LGTB… ¿Faltan letras?

LGTB… ¿Faltan letras?

0
Compartir
loading...

Orgullo Gay

Por Carlos León Roch para elmunicipio.es

En estos días en que millones de personas en España (cientos de millones en el mundo) celebran alborozados/as/es el llamado Día del Orgullo Gay con llamativas manifestaciones y coloristas espectáculos, acatados primero, respetados y finalmente promovidos por muchas instituciones de diferente consideración político-social, todos lo que nos movemos en el ámbito de la heterosexualidad (antes decíamos de la normalidad) analizamos las siglas, otrora enigmáticas, que nos han sorprendido a médicos en general y a psiquiatras (muchos ilustres, como el prf. Dr.López-Ibor), formados durante siglos en la consideración de “desviaciones” las cuales eran susceptibles de los oportunos diagnósticos y tratamientos médico-psicológico. Su acreditada docencia ha impregnado nuestros conocimientos irreversiblemente.   Naturalmente, todo esto está referido al siglo pasado, en cuyo último tercio, la poderosa asociación de psiquiatras estadounidenses acordó, tras acalorado debate, retirar la homosexualidad en su relación de alteraciones patológicas.

En muy pocos años, todas las variantes que, genéricamente, se incluían en el término”homosexualidad”, han ido adquiriendo identidad propia, recogida en las ya famosísimas siglas LGTB, a las que recientemente le suelen añadir una “I” (de intersexual, término que no sé en qué complementa el precedente de “B”, bisexual).

Loading...

Nos consta que la aceptación de esas normas de diversidad y libertad sexual, así como el resto de normas que afectan a la educación, a la sanidad y, entre otras, a las propias FF.AA. constituye una obligación para todos nosotros, los “hetero” (normales, decíamos antes; entendiendo la norma como lo más frecuente, lo habitual).      

Ahora que, al parecer, se va a tramitar un Ley LGTBI de ámbito nacional es posible que, en ampliación de los derechos igualatorios pretendidos, puedan ser incluidas en esas siglas dos letras más: la”I” y la “Z”.

En el primer caso, se trata de considerar el incesto, (la realización de los actos sexuales entre familiares en primer grado) pueda ser considerada como otra alternativa de la diversidad. En épocas más profundas de la Historia, esta relación se prohibía por las probables consecuencias nefastas para la descendencia. Pero hoy, con cien mil abortados en España al año, algunos más no importan demasiado.

Por último, la “Z” incluiría el derecho a la zoofilia (realización de actos sexuales entre ser humano -varón o hembra- y animales). Posiblemente, en este supuesto puede haber más controversia que en el incesto ya que los animalistas (los que defienden los derechos de los animales, en practica equiparación con los humanos) pueden objetar que sea necesario obtener el consentimiento acreditado del animal. No siempre va a ser factible.  

Loading...
loading...

Dejar una respuesta