VERGÜENZA AJENA DE UN FALANGISTA

VERGÜENZA AJENA DE UN FALANGISTA

0
Compartir
loading...

Cartel de Falange Española de las JONS

VERGÜENZA AJENA DE UN FALANGISTA

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

Loading...

Pues es verdad, nunca en mi vida he sentido más vergüenza como falangista que cuando un camarada local me mostró el cartel que Falange Española de las JONS, había colgado en las redes bajo el epígrafe de “Ya está aquí LA PESTE ROJA”, haciendo un perverso símil entre el malvado Corona Virus y el gobierno frente populista -PSOE y Podemos-, que ocupa la Moncloa desde las últimas elecciones generales.

Conste que me considero uno de los críticos más duros que hayan escrito contra este Ejecutivo, tanto por el talante totalitario que demuestran una vez y otra , como por la propia filosofía doctrinaria y sectaria que se desprende de sus leyes y decretazos, pero una cosa es la critica por muy fuerte que sea, y viene hecha con seriedad, y otra es la de caer en el más radical y ausente razonamiento sobre el adversario político. Y, siento que, asimilar una de las peores situaciones sanitarias- que nada tienen que ver con el hecho democrático-, al proceso político de un partido, es simplemente, un asalto a la dignidad de la conciencia y el estilo nacional sindicalista de Falange Española, que jamás usaría razones tan maniqueas, tan desproporcionadas. Tan vergonzosas.

No me siento partícipe en absoluto de esa manera de actuar, lejos de la elegancia y sensibilidad con que nuestro fundador Jose Antonio Primo de Rivera, se produciría en situaciones semejantes. Es una vergüenza que existan dentro del lo que se llama “Mundillo azul”, alguien capaz de sostener un mensaje como el citado más arriba. Me repugna pensar que hay gentes falangistas que confunda critica con pancartas barriobajeras, llenas de fanatismo, de intolerancia y de la manipulación más grosera. Parece mentira que los responsables de Falange Española de las JONS, olviden el ejemplo de Jose Antonio Primo de Rivera, de Hedilla, de Maestu, de los miles de camaradas que hace de la política un ejercicio de nobleza y elegancia, y no una costumbre de pirómanos de la convivencia, por muy distantes que se esté de un socialismo ramplón y venezolante. Esos no son mis camaradas.

Desde mi convicción falangista pido, exijo, que ese tipo de propaganda -que más que ayudar nos hunde más en la miseria política-, se retire y se den las excusas convenientes, que un mensaje como el nuestro se merece y se espera.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta