Sobre el 29 de Octubre

Sobre el 29 de Octubre

1
Compartir
loading...

Jose-Antonio-Primo-de-rivera

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

Nada de un discurso de nostalgias inertes. Estrictamente memoria para una fecha simbólica. Cuando en abril de 1937 un hombre nefasto para la falange llamado General Franco publicó el Decreto de Unificación, dejó de ser la verdad falangista un referente de autenticidad. Antes, en otro año más esperanzador, José Antonio Primo de Rivera fundaba -teóricamente-, Falange Española que traía a los españoles un futuro henchido de patria, pan y justicia. El General Franco vino a demostrarnos que, el caudillaje impuesto, la filosofía del autoritarismo, primaría más que el mensaje limpio y nuevo de un pensador para un pueblo, en definición hermosa de Adolfo Muñoz Alonso.


Leer más: – El desprecio de Franco a José Antonio Primo de Rivera

Aquel esquivo protagonista, Franco, y todos los Francos del mundo-, suponía que su sola presencias bastaba para que un pueblo, o un hombre se sometiera al dictado de su política, obviando claramente, que la historia juzga a quienes se creen en posesión de la fuerza, y pone a cada uno en el lugar que le corresponde. Algo que José Antonio, así, a secas, que todos le nombren así, vino a desmontar con su ejemplo y su muerte, asesinado por otros que querían quebrar su instancia y su decidido propósito de renovar un país en llamas de pobreza e injusticia, incluso antes de aquel 29 de octubre, en que nació la Falange.

Loading...

Era el tiempo en que todo en España estaba revuelto, donde las virtudes de la voluntad popular, venían siendo conculcadas por grupos perfectamente organizados, no para asumir el voto sincero de los ciudadanos, sino para manipular la verdadera intención sufragista de los españoles, inertes o incapaces de provocar un auténtico cambio democrático, para la paz, la integridad y la dignidad de todos… El 29 de octubre de 1933 se presentaba como necesario, acaso como urgencia, para restablecer unos mínimos de esperanzas y deseos mejores. La crítica que ofrecía a las situaciones concretas de aquel tiempo, son tal vez hoy día, tan posibles como ahora mismo.


Leer más: – Camisetas de José Antonio Primo de Rivera

Y ahora, cuando otros políticos emergentes, y no tanto, se confiesan continuadores, al menos, de algunas fórmulas sociales y económicas de entonces, sin que nadie aparentemente se rasguen las vestiduras, notamos con orgullo como aquella fecha, indeleble en nosotros y en muchos aunque no lo manifiesten por desconocimiento o por perversión- que de todo hay en la viña del Señor-, mantiene a los 82 años de su declaración toda la frescura y la tensión de un discurso para un entero pueblo. Hoy la sociedad, no quiere ni dictadores, salva patrias ni conspiraciones ad hoc, sino que aspira a una leal democracia que es, en traducción libre de las palabras de José Antonio, el fin al que aspiran los hombres de buena voluntad.

Por eso, quizás porque nuestra sociedad aun esta huérfana de una verdadera justicia, de una auténtica dignidad personal, de una íntima consideración como ciudadano, parece necesario el recordar cuanto nos ilusionó un histórico 29 de octubre de 1933. Desde luego no para adornarlo con estampas de parafernalia y de desfiles, porque solo se justificaría otra fecha igual, si somos capaces de entender su alma y su pasión, su componente de sueño y de realidad, su deseo de transformar de modo sereno, pero radical, toda una estructura capitalista que nos ahoga y nos diluye como personas y como pueblo.

Cuando en octubre de 1933 José Antonio Primo de Rivera fundaba Falange Española, un clima de honor y de razón, una aventura de patria, pan y justicia, empezaba a nacer en las entrañas de los españoles. Hagamos pues, que esas señas de identidad, no se traicionen ni se oculten, que España sigue a la espera.


Leer más: – Tres breves argumentos antifascistas en José Antonio Primo de Rivera

Loading...

loading...

1 Comentario

  1. ¡Bravo, Eduardo! Francisco Franco fue un hombre nefasto no sólo para la falange sino también para España porque además de someterla durante 40 años a una dictadura militar impidió que la revolución que llevaba siglos esperando se realizara. Franco fue el culpable de la desaparición casi absoluta del pensamiento joseantoniano que nos sigue hasta nuestros días

Dejar una respuesta