que vendió su amistad personal y su debida lealtad jerárquica al fundador de Falange Española a cambio de prebendas de las que aún hoy disfrutan alguno de sus herederos bien acomodados, ahora, al amparo del Partido Popular.

La elección del 29 de octubre de 1.933 como Acto Fundacional de Falange Española no fue, como explico en párrafos anteriores, un hecho casual. Fue un hecho causal: Se necesitaba una fecha para inmortalizar y un discurso que rememorar, y si ese discurso era poco consistente (lo que ahora los amariconados denominan light) en materia de libertades y justicia social, mucho mejor. Y es así como llegamos al famoso mitin del teatro de La Comedia, acto que, por demás, dista mucho del listón político e intelectual al que después nos acostumbraría, por fortuna, José Antonio Primo de Rivera.

El José Antonio de aquel 29 de octubre de 1.933 que interviene en el mitin del teatro de La Comedia, apenas tiene treinta años: más allá de una extraordinaria y precoz oratoria, aún es demasiado joven como para ser erudito, aún es demasiado señorito como para ser profundo, aún es demasiado burgués como para ser revolucionario Al José Antonio del teatro de La Comedia le sobra entusiasmo, desborda patriotismo pero carece de contenido ideológico social y está a años luz de sentir y transmitir un compromiso revolucionario por los más desfavorecidos. El José Antonio de aquel 29 de octubre de 1.933 es un bisoño político más cercano a cachorro del fascismo italiano que al referente político y moral de liberación del oprimido en que acabará convirtiéndose un par de años después. Y esto es así por mucho que molesten mis afirmaciones (que sé, de antemano, que a más de uno van a molestar, y además, mucho) y por mucho que sus pretendidos seguidores se rasguen ahora las vestiduras.

¿Vamos, que el José Antonio del teatro de La Comedia, no aporta nada!, o casi nada -por intentar ser del todo riguroso- al extraordinario acervo doctrinal que posteriormente habría de construir. Y es que, a diferencia de Marx, José Antonio no se propone crear una ideología política sino que esta le surge casi sin que él mismo se diera cuenta. Es más, pienso que José Antonio murió sin ser consciente, si quiera, del maravilloso legado ideológico que dejaba. Porque, por citar un ejemplo, las Obras Completas no las escribe José Antonio en vida, no son el producto de unas reflexiones redactadas para su publicación, estudiadas y revisadas (como ocurre con El Capital o con El Manifiesto Comunista), sino una recopilación de todos sus escritos, mítines e intervenciones parlamentarias publicadas después de su muerte. Por eso, si se leen de manera cronológica, se aprecian múltiples contradicciones, o por decirlo de otro modo, se constatan varios joseantonios diferentes según van transcurriendo el tiempo: Una evolución lógica y afortunada que termina por situarlo en el polo casi opuesto al de su punto de partida.

Por todo ello, si quiere celebrarse al José Antonio auténtico, al revolucionario, al creador de un pensamiento político único, que sigue vigente como alternativa política ante el fracaso del neoliberalismo y del comunismo, recomiendo trasladarse en el tiempo hasta el 9 de abril de 1.935, a la conferencia que pronunció en el Círculo de la Unión Mercantil de Madrid y que tituló de una manera tan sugestiva y vigente: “Ante una encrucijada en la historia política y económica del mundo” (recomiendo a lectores avezados la lectura del artículo que a este respecto publicó el profesor José Manuel Cansino y que encontrarán en el fondo editorial de la Fundación José Antonio).

Aquí sí encontramos al José Antonio auténtico, interesante desde un punto de vista intelectual y novedoso desde el mero análisis político.

Un José Antonio completamente distinto y distante del fascismo, implacable con el liberalismo capitalista, enlazado (sí, enlazado por mucho que a muchos moleste) con una buena parte del análisis marxista, magistral en sus aspiraciones (ya mucho más maduras) de una patria grande para todos los españoles, especialmente para los “hambrientos de siglos”.

Ahí, en Círculo Mercantil (y no en el teatro de La Comedia), en 1.935 (y no en 1.933) es donde encontrarán ustedes al José Antonio que ocultó el régimen del general Franco, al José Antonio capaz de concebir una España grande en la que el capital estuviera al servicio del hombre, una España grande en la que la propiedad privada dejara de ser un instrumento de diferenciación de clases y se convirtiera en “la proyección del hombre sobre sus cosas”.

Ese José Antonio no estuvo en el teatro de La Comedia. Ese José Antonio llegó después. Y llegó para quedarse.

Un José Antonio que aspiraba a una España que ojalá algún día sea.

Amén

Loading...
loading...

31 Comentarios

  1. ¡SOBERVIO! ¡PERFECTO!, unavez mas Josele Sanchez lo ha clavado. Nunca nadie lo ha explicado mejor. Nunca antes he leido un articulo tan bueno sobre josé Antono. Ese es el Jose antonio autentico, el que molesta a los francofalangistas que son muchos, que son casi todos. ¿Qué dirá ahora Norverto Pico? ¿Seguirá dela mano de los de Andino y sus secuaces?

  2. Suscribo plenamente todas y cada una de las palabras de Josele Sánchez. El José Antonio revolucionario empieza en el Círculo Mercantil. Lo de antes es poco más que imitación del fascismo. El José Antonio válido despierta tras la marcha de Ramiro. Y ya no hay vuelta atrás. Comienza un camino hacia un nuevo ideario político que el franquismo ha intentado sepultar. Ha intentado y ha conseguido sepultar. Un ideario basado en la autogestión como modelo económico, en la nacionalizaqción de los servicios públicos y en la expropiación de la tierra para entregársela a los pobres. Eso se llama liberación. Y eso es el auténtico pensamiento político de José Antonio

  3. Completamente de acuerdo con tu artículo, José Antonio va evolucionando y en el discurso del Círculo Mercantil la Patria Grande para todos se intuye, esta en todas sus palabras.

  4. Interesantísimo artículo, Josele Sánchez, para meditar, revisar y situarse en la madurez ideológica del pensamiento joseantoniano. Sin menospreciar los orígenes, que tú bien señalas, porque en ello está el mérito de la impresionante y rápida evolución, propia de una inteligencia de superdotado; dejando descubiertas para el futuro las bases políticas de un nuevo sistema.
    Sus seguidores tenemos la obligación moral e intelectual de seguir profundizando en esas bases.

  5. Basura antifranqusta. Vergguenza ajena de que El Municipio publique este artículo ¿No saben quien es Josele Sánchez? pues yo se lo voy a decir. Josele Sánchez ha dicho por activa y por pasiva que es de izquiedas pero es mentira,. es de extrema izquierda ¿Saben ustedes que Josele Sánchez es profesor emérito de la Universidad de La Habana? ¿Creen que el régimen de los Castro regala estas cátedras así como así? Josele Sánchez es un procastrista protegido por la dictadura cubana. Ha publicado articulos a favor de la Teología de la Liberación y de las revoluciones sandinistas y cunanas. Es un marxista que dice ser joseantoniano. Pedro Conde no tiene verguenza de seguir hablando en público. Aún está resentido de que Blas Piñar llegara a lo que él nunca consiguió: sentarse en el Congreso de los Diputados. José Antonio es grande porque el Caudillo quiso que fuera grande. Arriba España. Viva Franco. Blas Piñar, siempre presente

  6. Muchos, de los que ahora pretenden “limar las asperezas sociales” de la Falange, para adecuarla a una especie de partido comparsa de un “Front National” Lepenista, a la española -dentro de las exigencias de la llamada Nueva Derecha que hoy es el norte y guía de lo más “selecto” de la Falange adulterada- se aferran como a un clavo hecho ascua al José Antonio del año 33 cuyo discurso; “ni de derechas ni de izquierdas (repítase esto último hasta un millón de veces) encontró aprobación entre los miembros de la Unión Patriótica del general Primo de Rivera e incluso de afamados tradicionalistas, como Víctor Pradera, que dijo que ahí, en el teatro de la Comedia, no se había levantado ninguna bandera… nueva.
    Hoy en día se llama traidor y se amenaza a los que proviniendo de la extrema derecha “patriótica” experimentan casi la misma evolución hacia posturas que desde otro sentido de Patria (no la que se identifica con el escenario donde los hambrientos de siglos perpetúan su miseria) postulan una sociedad que persiga la abolición de las clases sociales haciendo de España una gigantesca empresa obrera con el capital como instrumento, y no como título de propiedad que faculta para comprar trabajo lo más barato posible. Como es el caso de mi amigo y camarada Ricardo. Pero esta es la realidad de lo que hoy en día viene en llamarse caprichosa y antojadizamente… Falange.

  7. Te conozco Bien, Joselito. Mucho echar mierda sobre el franquismo pero estudiaste en colegio privado, y fuiste a la universidad. Y nada te falto gracias al franquismo. Ahora queda muy progre ir de joseantoniano de izquierdas ¿verdad?. Lo mismo escribes un libro sobre las atrocidades qde Carrillo que lanzas estas proclamas de comida basura. Te he escuchado varias veces acusar a Franco de la muerte de José Antonio. No tienes principios, eres un farsante. Eres igual que la porquería que denuncias de Trueba. Vete a Cuba, que allí te quieren bien y déjanos en paz a los que amamos a españa, a José Antonio y a nuestra gloriosa Cruzada Nacional. Y quienes sentimos respetoy gratitud por lña figura del Generalísimo. Respeto y gratitud ¿me entiendes, Joselito? No te enseñaron lo que eso significa en los Maristas?

  8. Señor Víigía de Occidente, ¡¡¡hágaselo ver!!!, lo suyo es de psiquiatra. Josele Sánchez no solo es un agent6e secreto de Fidel Castro, trabaja para la CIA y algo tuvo que ver en el terremoto de Lorca. Por el amor de Dios, El Cudillo y Blas Piñar a estas alturas. Pensaba que los fascistas como usted ya se habían muerto todos pero veo que alguno queda vivito y coleando. El artículo de Josele Sánchez es lo mejor que se ha escrito sobre José Antonio desde que tengo uso de razón. Así que cuando hablan los doctores los enfermos se callan

  9. No hay que responder a las provocaciones. Dejemos al Vigía de Ocidente que escupa sus insultos. Al final es lo único que saben hacer quienes carecen de razón y han perdido hasta la fuerza. Josele Sánchez sitúa a José Antonio en su artículo en un punto muy interesante. Al afirmar que el José Antonio revolucionario comienza en la conferencia del Círculo Mercantil viene a decir (más que todo lo pasado fuera superfluo) que es a partir de entonces cuando comienza a desarrollars el pensamiento joseantoniano, un pensamiento que dice (y que comparto) invita a la kliberación de los orpimidos (por muy rojo que suene). Dice, y dice bien, que José Antonio coincide en mucho con los análisis de Marx lo que después no le obliga a concluir del mismo modo que el udío alemán. Gracias a esta conferencia nace todo un pensamiento político que desgraciadammente se ha quedado por desarrollar porque a su inspirados lo mataron año y medio depués y porque desde entonces pocos se han preocupado de teorizar y estudiar su obra. Allá por los 70, Cantarero del Castillo publicaba un libro “Falange y socialismo2 que ha sido de las pocas aportaciones rigurosas al desarrollo del pensamiento joseantoniano. “Falange, una mirada al futuro” de Eduardo López Pacual intenta, con más voluntad que éxito pero con interesantes planteamientos, ahondar en este sentido. por eso el comentario de Pedro Conde me parece, como siempre, apropiado. El artículo de Josele Sánchez es muy interesante, sobre todo, porque invita a reflexionar y a seguir teorizando sobre la doctrina de José Antonio. Y a eso nos dedicamos algunos que ya somos muy mayores para entrar en guerras con la extrema derecha ni para afrontar batallas (legítimas pero estériles) como las que propone Antonio Pascual

  10. Quisiera hacer unos comentarios: estando muy de acuerdo en el fondo, no me acaba de gustar el estilo…
    Puede que en algún caso, algún falangista fundacional se beneficiaria personalmente de haber participado en la guerra, pero hubo muchos que no sólo no se beneficiaron, se perjudicaron grandemente, incluso ofrendando su vida. Creo que no es de recibo el decir:
    Si un estudiante demostraba su pertenencia a la Falange fundacional ya tenía aprobadas las asignaturas de la carrera, aún sin presentarse a los exámenes; y si, además, había sufrido heridas durante la guerra (aunque se tratara de las ampollas causadas por las botas en los pies), se le concedía un estanco, una gasolinera o un puesto de trabajo en cualesquiera de los ministerios.

    . Mi padre, afiliado a FE desde el 35, huérfano de padre, te puedo asegurar que no aprobó “por la cara”
    Y yendo al meollo del asunto. Creo que el JA del 35 y del 36, no se entiende sin el del 33. Por cierto, JA reconoció el acto de La Comedia como acto fundacional.

  11. Don Blas; sin duda alguna me he explicado mal en un texto tan corto. No pretendo entablar ninguna batalla absurda contra una extrema derecha que como diría Javier Iglesias, no existe políticamente ni como espantajo del Sistema. Me limito a señalar que desde que la Auténtica fue “suicidada” en el 79, la Falange ante el pueblo español es el símbolo de lo más reaccionario y de derechas que uno se pueda imaginar. Y que está bien que se difunda el pensamiento revolucionario tanto de José Antonio como de Ramiro, al que el primero sorprendentemente sobrepasó incluso por la izquierda.

    La extrema derecha, o ultraderecha o Nueva Derecha, o cualquiera de las versiones de un neofascismo que trata de imponerse sin ningún éxito -por fortuna- en España, me importan un bledo.

    Lo que estamos haciendo en Izquierda Falangista es recuperar un discurso que trata de volver a los principios éticos y socio económicos de una izquierda que queremos nacional, reconocedora de la Sobernía Nacional indivisible del pueblo español y de la jerarquía de los valores espirituales que amaba José Antonio. Puede usted, y todo el que lo quiera, ver en nuestra página así llamada, las propuestas a corto y a largo plazo que queremos dar a conocer.

    Pero le aseguro firmemente que no está en mi ánimo animar a una absurda y ridícula “cruzada” contra la extrema derecha ni aunque tenga nombres tan rimbombantes como la Vigilancia de Occidente, o su Reserva Espiritual o vaya usted a saber qué disparates. Ni tampoco pienso gastar un minuto en contestar provocaciones que vengan de este campo tan desquiciado.

    Un saludo

  12. Magistral el articulo. Me parece que decir algo sobre lo que no se escribe, es propio de los fanáticos. Este artículo creo que en si mismo es bueno, lo escriba, Blas Piñar, o lo escriba Josele. Caso de ser verdad que tendrá que ver el fondo del artículo con cosas ajenas a el.

    En fin es lo que ahí. Cada vez intervengo menos en estos foros. Pero creo que es preciso felicitar en este caso al autor.

    Un abrazo Josele y Arriba España.

  13. Felicidades Josele Sanchez. Coincido con Lola Crespo. Este artículo es lo mejor queche leíeo de Jose Antonio desde hace muchos años. ¿Que el autor es un intelectual de izquierdas? ¡mucho mejor! ¿No han leído el final del articulo? “La España que ojalá algun dia sea… Amé “

  14. A mí me hace gracia ver a Josele Sánchez dando lecciones de falangismo. No olvido que él y su íntimo Julio Anguita crearon el Foro Cívico que fue el embrión de Podemos. Y de aquellos barros, estos lodos

  15. Josele Sánchez qué miserable eres. Escupes tu odio envenenado al Caudillo y llenas tu prloclama de bilis marxista envuelto en pseudofalangismo progresista. Eres una basura a nivel intelectual y despreciable a nivel político. Tu propia porqueria sectaria te convierte en lo que eres, un escritor del que la izquierda se averguenza y que la derecha detesta. Vales menos que tus palabras. ranco fue, como bien ha dicho alguien en este foro, quien hizo grande a José Antonio. Si no fuera por el Generalísimo a ver quién iba a hablar ahora del fundador de un partidito que no sacó ni un diputado

  16. Comparto lo que dice Josele casi al 100% y me hacen mucha gracia los comentarios de franquistas que lo critican… ¡Pobres animalitos en vías de extinción! Alguien debería custodiar el ADN de estos especímenes para que el el futuro se haga un estudio avanzado de la cazurrería política española. Porque los franquistas y, sobre todo, los posfranquistas son profundamente cazurros.

  17. El artículo es sencillamente MAGISTRAL. Leo a Josele Sánchez desde hace mucho tiempo y me parece un periodista de lo más honesto que tenemos en este triste país de mensajeros a la orden de sus amos. Josele siempre dice lo que piensa y lo mejor es que casi siempre estoy deacuerdo con él. Aquí hace un planteamiento extraordinario de José Antonio, demuestra una vez más que ha estudiado al fundador de la Falange mucho más que la mayoría de los falangistas, y claro, cuando una persona de izquierdas se acerca a José Antonio se engancha a partir del discurso del Círculo Mercantil. Yo añadiría el discurso del Cine Madrid para perfilar ese José Antonio auténticamente revolucionario que ofrece una alternativa clara frente al capitalismo sin ningún matiz ya de proximdad al fascismo. El nivel de las descalificaciones aquí vertidas contra Josele demuestra, como muy bien expresa Juantxo García, la catadura moral y el nivel intelectual de la ultraderecha española

    • Es fácil, a toro pasado y tan pasado, hablar mal de Franco y hacer ver que nuestro José Antonio, fue una victima del franquismo, me recuerda a los separatistas catalanes cuando afirman que Franco prohibió el catalán, conocí la figura de José Antonio con apenas 10 años, tengo 72 y gracias al Frente de Juventudes y a un profesor excepcional de formación politica, aprendí a amar la doctrina de José Antonio. Muchas de las leyes sociales y laborales del franquismo, estaban inspiradas en esa doctrina, indudablemente si el presidente del gobierno hubiera sido el mismo José Antonio, las cosas hubieran sido algo distintas, pero no mucho mas. Es la actualidad lo que me preocupa como falangista, que entre unos y otros, estamos divididos, mucho mas que cuando Franco vivía, esa debiera ser nuestra preocupación y no andar criticando a quien, a pesar de todo solo benefició a nuestras ideas, 40 años después es tiempo para que aquellos que presumen de ser los auténticos falangistas, se preocuparan mas por la unidad y el que todos, estuviéramos en el mismo bando, lo que me hace sospechar, de que se trata mas bien de eso, de tenernos divididos, haciéndonos mucho mas daño del que pudo hacernos el franquismo. Lamentablemente, son topos impuestos por el sistema.

  18.       Siempre se dice que la verdad duele, aunque yo la rebajo a que exige. Y lo que nos dice Josele Sánchez en su brillante artículo sobre el 29 de octubre, responde a la más estricta verdad política de aquel histórico día, fetiche por tanto tiempo, de muchos de nosotros que confundíamos efemérides con la realidad se aquel acto. Porque, como nos cuenta el autor, de modo absolutamente objetivo, analítico, aquel 29 de octubre nunca fue protagonizado por el José Antonio falangista, sino por el hombre que en base a unos principios de formalismo familiar o tradicional, más tarde, transformaría en un cuerpo doctrinal muy lejos del discurso conservador del Teatro de la Comedia. Pero reconoce esto, cuando se nos da una imagen tan estereotipada del personaje y de la fecha, duele a demasiada gente con prejuicio azul. Josele, desde la observación intelectual, nos avisa de esta verdad y nos observar el contenido y el continente del acto. Y entonces todo resulta coherente y justiicado al proclamar, con audacia justa, la ausencia del José Antonio idealizado, en un 29 de octubre tan mítico como manipulado. Menos mal que existen escritos como el de Josele Sánchez, poniendo los hechos tal como son y no como algunos los presentan.  Gracias, Josele,

  19. Ya está el comentario que faltaba: El de Eduardo López Pascual. Con Pedro Conde y Josele Sánchez: El Trío Calavera de la Falange Roja. Vuestro discurso sí que está pasado de moda. No convencéis a nadie. Sois incapaces de aglutinar a 4 que os sigan. Ya sólo os falta el apoyo de Ricardito Sáenz de Ynestrillas porque el de Anguita Josele ya lo tiene. Viene con él puesto desde casa. Pues aviso para navegantes. El MFE ha convocado el sábado 14 de noviembre una mesa redonda en Madrid en la que está previsto que hable Josele Sánchez. Aún no han anuniado lugar ni horario pero habrá que estar pendientes para acudir a ver si se expresa igual de bien a la cara de auténticos falangistas. Porque esconderse detrás de un artículo es muy fácil. Y un recuerdo a todos los camaradas de Democracia Nacional. Este Josele es el mismo que suspendió su conferencia en Castellón porque dijo que no se mezclaba con fascistas

  20. 29 de octubre LXXIX Aniversario del asesinato de Ramiro Ledesma Ramos Fundador del Nacional-Sindicalismo. Falange siempre ha sido una versión derecho ada del mismo a partir de 1935.
    Leer:
    Libro: ¿Fascismo en España?
    Publicación: La Patria Libre
    1935.

  21. No puedo por menos que comenzar este comentario con mi más cordial ENHORABUENA a quien ha sido capaz de escribir este certero artículo que da absolutamente en el clavo de lo que muchos consideramos que es el auténtico falangismo y el José Antonio que reivindicamos.

    Frente a las francofalanges, los frikifachas de todo tipo y los pseudofalangistas mamporrreros de la burguesía, de la oligarquía y del capital, no cabe sino el desprecio por su sumisión repugnante a lo que ha sido la violación de la Genuina Falange por parte de Franco y sus secuaces, su asesinato con la aquiescencia de los traidores dentro del falangismo, y su vaciamiento, manipulación, tergiversación y explotación por parte de los enemigos de la lucha obrera, sindicalista revolucionaria y socialista que implicaba el genuino nacionalsindicalismo.

    A los falsificadores y a sus mamporreros, todo nuestro desprecio. Desde Izquierda Falangista defendemos la verdad, venga de donde venga, y nos solidarizamos con el autor de este brillante artículo sin fisuras. La basura fascista, reaccionaria y bocazas seguirá vomitando su veneno amparados en el anonimato que proporciona internet a los cobardes.

    • Muchas gracias Ricardo Saenz de Ynestrillas por tus palabras en nombre de Josele. El artículo sensacional como todo lo que escribe el bueno de Josele. Lástima que los trasnochados francofalangistas que siguen vivos, permanezcan todavía en las cavernas de la intransigencia y la ignorancia. A Josele Sánchez le pasa exactamente lo mismo que a nuestro fundador. Se llevaba hostias de la derecha y de la izquierda. Ignoro quién será el pseudo-intelectual “vigía de occidente” aunque tampoco tengo ganas de conocer a alguien que se esconde tras un pseudónimo. A quién sí conozco bien es a Josele, que ha superado perfectamente los términos “izquierdas” y “derechas” para situarse en una posición de coherencia y dignidad, pero sobre todo valentía. Lo único que he de echarle en cara es el hecho de desperdiciar su valioso tiempo, para escribir en medios al alcance de esta cuerda de mercachifles fascistoides, que deberían estar quitándose el polvo de la ropa o echando uno bien echado si es que todavía se les empina

  22. Es de recibo empezar felicitando a Josele, valiente y certero, pero no quiero dejar pasar la ocasión de felicitar a nuestros entrañables parásitos ideológicos, también por su valentía, pues no es fácil reconocer en público que no tienes puta idea de lo que estás hablando.
    Curiosas acusaciones de “extremoizquierdista” de parte de los que se dicen “ni de izquierdas ni de derechas” pero defienden al capitalismo por encima de cualquier dios u hombre, de los que para defender a su generalillo acaban insultando a JAPR.
    JAPR no hubiera sido nadie sin el generalillo, rebuznan, pero ¿no fue el generalillo el que tuvo que pervertir su doctrina y su figura para ser alguien y así crear, en gente incapaz, la capacidad de creer que creen en algo? Porque por si mismo no fue capaz de nada excepto por la fuerza.
    Puestos a escoger prefiero al farero de Capdepera que al vigía de Occidente
    PS Perdona Josele por dedicarles tiempo a quien no merece ni ser enseñado y apenas unas palabras a quien merece enseñar. Un abrazo y ¡¡¡Arriba España!!!

  23. si no fuera por “(lo que ahora los amariconados denominan light)”, huviera parecido que el texto está escrito por una persona ajena a los ultraderechistas que se están cargando la imagen de Josea Antonio…

  24. El rojo me llaman facha; el facha, rojo. ¿A qué juicio me atengo? ¿Quién de los dos está equivocado? ¿Los dos? Que lo debatan entre ellos. Yo sí sé quién y qué soy: ESPAÑOL HASTA LOS TUÉTANOS. Y ese título no voy a consentir que ninguno de los dos me lo arrebate.
    El problema de ambos, facha o rojo, es la mentecatez: falta de juicio y sobra de necedad.
    Si les diera por pensar un poco, otro faro de occidente iluminaria su cerebro en sombras.

  25. Qué simplones son en sus juicios estos “vigías de occidente”. Fruto de sus muy escasas lecturas. En el caso concreto de José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco, sin negar la españolidad de ambos, no se trata de contraponer sus figuras si no de contrastar qué tipo de nación y Patria quería el uno y el otro. Estudiar en qué ha acabado la España de Franco, con la restauración de una monarquía borbónica prutefacta y un sistema liberal capitalista y, por otro lado, analizar el potencial ideológico joseantoniano para una futura España, que pueda retomar la riendas perdidas de “su misión de destino” con un sistema político-económico aún inédito pero esperanzador para el mundo después de la evidente e imparable decadencia de aquel y la desaparición del comunismo como alternativa.

  26. El artículo es pluscuanperfecto. No le sobra ni una coma. Ni se pasa ni se queda corto. Lo justo por fin para una ideología siempre tratada de forma inculta. ¿Que Josele Sánchez es de izquierdas? Ya. Mejor. Más valor tiene su mensaje. A quienes pretenden su linchamiento público darles las gracias. No tenía ni idea de la mesa redonda convocada por MFE para el sábado por la mañana y acudiré encantado a escucharle a pesar de la participación de Toledano, vinculado de siempre a la extrema derecha, y que no me gusta nada. José Antonio merece intelectuales como Josele Sánchedz que se acerca a su pensamiento libres de prejuicios y que lo analizan desde el rigor y la honestidad. Gracias pues al izquierdista Josele Sánchez

  27. NI DERECHISTAS DECLARADOS (POR LO MENOS SON SINCEROS) NI SOCIAL-LIBERALES BURGUÉSES DISFRAZADOS DE UN “AUTENTICISMO” TRASNOCHADO. UNOS NO CONVENCEN, LOS OTROS YA NO ENGAÑAN.

Dejar una respuesta