“Orgullo & Holocausto”

“Orgullo & Holocausto”

2
Compartir
loading...

Orgullo Gay

Por Carlos León Roch para elmunicipio.es

Al oír el vocablo “holocausto”, a todos nos viene a la mente -y al corazón- el terrible crimen cometido a millones de judíos, por el mero hecho de serlo, cometido por muchos alemanes en el siglo pasado. Y es preciso hacer una abstracción para asignar dicho horrible vocablo a otros muchos hechos similares producidos a lo largo de la Historia. Desde las persecuciones romanas a los cristianos; el atroz exterminio armenio; las fosas de Katyn; Ruanda, con 800.000 asesinados por pugnas tribales y tantas y tantas atroces matanzas de seres humanos, son innumerables los holocaustos sufridos por la Humanidad. Y, sin embargo, inevitablemente, al oír el término, siempre nos viene a la memoria la atroz masacre de los judíos… Tanto es así que ya no es preciso completar “holocausto con judío”, porque el gran poder del movimiento sionista e israelita mundial, pujante en USA ha logrado tornar un concepto genérico (holocausto) en un nombre propio, definitorio.

Loading...

Por otro lado, también, hasta ahora, personalmente sentía orgullo (cierta vanidad) por mis personas, instituciones o cosas queridas. Mi maravillosa familia; mis ocho amigos eternos, mi prometedora ciudad; mi mar, mi humanitaria reconfortante profesión; mi infortunada patria…

Estos días, el también poderosísimo lobby LGTBI, ha logrado pasar de pertenecer o divulgar a ese grupo de diferentes y legales orientaciones sexuales que todos conocíamos como el “orgullo Gay” a suprimir el neologismo “gay” y convertir de sustantivo común a hacer sustantivo y “nombre propio” al vocablo Orgullo. Todos los periódicos, las emisoras de radio y TV, los comentaristas resumen todos los actos, los desfiles en “El Orgullo”.

Para los que no forman parte del colectivo LGTBI…(93% de la población española) , entre los que me cuentro, ya no es fácil sentirse orgullosos de otras cosas (como las que he mencionado) sin que se nos incluya -involuntariamente- en ese colectivo.

Al menos, mientras no sea obligatorio.

Loading...
loading...

2 Comentarios

  1. Pero ¡hombre! o ¡mujer!, si sois homosexuales, no hace falta que os sintáis orgullosos, sentíos simplemente normales, como lo siente el heterosexual normal, no el chulo putas. Os habéis aplicado y nos queréis aplicar la ley del péndulo, pasáis de un extremo a otro, lo cual noS sitúa en el terreno de los excesos opuestos; alejados del punto de equilibrio que es el normal para convivir en sociedad. Aparte de que al colocaros ahora en el otro extremo, después de haber sufrido injustamente el desprecio y la incomprensión en el otro, al hacerlo con ese exceso, disfrazado de Orgullo, la mayoría de los que se manifiestan en estas fechas parecen ocupar el campo del Gran Ridículo con sus fachendosas vestimentas y su gestos procaces contra quienes nada tenemos contra un homosexual decente, honrado, recatado y NORMAL. ¿Cómo verías una fiesta multitudinaria de los heterosexuales, que podría ser muchísimo mayor, ya que somos el 90 ó 93% de la población y sólo vestidos con la ropa corriente del día a día, proclamando la JORNADA INTERNACIONAL DEL ORGULLO HETEROSEXUAL? Yo que soy de esta condición, heterosexual, me adelanto a calificarla. ¡RIDÍCULA!

  2. NUÑO DE CASTRO, no olvide usted que detrás de ese Día del Orgullo Gay hay ya un negocio capitalista internacional del que presumiblemente cobren, y mucho, sus organizadores, gays o no.Por eso cada año parece ir a más, como todo negocio bien montado. Y no me hago maricón porque no puedo, “porque lo que no es posible no es posible y además es imposible”. Pero, de paso, intentaría forrarme.

Dejar una respuesta