Inicio Noticias de Patriotas Cuando casi fusilan a José Antonio Girón

Cuando casi fusilan a José Antonio Girón

0

José Antonio Girón cuando casi fue fusilado por los rojos en la guerra civil en el alto de los leonesCuando casi fusilan a José Antonio Girón

Poca gente conoce este extraño suceso que ocurrió el 30 de julio de 1936, cuando Girón y otros siete camaradas falangistas fueron apresados por milicianos rojos y estuvieron a punto de ser fusilados, salvando la vida gracias a una curiosa estrategia de los falangistas presos. Pero empecemos por el principio, José Antonio Girón, uno de los Jefes de las milicias falangistas de Valladolid, al inicio de la Guerra Civil se encontraba preso en la cárcel vallisoletana a la que había sido trasladado el 27 de junio desde la de San Sebastián, el 18 de julio recupera la libertad y al mando de una primera Centuria de unos 90 hombres, entra en combate en el Alto del León como parte de la “Columna Serrador” el 22 de julio. Además te interesa ver -¿Como fue la muerte de Onésimo Redondo?

Después de conquistar el Alto, los combates se recrudecen y se produce la lucha más sangrienta, el día 26 los rojos están a punto de reconquistar el Alto luchando en la misma plazoleta donde se encuentra la estatua del León, los defensores en gran parte falangistas, luchan encarnizadamente y consiguen una y otra vez repeler los feroces ataques. Para esa fecha ya han llegado de Valladolid otras dos Centurias de falangistas al mando de Luís González Vicen. Las bajas son enormes. Más del 50% en unos pocos días. Solo en la llamada “posición del copo” cayeron casi media Centuria de falangistas. En su mayoría chavales muy jóvenes del SEU de Valladolid.

Pero la Falange y el Ejército defienden a sangre y fuego el que luego será llamado “Alto de los Leones de Castilla”

El 30 de julio los mandos falangistas se reúnen. Girón y Vicen planean una operación militar o golpe de mano para acercarse a la cercana Tablada y conquistar unas casamatas blindadas que dificultaban el avance hacia la carretera nacional. El Jefe militar acepta el plan de los falangistas y Girón y Vicen eligen a 35 camaradas voluntarios, se les une otro falangista pero con rango militar de cabo, Gonzalo Ledesma, del cual ya hemos hablado en una anterior reseña.

El comando falangista ataca las posiciones rojas sembrando el pánico entre los mismos, consiguen tomar el control de las casamatas y arrebatar al enemigo varias ametralladoras pesadas y una camioneta repleta de armamento y munición. En el combate Girón, Vicen y otros seis camaradas se internan más de lo debido en las líneas enemigas, no oyen la orden de retirada al haberse cumplido todos los objetivos militares, cuando se quieren dar cuenta son apresados por un gran contingente de milicianos rojos.

Los falangistas junto a José Antonio Girón son apresados por los milicianos rojos

Los rojos desarman a los falangistas y los encierran en una pequeña casa rural tipo chalet, allí los tienen varias horas hasta que después de una pantomima de Juicio son condenados a ser fusilados. Los milicianos rojos les ponen contra una valla. Forman un pelotón de fusilamiento. Y cuando iban a disparar (algún camarada gritó lo que creía ser su último “Arriba España”) aparece un Jefe militar republicano. Que primero recrimina la actuación a sus subordinados. Y luego les ordena que preparen la conducción de todos los prisioneros a Madrid. Para que allí sean interrogados. A fin de arrancarles información del máximo interés.

Los milicianos rojos no quedan muy conformes con las órdenes recibidas, pero las acatan y vuelven a encerrar a los ocho falangistas en el chalet que utilizan los rojos de prisión, allí pasan toda la noche. Están nuevamente a punto de ser fusilados. Pues los guardianes les acusan de haber quemado una cortina. Para que de esa manera pudiera ser localizada su situación. Pero uno de los centinelas se impone a los demás y logra salvar la vida por segunda vez a los falangistas presos.

Cuando casi fusilan a José Antonio Girón

Al amanecer del 31 de julio, los camaradas escuchan un gran tiroteo que demuestra la proximidad de las fuerzas nacionales que estaban atacando las posiciones en que se encontraban detenidos. Los guardianes rojos se amedrentan ante el ataque. Y en ese momento José Antonio Girón les promete que intercederá por ellos cuando lleguen las tropas nacionales. Les pide armas para ayudarles en la defensa. Los rojos increíblemente les entregan unos mausers. Y de inmediato los milicianos pasan de ser captores a ser apresados por los falangistas. Los cuales consiguen capturar 21 prisioneros y además dos carros de combate que huían ante la progresión de las unidades nacionales.

José Antonio Girón, Luis González Vicen, y otros seis falangistas de Valladolid entre los que se encontraba el camarada Nicanor Astruga, (que murió heroicamente años después en las estepas rusas, formando parte de la gloriosa División Azul), estuvieron presos de los rojos durante más de 35 horas, salvando la vida en varias ocasiones para al final hacer presos a sus captores y volver a sus líneas. El propio Girón. Con la socarronería que le caracterizaba. Cuando hablaba de este episodio y narraba la intervención de un Jefe Militar para evitar su fusilamiento. Decía entre bromas que en ese momento. “Se suspendió la fiesta de los rojos”. Aquel día los máximos dirigentes de las milicias falangistas vallisoletanas pudieron haber caído destrozados sus pechos por las balas rojas. Pero Dios o el azar lo impidió.

La foto del joven José Antonio Girón que hoy publicamos es totalmente inédita, y forma parte del Archivo de los Guardianes de la Memoria Azul.

Artículo e información ofrecida por Juan Manuel Cepeda en Memoria Azul.

Artículo anteriorPodemos contra los ganaderos y los agricultores
Artículo siguienteLas declaraciones de Florentino Pérez sobre la continuidad de Ancelotti
El Municipio es un Periódico Digital de Información General que aboga por una sociedad de hombres libres. Para sugerencias, preguntas y noticias puedes ponerte en contacto con nosotros en info@elmunicipio.es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí