Muere Alfie Evans: “Mi gladiador ha depuesto su escudo y ha ganado...

Muere Alfie Evans: “Mi gladiador ha depuesto su escudo y ha ganado sus alas”

0
Compartir
loading...

El niño Alfie Evans fallece en el hospital

Muere Alfie Evans: “Mi gladiador ha depuesto su escudo y ha ganado sus alas”

Alfie Evans ha fallecido en la madrugada del sábado 28 de abril después de varias días luchando por respirar después de que le retiraran la ventilación por orden judicial y tras la petición de los responsables del Hospital Alder Hey de poder acabar con su vida.

Así lo ha anunciado el propio padre de Alfie Evans en un mensaje a través de Facebook: “Mi gladiador ha depuesto su escudo y ha ganado sus alas a la 2:30 horas. Tengo el corazón destrozado. Te quiero, niño mío”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Han sido muchos meses de lucha por parte de la familia, de Thomas y Kate, sus padres, que han llamado a todas las puertas para poder seguir dando una vida a su hijo, pero los tribunales británicos y luego los europeos se las han cerrado por considerar que la vida de Alfie “no es útil” ni digna de ser vivida.

Además del dolor vivido durante más de un año desde que su hijo fue ingresado en el hospital y, sin serle diagnosticado nada, no poder llevarle a otro centro para que pudieran tratarle, en los últimos días han tenido que vivir la crueldad del hospital. Tras una petición del Papa Francisco por Twitter en la que solicitaba oraciones y atención para Alfie y sus padres, y la intervención de un eurodiputado inglés que habló con los responsables del hospital y de los que obtuvo la esperanza de que iban a estudiar el caso y un posible traslado, el mismo centro, a espaldas de los padres intentó conseguir el permiso del juez para desconectar al pequeño Alfie.

El hospital dio esperanzas a los padres diciendo que estaban barajando opciones mientras a la vez pedían fecha al juez para desconectar al pequeño

Thomas y Kate han luchado hasta el final y el mismo día en que se le retiraba la ventilación acudieron ante el Tribunal para en un intento desesperado para que no se le retire la ventilación artificial y se le permitiera viajar en un avión médico a Italia, donde el Hospital Bambino Gesú aceptó recibirle e intentar encontrar un tratamiento.

En los últimos días, una nueva apelación a la Corte Suprema y otra a la Corte Europea de Derechos Humanos fue rechazada, lo que no impidió que sus padres siguieran confiando. En los últimos momentos incluso parecía que se podía conseguir que Alfie fuera trasladado a Italia. El pasado 23 de abril, acudió al Hospital Alder Hey la presidenta del Hospital Bambino Gesú y un anestesista para al menos estar presentes en el momento en que le retiraran la entubación. Incluso el gobierno italiano concedió al pequeño Alfie la ciudadanía italiana. Todos los esfuerzos han sido inútiles.

Lo grave es que este tipo de situaciones se siguen repitiendo. Recientemente se conoció el caso de otro bebé de dos años que justo antes de que le desconectaran de la máquina, cuando le retiraron la medicación y comenzaron a sedarlo, despertó del coma.

¿Hasta qué punto el Estado y los Tribunales están por encima de la voluntad de los padres que quieren seguir luchando por su hijo ya que no se está produciendo ningún encarnizamiento terapéutico?


Fallece Alfie Evans, el niño inglés cuyos padres libraron una batalla legal para salvar su vida

El niño británico Alfie Evans, de 23 meses de edad, que sufría una enfermedad degenerativa y cuyos padres plantearon una batalla judicial en su país para trasladarlo a Italia y que fuera tratado allí, ha muerto, según informó su padre, Tom Evans.

Loading...

ABC / En un mensaje colocado en la red social Facebook, Evans anunció la muerte del niño con un mensaje: «Mi gladiador ganó su escudo y sus alas a las 02.30 horas… absolutamente desconsolados».

Los padres de Alfie desafiaron durante los últimos meses a la justicia británica y al hospital donde estaba internado en Liverpool para conseguir que su hijo fuera trasladado a Italia, donde un hospital mostró su disposición a tratarle.

Tras varios meses de batalla legal para salvar la vida de su pequeño, los padres de este bebé que padecía una rara enfermedad mental degenerativa, han luchado hasta el final. Después de perder todos los recursos interpuestos ante el Tribunal Supremo británico, la Corte de Apelaciones de Reino Unido y la Corte Suprema de Derechos Humanos, Tom Evans, de 21 años, y Kate James, de 20, ambos de Liverpool, visitaron al Papa Francisco para pedirle que intermedie en la situación. El Pontífice rogó hace unos días que se respetara la «dignidad» del pequeño y que fuese tratado de la manera más «adecuada a sus condiciones».

Alfie, que estaba a punto de cumplir dos años, padecía una enfermedad neurológica que los médicos no han sido capaces de identificar. Hasta el pasado 19 de abril, el niño sobrevivía conectado, desde diciembre de 2016, a un soporte de ventilación artificial que le ayudaba a mantenerse con vida, ya que los doctores habían apuntado en varias ocasiones que parecía no haber cura posible ante este problema.

A raíz de esta enfermedad el pequeño perdió la capacidad de escuchar, ver, oler o responder al tacto. A pesar de eso, y en contra de la opinión de los médicos del hospital infantil donde se encuentra el Alder Hey de Liverpool, sus padres no quisieron que el niño fuese desconectado de la maquina que necesitaba para continuar con su vida. Desde el hospital aseguraron que seguir tratando al niño sería «cruel, injusto e inhumano», ya que su situación era irreversible.

Sus padres quería trasladarle al centro pediátrico Bambino Gesú de Roma (Italia), donde intentarían prolongar su vida mediante un tratamiento alternativo. Algo a lo que los médicos se negaron y cuya decisión dejaron en manos del Tribunal Supremo británico que les dio la razón en dos ocasiones. El último juez que le negó a la familia el traslado lo justificaba porque Alfie necesitaba «paz, tranquilidad y privacidad». Según el magistrado y ante las pruebas médicas remitidas por el hospital, el bebé se encontraba en «un estado semivegetativo» y su necesidad era ahora «recibir un cuidado paliativo de buena calidad».

A pesar de esta decisión y de haber sufrido todas esas derrotas en los tribunales, los padres de Alfie aseguraron que continuarían intentando luchar por su vida. Contaron con el apoyo de miles de personas autodenominadas como «el ejército de Alfie», que se manifestaron en varias ocasiones en los últimos meses en la puerta del hospital donde se encontraba el pequeño.

Charlie Gard, hace menos de un año

El caso de Alfie recuerda al del pequeño Charlie Gard, otro bebé británico que diagnosticado dos meses después de nacer con una rara enfermedad que solo padecían 16 niños en todo el mundo, el síndrome de agotamiento mitocondrial. Como en este caso, fue la justicia británica, a instancias del hospital Great Ormond Street de Londres, la que autorizó desconectarlo del soporte de ventilación que lo mantenía con vida. Todo a pesar del deseo de sus padres de no hacerlo y de llevarlo a Estados Unidos para someterlo a un tratamiento experimental para el que recaudaron incluso más de 1 millón de euros. Finalmente, el pequeño falleció en julio del año pasado tras varios meses de batalla legal.

Además tienes que ver la siguiente información relacionada pinchando en el enlace >>>>>>>>>>

Los jueces y médicos quieren matar a Alfie Evans

Loading...
loading...

Dejar una respuesta