Inicio Opinión Invitada Cuando los medios confunden a los Primo de Rivera

Cuando los medios confunden a los Primo de Rivera

0

Colabora con el periódico digital El Municipio con un donativo para seguir informando con un periodismo combativo en libertad
Pincha en el boton Donar. Muchas gracias por tu ayuda y colaboración.
TVE confunde en sus informativos a José Antonio Primo de Rivera con su padre
Colabora con el periódico digital El Municipio con un donativo para seguir informando con un periodismo combativo en libertad
Pincha en el boton Donar. Muchas gracias por tu ayuda y colaboración.
Cuando los medios confunden a los Primo de Rivera

Cada día son más las personas que hablan sobre los últimos acontecimientos sobre la profanación de los restos mortales del fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera. En esta ocasión Juan Ramón de Falange Auténtica habla sobre la confusión -mal intencionada- de los medios de comunicación del sistema entre José Antonio y su padre Miguel Primo de Rivera. Confundir al padre y al hijo en el asunto de José Antonio es algo que ningún periodista decente debería atreverse a hacer.

El fin de la inocencia

Por Juan Ramón en Falange Auténtica,

A raíz del removimiento de los restos mortales de José Antonio Primo de Rivera he tenido la ocasión de escuchar y leer los mayores disparates. Que un medio confunda la figura del fundador de la Falange con la de su padre cabe dentro de lo posible ya que, en estos tiempos, la obtención de un grado universitario (en periodismo, sin ir más lejos) no presupone en absoluto la posesión de un grado parejo de cultura general. Pero cuando el error se repite y alcanza nada menos que a la televisión del Estado, o se dilata uno en la santa ingenuidad o empieza a preguntarse “qui prodest”, ¿a quién beneficia?

Cuando los medios confunden a los Primo de Rivera

Convertir a José Antonio Primo de Rivera en un militar que ocupó el poder hasta 1936 y sandeces de idéntico calado no es un error inocente: es una estrategia de comunicación política. Remover ciertas tumbas puede conllevar el efecto indeseado de remover, también, el interés por el sujeto que tantas molestias ocasiona aún después de casi 87 años muerto. Se impone la necesidad de fabricar un falso relato (fascista-militar-dictador y, sólo en última instancia, abogado) para segar de raíz cualquier conato de simpatía hacia el personaje como humana reacción -en sentido contrario- ante la macabra ceremonia de la exhumación de su cadáver. No vaya a ser que a la gente le dé por informarse y el tiro nos salga por la culata.

Artículo de Juan Ramón en Falange Auténtica (FA).

Colabora con el periódico digital El Municipio con un donativo para seguir informando con un periodismo combativo en libertad
Pincha en el boton Donar. Muchas gracias por tu ayuda y colaboración.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí