Octubre, un mes para analizar

Octubre, un mes para analizar

0
Compartir
loading...

bancos y paisajes en el mes de octubre

Octubre, un mes para analizar

Por Eduardo López Pascual, de Falangistas ciezanos. Para elmunicipio.es

Loading...

Sin duda alguna, el mes décimo del calendario occidental contiene elementos tan singulares como para considerarlo un tiempo muy especial. Fue en octubre cuando en Rusia se producía la revolución marxista que supuso, mal que bien, una verdadera sacudida política que trajo, junto al fin de la podrida y agónica dinastía zarista, un aire de justicia y modernidad, tristemente cambiada por un régimen criminal que acabó con las pocas libertades habidas en el país de las estepas. Octubre, más tarde, es el mes en que en la España del 31, se aprueba la Ley de Defensa de la República, que sirve, en régimen de excepción, para perseguir y amordazar a quienes según un subjetivo criterio, actuaban en contra de la misma, y que hasta su derogación dos años más tarde, se utilizó para silenciar de modo inquisitorial a cualquier disidente de aquella República fallida; aunque no se sabe si fue peor el remedio que la enfermedad, pues la Ley de Orden Público de 1933 tuvo las mismas o más graves resoluciones, como muy bien conocieron partidos, como Falange Española, que sufrió durante toda su existencia acoso político, detenciones y cierres de sedes y periódicos, basado en imputaciones absolutamente espurias y falsas, tal como reconoció el Tribunal Superior de Justicia con ocasión de la irregular ilegalización falangista.

Pero octubre, por otra parte, nos trae- mal que les pese a otros-, el doloroso Golpe de Estado que la izquierda burguesa de la época junto a los separatistas y la extrema izquierda, echadas al monte, dan contra un gobierno democrático que, sumido en los miedos y silencios derechistas, asiste impotente a un asalto al débil poder en ejercicio.

Sin embargo Octubre es al fin, el mes en que en España aparece de manera esperada, un movimiento político fundado por el abogado Jose Antonio Primo de Rivera, José Antonio, quien en un discurso ya clásico en la historia del parlamentarismo, presenta lo que será Falange Española: una alternativa nacional que hunde sus raíces filosóficas y de doctrina en el hombre como eje del sistema, en la patria como depositaria en valores de siglos y en la justicia social, hambrienta de igualdad y correcta distribución de la riqueza. Fue en el teatro de la Comedia, Madrid, 29 de octubre, cuando en todo el territorio nacional se despertó un clima de innovación, de cambio radical, de una necesaria revolución que enlazara lo mejor de un pueblo sumergido en el caos y en la miseria, con un programa de conquistas sociales y morales para una sociedad impaciente por encontrar su propio destino. Y eso lo ofrecía Falange Española y lo proclamaba Jose Antonio Primo de Rivera. Fue un octubre que presentía frente a un invierno frío y estéril republicano, espejo rojo, una primavera de ilusión y esperanzas.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta