Carta a un paciente de psiquiatría

Carta a un paciente de psiquiatría

0
Compartir
loading...

Una psiquiatra con un paciente en una consulta de psiquiatría

CARTA A UN PACIENTE DE PSIQUIATRIA

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es 

(Parece que no se puede ocultar más la situación de alguno)

Loading...

Palabra que no tenía intención de escribir esta carta abierta dirigida con mucha pena, porque los males de la gente me entristece. Pero también alguna vez hay que ser leal en el diagnóstico de los enfermos. y parece que la situación mental de alguien que envía sus comentarios en este periódico digital (El Municipio), está sufriendo una crisis importante a la vista de sus reiterados mensajes dirigidos a un humilde servidor. Por eso estas líneas, para tratar de restarle preocupaciones por mi persona. Que no se moleste más, no vale la pena, cumpliré 79 años el mes que viene y con franqueza, a estas alturas de la película ninguna tontería me hace efecto; conmigo pierde el tiempo. Ya sé que esta enfermedad, la mental, que al parecer sufre, es difícil de curar, pero si hace un esfuerzo quizá vaya mejorando poco a poco. En cuanto se olvide de mí, aunque tampoco me importa demasiado, porque la verdad, resulta significativo que todos sus comentarios los haga siempre, o casi -no conozco otros-, sean en respuesta, naturalmente crítica y negativa, y a veces con vocación de insultar, a cualquier cosa que yo opine o escriba. Un auténtico indicio de alteración psíquica, pues entra en eso que conocemos como manía, fijación, obsesión y otras señales nunca positivas con las que este señor, por decir algo, se medica conmigo-

Debo añadir que como lo considero un paciente psíquico, le hago nada de caso, y si le mando esta nota, es solo por deferencia a los enfermos. Por eso no voy aquí a intentar refutar sus desvaríos, pero sí desearle que se cuide por favor, que esos indicios mentales son de consulta psiquiatra, y no me gustaría que acabara en un sanatorio. Porque lo suyo es grave-. Por lo demás, puede seguir redactando comentarios contra mí; jamás volveré a referirme a este obseso inquisidor de lo que yo pueda decir, para él, da lo mismo: de mi juventud, de la División Azul, de mi filiación en la Auténtica, de mi paso como Concejal en el régimen anterior, de la memoria histórica, o del verano que viene, es igual, su obsesión es causa de análisis para un psicólogo o psiquiatra, y esto, la verdad, me da pena por él. Pero en fin, así es la vida y cada cual tiene que a pechar con sus actos. ¿Por cierto solo yo soy motivo de su manía? Esto es, sin duda, lo que agrava su salud, mental.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta