Las ventajas de operar con CFDs de opciones en Plus500

Las ventajas de operar con CFDs de opciones en Plus500

0
Compartir
loading...

Las ventajas de operar con Plus500

Las ventajas de operar con CFDs de opciones en Plus500

El principal reclamo del trading con opciones en Plus500 es que no tenemos que preocuparnos por las comisiones. Como la mayoría de market makers, se conforma con el beneficio que aporta el spread, que no es poco. Para los que dejan las cuentas demo y se aventuran en la jungla de los mercados, limitar los quebraderos de cabeza a calcular el spread es un aliciente más; pero las ventajas no acaban ahí.

Como instrumento para negociar, las opciones tienen mucho que ofrecer, comenzando por la capacidad para limitar el riesgo de diversas formas (la eterna preocupación de los iniciados y los perfiles más conservadores). Prueba de ello es la cantidad de estrategias de cobertura que tienes a tu disposición para tradear con opciones: put cubierta, put protectora, call cubierta, cono cubierto, collar protector, cuna cubierta…

Está claro que se trata de un instrumento atractivo siempre y cuando estemos dispuestos a indagar y formarnos, ya que se trata de un producto financiero de riesgo que requiere de conocimientos avanzados en trading. Y es que, aunque la teoría básica de las opciones sea sencilla, la práctica es bastante compleja. Puede que entiendas que tienes dos tipos de opciones (de venta y de compra), pero implementar un collar protector o un cono cubierto implica algo más que comprender esta dualidad.

Disminuir el riesgo con coberturas

La complejidad reside en las combinaciones de operaciones y técnicas. En el caso del cono cubierto, estás fusionando una opción de compra cubierta y una opción de venta desnuda con el mismo strike. Se trata de poner en práctica un cono invertido estando en largo o, dicho de otra forma: crees que el precio va a subir y construyes una cobertura con la venta de una call y una put con idéntico vencimiento y strike.

Loading...

Lo realmente importante es fijarse en la opción de venta que has vendido, determinante en el beneficio arrojado por las primas al vencimiento. Si el precio del activo supera el strike en el momento de vencer el contrato, obtendrás primas mucho más jugosas. En caso contrario, la presión compradora te obligará a quedarte con el subyacente de la put vendida a un precio por debajo del strike.

Aprovechar el apalancamiento y la volatilidad

Evidentemente, el peso de tu cartera va a influir en la pertinencia o no de las estrategias que montes, así como el activo subyacente que manejes. Por no hablar del apalancamiento, que conviene ajustar al dedillo para no llevarte sustos innecesarios. Tradeando con CFDs de opciones en Plus500, dispones de un nivel de apalancamiento significativo, una ventaja más para maximizar los beneficios.

Apalancarse da muchas alegrías cuando las operaciones son satisfactorias, pero ten siempre presente que las pérdidas también se incrementan si te equivocas. El mismo cuidado hay que tener con la volatilidad, considerada una ventaja y un problema a partes iguales. Ciertamente, el trading con opciones es ideal para negociar en mercados volátiles, permitiéndote obtener beneficios rápidamente.

La otra cara de la moneda es que la volatilidad supone una molestia para los inversores pequeños, ya que puede destruir en cuestión de segundos todo lo que se ha construido en días o incluso semanas. Un giro inesperado del mercado o una noticia de máximo impacto pueden ser demoledoras, no solo para tu capital, sino para tu salud física y mental. ¿Quiere decir esto que hay que huir de la volatilidad? No necesariamente.

Operando la volatilidad en CFDs con opciones

Un poco de riesgo no hace daño. De hecho, hay que arriesgarse para obtener beneficios, pero siempre de forma segura. Limitar el riesgo es fundamental, especialmente cuando hablamos de operar volatilidad. En este sentido, hay estrategias que parecen ser más seguras que otras. Si te pones a vender opciones, una operación cubierta siempre es preferible a una desnuda, y las opciones put son más aconsejables que las call.

Por un lado, evitando las operaciones desnudas, minimizas el impacto de una corrección inesperada. Por el otro, las opciones de venta permiten montar estrategias como la ‘bear put spread’, que limita el riesgo considerablemente al incluir una opción de venta en corto para disminuir el coste de la operación. Por último, queda decidir cuándo entrar al mercado en momentos de volatilidad, una tarea que puede llegar a ser desesperante. Lo esencial: tomarse un betabloqueante y esperar al pico máximo de volatilidad.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta