No a las marcas blancas en Falange Española

No a las marcas blancas en Falange Española

0
Compartir
loading...

Defensa Social

No a las marcas blancas en Falange Española

Por Eduardo López Pascual para El Municipio

Falange Auténtica, una organización falangista nacida allá por el año 2000 en la ciudad de Alicante, tiene la buena costumbre de celebrar todos los años, alrededor del mes de julio, un albergue- no me atrevo a llamarlo Escuela de verano ni nada parecido, que bajo la denominación de Fernando Gómez Pallete, reúne a un buen puñado de afiliados y simpatizantes, con la idea de discutir, analizar y debatir distintos y diversos tema de actualidad política y, cómo no, de la situación, tácticas y estrategias a seguir por el propio partido. Yo mismo he asistido a varias de estas reuniones y francamente, la estancia -aunque quizás no los resultados- Siempre, siempre, fueron entrañables y positivos.

Loading...

En esta ocasión, julio de 2019, por puras razones de movilidad física, no he podido estar presente junto a mis camaradas, aunque allí he estado en ala y, además, muy representado por mi presidente local Antonio Ortega y un excelente compañero murciano, Cruz Caballeo, que han comparecido en el albergue con ilusión y ganas. En ese encuentro ya tradicional en Falange Auténtica, estuvo la plana mayor del partido, desde su máximo responsable Antonio Bencomo, o los cargos nacionales como Juan Carlos García, Carlos Cardesa, o Cristina Sánchez, dándose la feliz circunstancia de tener la presencia extraordinaria del anterior Presidente Nacional Enrique Antigüedad, desplazado desde Londres.

Pero si algo se hubiera que destacar en este Albergue, además de revivir una convivencia exquisita entre camaradas, ha sido el debate surgido sobre mantener o no, la estrategia de ofrecer la marca blanca que años atrás se había aprobado -por consenso-, “Defensa Social”, y que pasado el tiempo se ha visto que no daba ningún resultado, y más bien solo había mostrado perder muchas energías, tiempo y desencanto por no decir frustración, por cuanto ese camino nunca se tradujo en nuevas adhesiones o militancia. Fue, precisamente el anterior Presidente Nacional, quien defendió con locuacidad y convencimiento el abandonar Defensa Social, como posible alternativa al trabajo de Falange Auténtica que, personalmente, y apoyado por la local de Cieza, venía predicando desde el primer momento.

El resultado del debate fue claro y determinante, en el que la inmensa mayoría de los asistentes dieron una respuesta rotunda en terminar con la segunda estampilla, Defensa Social, como instrumento político para dejarlo -como pensábamos- en un medio estrictamente cultural, en términos de asociación o club, desde luego con otras misiones más propias. Aunque no hubo votación oficial, la conclusión aceptada fue precisamente reconocer que las Marcas Blancas en sustitución del sustantivo político, era tan ineficaz como contraproducente para la supervivencia de la misma organización, lo mismo que le ocurriría a cualquier grupo falangista que tuviera esa idea. Cosa que además de compartirla desde el principio, supone renovar ilusión y energías. Por lo que respecta a otros grupos azules, que hoy persisten en esa táctica- otras siglas, otros símbolos-, espero que tomen nota y regresen a lo auténtico, que no es sino la recuperación genuina de nuestra propia historia, sin necesidad de emplear sucedáneos.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta