Lumbalgia: ¿cómo tratarla de manera efectiva?

Lumbalgia: ¿cómo tratarla de manera efectiva?

0
Compartir
loading...

lumbalgia

La lumbalgia, o lo que es lo mismo el dolor localizado en la parte baja de la espalda y que puede afectar más allá de la misma hasta alcanzar los glúteos e, incluso, comprometer las extremidades posteriores, es uno de los principales motivos de consulta en los servicios médicos españoles. Además, y de acuerdo con la especialista en Traumatología del Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol, Laura Ameneiro, “es la primera causa de discapacidad en mayores de 50 años y la más frecuente en las bajas laborales” A esto hay que sumar el hecho de que la lumbalgia no entiende ni de sexo ni de edades, aunque esto último también puede llegar a ser determinante con el paso del tiempo. Siendo así, ¿qué se puede hacer ante la lumbalgia?

Aunque no hay un remedio efectivo al 100% ni que se pueda aplicar a toda la población, lo cierto es que el tratamiento de andulación, que cuenta con certificación sanitaria, ha demostrado dar excelentes resultados y son los mismos pacientes los que lo recomiendan. Se basa en una combinación de calor por infrarrojos, una estudiada ergonomía y vibraciones mecánicas.

Además de conseguir que los pacientes observen una disminución del dolor de la zona afectada, también se puede decir que mejora su calidad de vida porque a ello hay que sumar el hecho de que el dispositivo creado para este tratamiento (llevado a cabo por HHP en colaboración con fisioterapeutas, la comunidad científica, universidades y médicos) no sólo actúa en la zona afectada también tiene un efecto positivo en el resto del organismo del paciente. Con esto se consiguen dos cosas: que se recupere y también que su salud se mantenga.

Loading...
Loading...

¿Cómo se produce la lumbalgia?

Cuando se produce una obstrucción de una articulación vertebral o bien hay un esguince en la espalda, esto puede derivar en lumbalgia, que se caracteriza por ese dolor repentino que puede o no ser pasajero. El mero hecho de contar con malas posturas o realizar un movimiento brusco en un momento determinado puede hacer que se tenga una lumbalgia.

Lo que nota la persona afectada, además del dolor, es que las articulaciones permiten una movilidad menor a la que se está acostumbrado porque éstas se bloquean. Estos bloqueos al tener lugar cerca de terminaciones nerviosas pueden ir aparejados de fuertes dolores que llegan, a veces, a incapacitar a la persona a hacer incluso sus tareas más cotidianas.

Aunque no es lo habitual, las lumbalgias también pueden tener su origen en una hernia o bien en constricciones en las articulaciones verticales que devengan de inflamaciones o tumores.

¿Cómo tratar la lumbalgia?

  1. Terapia de andulación. Para recibirlo el paciente tan sólo ha de permanecer inmóvil y tumbado boca arriba.  Y puede usarlo cómodamente en su casa.
  2. Acudir a un especialista. Además de lo anterior, no está de más el que se trate de eliminar ese bloqueo que es el causante de la lumbalgia. Para esto, hay que acudir a un especialista que se encargue de poner todo en su sitio, en el caso de que exista un bloqueo en la articulación vertebral.
  3. Medicación. El dolor es lo primero que habrá que tratar como medida para aliviar al paciente de una manera rápida. Para esto algunos medicamentos están muy indicados, como es el caso de los analgésicos, los antiinflamatorios o los anestésicos locales. Incluso hay veces que hay que recurrir a inyecciones para tratar la zona afectada.
  4. Ir al fisioterapeuta. Si el lumbago tiene su origen en tirones musculares o espasmos puede encargarse un fisioterapeuta del paciente. Eso sí, por norma general, éste habrá contado con fármacos antes porque el dolor inicial suele ser demasiado intenso.
  5. Frío o calor. No todos los pacientes reaccionan de la misma manera a los tratamientos y aunque se suele asociar el tratamiento de calor como de alivio para una lumbalgia, lo mejor es probar ambos y ver con cuál de ellos se obtienen mejores resultados.
  6. Higiene postural. A la hora de realizar una tarea, sea la que sea, siempre hay que tratar de no forzar al cuerpo y evitar los movimientos bruscos. Aunque haya que coger peso, éste ha de estar repartido y hay que ayudarse de las piernas, que no de la espalda directamente, para poder hacerlo.
  7. Acupuntura. Hay más medidas terapéuticas, pero ésta también puede llegar a funcionar en algunos casos. Eso sí, como en todos los puntos anteriores en los que intervienen especialista, es muy importante saber a qué consulta se acude.

Aunque una persona piense que tiene su espalda en perfectas condiciones, la doctora Ameneiro asegura que de hacerse una resonancia magnética a toda la población adulta, lo más seguro es que un tercio de aquellos entre 30 y 40 años tuvieran alguna problemática. Y se llegaría hasta un 60% si se habla de personas entre los 40 y los 50. Pese a todo, no siempre que “duele la zona baja de la espalda es por un problema de columna vertebral”, apunta Ameneiro, por lo que no está de más el hacer un sencillo test online y salir de dudas a este respecto.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta