Necesitamos líderes en Falange Española

Necesitamos líderes en Falange Española

1
Compartir
loading...

Bandera Falange

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

Estoy comprometido con la Falange Española desde la caída del anterior régimen, en 1975, en que tras un breve periodo de tiempo en Falange Española de las JONS, dirigida por Fernández Cuesta, me afilié a Falange Española de las JONS (Auténtica), por razones personales de fidelidad al mensaje Joseantoniano, bajo la presidencia de Pedro Conde y, la presencia de Narciso Perales y Miguel Hedilla, que representaban la coherencia militante del nacional sindicalismo. Solo la pertenencia del que fuera III Jefe Nacional de Falange Española de las JONS, Narciso Perales, acompañado por los carismáticos Pedro Conde y Miguel Hedilla, fueron para mi argumento más que suficiente para incorporarme en cuerpo y alma a la fidelísima nueva imagen de los falangistas.

Además, quiérase o no, los responsables de aquella primera Falange Española de las JONS (Auténtica) de finales de los setenta y primeros de los años ochenta, tenían no solo la responsabilidad sino algo muy importante como era personalidad, carácter de líderes, y carisma, que debiera de ser un elemento insustituible para encabezar un proyecto político nacional.

En otra parte, otra formación falangista tenía a Diego Márquez como banderín de enganche porque el que fuera presidente de los Círculos doctrinales, poseía también – no voy a negarlo-, condiciones para ser líder de su partido. Ocurrió que los problemas que siempre han acosado a los falangistas como la ansiedad, aspiración o deseo de heredar el ideal del Fundador de Falange Española, más graves equivocaciones que todos tuvimos, incluso los afiliados de a pie, hicieron inviable el asentimiento de Falange Española en nuestro sistema democrático. Algo que nos barrió del arco parlamentario, y si encima, esa actitud hizo desparecer a nuestros líderes, parecía clara nuestro descenso a los infiernos políticos. La tercera visión falangista, dirigida por Sigfredo Hillers tampoco evitó las luchas entre nosotros; y al final, la Falange Española se encontró huérfana de hombres con la exigente categoría social y política como para conseguir un reconocimiento que hoy brilla por su ausencia.

Falange Española en la actualidad carece de personas con una reconocida presencia política: huérfana de Líderes con el carisma necesario para que miles de camaradas notaran la oportunidad de seguir para recobrar cuando menos el respeto que merece una doctrina como es el nacional sindicalismo. Nos faltan líderes, alguna otra formación azul como pueda ser el Movimiento Falangista de España, Falange Auténtica o esa fantasmagórica Falange anti capitalista que lleva Ynestrillas, no ayudan sino todo lo contrario a encontrar esa persona capaz de aglutinar desde su prestigio personal, desde su peso social, desde su entidad política el puesto que todos los falangistas suspiramos.

Loading...

Cierto que quienes hoy llevan el peso de la responsabilidad falangista, tienen por mi parte, el cariño y la mayor consideración por su fidelidad y su entrega a la causa nacional sindicalista, pero eso no es óbice para observar que tienen muy poco o ninguna importancia institucional o política, y ni siquiera social, nuestros líderes, por acción u omisión, pasan sin peso ni gloria por la sociedad española, y es que, con tristeza, veo que no están en el mundo de la política. Carecen en definitiva del reconocimiento expreso de nadie. Y hasta que el edificio falangista no tenga ese líder, ese guía y ese hombre o mujer que concite la atención de los españoles, me temo que continuaremos caminando solos.

Necesitamos líderes para Falange Española. Es urgente que nos conduzca una potente personalidad, con nombre, con fuerza social, con evidente fama o prestigio que haga posible el renacimiento de nuestra Falange Española. Y todo esto dicho sin acritud y sí con todo el respeto del mundo.

Puedes ver más artículos sobre Falange Española >>>>>>>

SABE EL PUEBLO ESPAÑOL QUE QUIERE EL NACIONAL SINDICALISMO

Falange Española y su anticapitalismo

Sigfredo Hillers, un camarada inasequible de Falange Española

Loading...

loading...

1 Comentario

  1. Lo que le han sobrado a falange han sido líderes de opereta como los que se nombran en el artículo. También le han sobrado estatutos prevaricados para mantenerse los “jefes” en sus “jefaturas” eternamente. La organización que se nombra de la “transición” fue el mayor fracaso falangista de la historia, a eso lleva el culto a la personalidad.
    Nos importaría un comino lo que hagan en sus “falanges” si no fuera que insisten en llamarse Nacional-Sindicalistas, condición que no reúnen en lo más mínimo. El Nacional-Sindicalismo no cree en “líderes” sino en la preparación y formación de las bases, representadas en Juntas y como ente central de todas las Juntas un Triunvirato. Naturalmente las Juntas y el Triunvirato son elegidos por democracia directa sindical, de abajo hacia arriba, y no pueden tener cargo de representación los mayores de 45 años.

Dejar una respuesta