En todas partes cuecen habas o como Podemos, otro partido de la...

En todas partes cuecen habas o como Podemos, otro partido de la casta

0
Compartir
loading...

Podemos

En todas partes cuecen habas o como Podemos, otro partido de la casta

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

No se trata de dar lecciones a nadie porque personalmente he vivido situaciones tan lamentables como las que ahora mismo, y viene ya de tiempo atrás, está pasando el partido de Pablo Iglesias- nunca mejor dicho pues de los cinco que fundaron Podemos, solo queda el del Casoplón en la sierra de Madrid, resguardado por una guardia de “honor”, mientras los pobres ciudadanos resisten a malas penas las inclemencias de un capitalismo de oficina. Y es que como dice el refrán popular -y esto es verdad-, en todos lados cuecen habas y en mi casa a cucharones. Es lo que ofrece hoy mismo, la última noticia de los podemitas, y menuda noticia, el último de los cinco magníficos, ya saben Monedero, Errejón, Alegre, Bencasa e Iglesias, aunque si he de decir lo que pienso, a mi no me parecía un quinteto de homologables. Empezando por la millonaria Bencasa y terminando con el comunista Pablo Iglesias, de oscura procedencia política familiar.

Loading...

Y qué ha ocurrido en ese partido que nacía -dijeron-, desde la generosidad, la transparencia (Errejón ni siquiera comunicó a sus Jefe la intención de presentarse por otras siglas), la fraternidad y lealtad (como la que practicaron con Alegre, por ejemplo, o para qué seguir, lo que pasó durante su asamblea en Vistaalegre II, Bueno, no es que me pille de sorpresa porque eso pasa en todas las formaciones políticas y dónde sus representantes a menudo caen en estas gravísimas contradicciones. Recordaremos las zancadillas en el Partido Popular, o en uno de los más antiguos como el PSOE, donde la historia nos señala las pugnas entre Largo caballero y Prieto, o Julián Bestéiro y la cúpula del PSOE; y no digamos de la UCD que saltó en trozos ante las deslealtad de sus dirigentes. Por n o hablar de los nuestros.

O sea, en todos sitios existen los mismos problemas de principios y desde luego, Podemos se comporta como un partido más de la casta. Debo reconocer que me siento algo triste antes este espectáculo no por Podemos en sí, sino por los sencillos afiliados, o inscritos- da lo mismo el nombre-, de la gente noble que conocemos en uno o en otro sitio. Pero esto no es sino la traducción normal de un comportamiento general en España y por qué no, en el mundo.

No creo que de aquí en adelante, los podemitas se lancen a considerarse limpios de estas manchas políticas, que no dejan de ser más que otra cosa, la de señalar que nadie, hasta ahora puede presumir de inmaculada trayectoria. Esto, naturalmente, hará daño y mucho a Podemos en todo el país, y sobre todo pondrá a ese partido en su sitio. O sea nada de ejemplar, nada de “nuevos”, si acaso decepcionantes.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta