Rajoy se enfrenta a conflictos internos en Moncloa, Génova y el Congreso

Rajoy se enfrenta a conflictos internos en Moncloa, Génova y el Congreso

0
Compartir
loading...

rajoy

Mariano Rajoy se mostró impasible, como si todo estuviera en orden dentro del Partido Popular y lanzando consignas claramente de precampaña. Este lunes, se reunió con el Grupo Popular en el Congreso y en ningún momento se refirió al caso Soria y sus consecuencias para Luis de Guindos. Ante el silencio del líder, ningún diputado hizo uso del turno de réplica, como viene siendo habitual en las reuniones internas del partido, a no ser que previamente se haya dado la orden de ensalzar a Rajoy, como ocurrió en recientes comités ejecutivos.

LD / Para Mariano Rajoy, el caso Soria es parte del pasado y no tendrá repercusión electoral en los comicios vascos y gallegos, y menos aún en caso de unas terceras elecciones. Este martes, Guindos comparecerá en la comisión de Economía y dará la versión oficial de los hechos. Y, ya el miércoles, se hará la foto con él en la presentación de sus memorias para dar a entender que todo está en orden. Todo el PP estará allí para observar la escena. Fin de la historia, según el entorno del presidente en funciones.

No lo ven así en sus propias filas. Mariano Rajoy no dijo nada sobre la crisis y nadie le preguntó, pero en cuanto los diputados se alejaron del jefe, la polémica y sus derivadas monopolizaron las conversaciones. “No se puede hacer peor”, reconoció un integrante de la dirección, que participó en los corrillos informales posteriores a la reunión. “Esto no va a desaparecer como si nada y, lo que es peor, ha puesto de manifiesto nuestras miserias internas”, apuntó un veterano de las Cortes.

Parlamentarios y altos cargos del Partido Popular -entre ellos, vicesecretarios generales- observan de forma cada vez más clara “el derrumbe” del Ejecutivo, con ministros que arrastran importantes enfrentamientos. Y es raro el que no cite el papel de la vicepresidenta, para bien o para mal. “O estás con Soraya o estás contra ella”, según el resumen de un diputado, para quien el hecho de que el gabinete esté en funciones ha servido para agravar la situación. “Están aburridos y se dedican a conspirar (…) Muchos de ellos llevan ya mucho tiempo quemados, a la espera de recambio”, remató, siempre sin cámaras delante. Cabe recordar que, en opinión de algunos, parte del problema es que Guindos se postuló como posible vicepresidente económico “e incluso algo más arriba”.

La enemistad entre Santamaría y Cospedal

Loading...

La brecha no existe solo en el seno del Ejecutivo. Soraya Sáenz de Santamaría avisó el pasado viernes de que “un Gobierno en funciones no cuenta con la confianza de la Cámara y, por tanto, no está sujeto al control”, por lo que Guindos no comparecerá en un pleno monográfico y urgente, como así le solicita la oposición. Si bien, Ana Pastor, que rectificó su posición inicial, mostró este lunes su voluntad de convocar ese pleno, aunque se cuidó de no fijar una fecha hasta que el Gobierno le informe de su disponibilidad, informa Ketty Garat. “Que nadie dude de que Pastor ha hablado de todo esto con Rajoy. Otra cosa es que lo haya hecho con Soraya”, se deslizó desde el Partido Popular, dando a entender una fricción entre ambas que no es nueva.

Y del Congreso a Génova, donde el caso Soria volvió a poner encima de la mesa su batalla soterrada con Moncloa. Así lo cuenta un fontanero de la sede nacional: “Cuando salió el nombramiento, desde el Gobierno no se nos informó de nada y, cuando nos mandaron el papel, no se sostenía. Cospedal -que fue la primera que dio la cara, al término de una reunión de la Ejecutiva del Partido Popular- compareció sin apenas información”. De hecho, que Santamaría se desentendiera del caso a los pocos minutos de salir la noticia provocó un enorme enfado en la cúpula nacional. “Yo no soy la portavoz del Gobierno, como se pueden imaginar”, llegó a decir públicamente la secretaria general de la formación.

Este diario ya informó de que un ala del Partido Popular no dudaría en plantar batalla a la vicepresidenta para impedir que logre el control del partido, y Cospedal podría no quedar al margen, llegado el caso. “¿Cómo puede la vicepresidenta no dar la cara sobre un nombramiento que hace el Gobierno?”, se le recriminó desde un sector proclive a la número dos del Partido Popular. Del otro bando precisan que Santamaría nunca estuvo a favor de que Soria fuera colocado en el Banco Mundial. Mientras, los vicesecretarios más jóvenes, que quieren tener un papel relevante en el futuro, tratan de esquivar el fuego amigo. Pero “es muy duro salir a dar la cara sin saber qué es lo que ha pasado”, comentó recientemente uno de ellos.

Mariano Rajoy, cansado pero con fuerzas

La enemistad de la vicepresidenta y Cospedal, la división en el seno del gabinete, el desafío de Moncloa al Congreso… Los conflictos se multiplican, pero Rajoy cree que no le pasará factura y que puede controlar la situación, como ha hecho hasta ahora. “En tiempos de dificultad, se tienen que quedar los buenos e irse los malos”, se reivindicó en su tierra, donde abarrotó la plaza de toros de Pontevedra -12.000 personas- de la mano de Alberto Núñez Feijóo. Nadie le tose internamente. “Está cansado físicamente” pero “muy fuerte moralmente”.

Según el Partido Popular, sin congreso nacional de por medio, volverá a ser el candidato si se abren de nuevo las urnas en diciembre. Y él parece haber asumido esa posibilidad, aunque en una charla informal con algunos diputados reconoció “el hartazgo” de la ciudadanía y pidió esperar hasta después del 25S. Antes, por si acaso, sus consignas parecieron claramente de campaña. “Estamos en una situación de bloqueo provocado, con meridiana claridad, por el señor Sánchez”, destacó a micrófono encendido, para a renglón seguido advertir de que su actitud tendrá consecuencias económicas para el país. “Todo esto no es gratis”, zanjó.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta