Falange Auténtica responde: ¿Tan difícil es la unidad falangista hoy día?

Falange Auténtica responde: ¿Tan difícil es la unidad falangista hoy día?

8
Compartir

Falange Auténtica

Desde su misma etapa fundacional la Falange ha mostrado una tendencia natural a fragmentarse. Ni siquiera el mismo José Antonio puedo erradicar esta mala costumbre debiendo enfrentarse, entre otras, a la sonora disidencia de Ramiro Ledesma, a la sazón Presidente de la Junta Política de FE de las JONS, que tiene lugar a comienzos de 1935.

Desde entonces la realidad falangista no ha sido otra que la disociación. Siempre, hasta donde la memoria alcanza, han existido varias Falanges. A estas alturas del siglo XXI, paradójicamente, la raíz de la fractura continúa nutriéndose del trauma causado por la Guerra Civil y el franquismo sobre la mentalidad falangistas. Por más que les pese, una parte de los grupos falangistas activos en la actualidad mantienen su referente más inmediato en la época de Franco. O, tal vez, fuera más preciso conjugarlas en plural para decir “las épocas de Franco” ya que algunos prefieren al Franco fascista de la guerra e inmediata postguerra mientras otros se identifican mejor con el Franco que inventó el llamado nacional-catolicismo, que tanto perturbaba al Pontífice de los últimos años del régimen, S.S. Pablo VI.    

Por su parte, Falange Auténtica ve imposible cualquier movimiento de unidad hacia grupos o personas que:

– Expresen o inspiren el menor gesto de benevolencia, cuando no de simpatía, hacia el régimen franquista que condenó a muerte al sucesor de José Antonio en la Jefatura Nacional de la Falange, Manuel Hedilla, para hacer de esta noble causa el acompañamiento coreográfico de todos sus antojos y sus desmanes.

– Expresen o inspiren la menor benevolencia o simpatía hacia la ideología criminal del fascismo. Sea el alemán o el italiano. Sea el clásico o el de nuevo cuño. Sea el abiertamente racista o el taimadamente culturalista.

– Expresen o inspiren la idea, radicalmente antidemocrática, de la existencia de una instancia o entidad superior a la voluntad de los españoles expresada en las urnas como referente último de la legitimidad y el ejercicio del poder político. Por más que tal referente sea de naturaleza religiosa, filosófica, sociológica o de cualquier otro cuño.

Información ofrecida por la organización política Falange Auténtica (FA)

loading...

8 Comentarios

  1. La denominada Falange Auténtica (a la que me afilié por un corto periodo de tiempo, hasta que descubrí incompatibilidades fundamentales como la que sigue) si piensa, como afirma en el escrito, que es radicalmente antidemocrático sostener que haya instancias superiores a la voluntad de los españoles expresada en las urnas, desde luego que ni puede ostentar la denominación de Falange ni, mucho menos, la de Auténtica. Conténtense con llamarse Defensa Social o como les venga en gana, pues la Falange, la que fundara José Antonio, defiende que la dignidad humana, la justicia, la libertad de la persona, la idea de España como patria y patrimonio común que trasciende generaciones, tienen un fundamento filosófico y aún religioso que está por encima de lo que puntualmente pueda salir de las urnas. Los fundamentos de una auténtica democracia se encuentran más allá de lo que pueda decidir la voluntad, incluso mayoritaria, de un grupo de ciudadanos. Los mayores desastres totalitarios del siglo XX salieron de esa extraña y morbosa idea “hiperdemocrática” de que nada hay por encima de la “voluntad”. Hoy día, ni el endeble blindaje que las constituciones de los paises civilizados ofrecen a los derechos y libertades fundamentales son una garantía que nos pueda librar de que algún otro iluminado a lo Adolf Hitler venga, se lleve de calle a la voluntad de la ciudadanía y arrase en las urnas.

    • Si, eso esta bien, yo tambien creo en la dignidad humana, la justicia, la libertad de la persona, la idea de España como patria y patrimonio común que trasciende generaciones… y los militantes de falange auténtica o la falange que sea también defenderán eso…. pero por ejemplo mi hermano no piensa igual que yo. Dudo mucho que lo vaya a convencer de que yo tengo razón por que si, porque he sido bendecido o iluminado por un angel. ¿no sera mejor que le persuada demostrandole que mis ideas funcionan mejor?

      ¿que debo hacer con mi hermano o lo que opina mi hermano?

      A ver que me aconsejais vosotros ya seais de una falange u otra.

  2. Falange ha sido un lastre para el Nacional-Sindicalismo desde enero de 1935. Por su culto a la personalidad, el “jefe” único y la falta de democracia interna directa y sindical. A Manuel Hedilla el régimen de Franco le dio una Administración de Lotería y un buen empleo; fundó el FNAL con Blas Piñar acogiéndose a la Ley de Asociaciones de Fraga de 1965 o sea que no le fue mal y participo en aquellas instituciones. En la actualidad los estatutos o normativa interna de todos los partidos registrados con el nombre “Falange” o “Falangista” están prevaricados para mantenerse el “jefe” respectivo de cada uno eternamente en su “jefatura” por eso no se unen ni se podrán unir nunca. Siguen con el mismo error y fraude ideológico desde enero de 1935 cuando el fundador del Nacional-Sindicalismo y sus camaradas abandonaron FE y aquella triste confusión. Cada día más españoles saben diferenciar falangismo derechista del marqués de Estella y Nacional-Sindicalismo Revolucionario heredado de las JONS de 1931 Y de las continuadoras separadas de FE en 1935.

  3. José Ignacio Moreno, esto que dices perfecto de lo teórico,¿Pero como se materializa en la realidad práctica, desde en tu vision, que dices, difiere de lo que mantiene FA?

  4. ¿Pero en la Auténtica cuántos militantes hay? Desde el respeto a todas las organizaciones falangistas: no hemos avanzado ni un ápice en 40 años. Y está claro que no se avanzará nunca.
    Y ya después de leer esto de la Auténtica es para darse de cabezazos con la pared.
    España se desmorona mientras seguimos haciendo filigranas puristas: somos los más fetén, los nacionalsindicalistas de verdad… en fin…

  5. No me gusta entrar en poLémicas aquí, pero quiero manifestar mi coincidencia con Jose Ignacio; Principios cono la existencia de Dios, o la defensa de la vida desde su concepción, por ejemplo, no pueden quedar al aire de una mayoría en las urnas.

    • Pues no entiendo que tiene que ver la creencia en dios con el hacer leyes, yo tengo mis principios o creencias y eso no lo cambia nadie aunque se vote, lo que se discute es como hago las leyes con las que nos regimos los ciudadanos: si de forma democrática o con un golpe de estado

Dejar una respuesta