Sánchez ignora a Cataluña y a Iglesias en su discurso de investidura

Sánchez ignora a Cataluña y a Iglesias en su discurso de investidura

0
Compartir
loading...

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados

Sánchez ignora a Cataluña y a Iglesias en su discurso de investidura

Una sola mención. El presidente del Gobierno y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, ha dedicado dos horas exactas a su discurso de investidura y apenas treinta segundos para citar al “socio preferente” con quien negocia, en palabras del Gobierno, “el primer gobierno de coalición de la historia de la democracia”. En los últimos dos minutos de su intervención, Sánchez ha querido “agradecer muy señaladamente la interlocución a Unidas Podemos” con quien “estamos en condiciones de alcanzar un acuerdo”.

LD / “Procedemos de dos tradiciones distintas de la izquierda. Hasta ahora hemos hablado de nuestras diferencias y estamos comprobando que no es sencillo alcanzar un punto de acuerdo pero nada que merezca la pena es fácil y lo que tenemos por delante merece mucho la pena”, ha apuntado con gran ceremonia el candidato.

También llamó la atención la ausencia de referencias a Cataluña. El “asunto de Estado” que arguyó Sánchez la semana pasada para rechazar la entrada de Pablo Iglesias en el Gobierno porque su posición sobre Cataluña, en defensa de los presos políticos” y el derecho a decidir, “podrían paralizar al Gobierno”.

El mutismo de Sánchez sobre la cuestión territorial ha sido denunciado por el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, para quien “el camino de esta mañana no ayuda”, porque “aleja” su voto a favor de la investiduraaunque, también ha reconocido que “queda mucho debate por delante”.

Loading...

Las negociaciones con Podemos

Con las negociaciones estancadas, en “bloqueo total” según Podemos y tras una reunión entre los negociadores Carmen Calvo y Pablo Echenique minutos antes del inicio de la sesión y que ha acabado “sin acuerdo”, el presidente ha optado por ignorar, ningunear al líder de la formación morada que decidió dar un paso atrás el viernes y “autoexcluirse” de la entrada en el Gobierno. Sin embargo, ello no ha desatascado las negociaciones que siguen enrocadas en la vicepresidencia social para la número dos de Iglesia, Irene Montero.

Desde la tribuna de oradores del Congreso, Sánchez sí hizo una única referencia inicial a ‘las derechas’ de PP y Ciudadanos al pedirle asumir “el contundente mandato del 28 de abril” y que sirviera para que “los dos partidos de la bancada conservadora se alejarán de las redes autoritarias de la España de Colón. Sánchez reprochó a Pablo Casado y Albert Rivera “olvidarse de aquellos discursos que reivindicaban a la lista más votada, expulsaron del constitucionalismo a aquellas formaciones que no piensan como ellas y, con el mismo cordón sanitario impuesto al PSOE, se han puesto una soga a la ultraderecha y a la estabilidad política española”.

Un discurso en el que lejos de optar por un solo camino, el presidente del Gobierno en funciones apeló al conjunto de la cámara: “Les pido que facilitemos entre todos la formación del Gobierno de España. No estamos eligiendo entre izquierda y derecha, entre progresistas y conservadores porque eso ya lo hicieron los españoles el 28 de abril. Estoy proponiendo simple y llanamente que España tenga Gobierno y que tenga oposición, que no quede bloqueada”. Y lanzó un guante para “un pacto de estado para que abordemos la reforma del artículo 99 de la Constitución para que nunca más vuelva a ocurrir el bloqueo en nuestro país”.

Iglesias se inquieta en su escaño

Desde su escaño, siguiendo el discurso un Pablo Iglesias absolutamente descompuesto, con rostro muy serio e incluso preocupado ante las palabras del candidato socialista. El líder de Unidas Podemos no ha parado de consultar en todo momento el móvil, sin apenas tomar notas mientras intervenía Pedro Sánchez.

En ocasiones se le ha podido ver recostado en su escaño, frotándose los ojos en señal de hartazgo y cansancio. Ninguno de los diputado del partido ha aplaudido una sola vez el discurso del presidente en funciones, a diferencia de otras ocasiones.

Fuentes de Podemos admitían poco antes de comenzar la sesión que tenían esperanza en el encuentro de Carmen Calvo y Pablo Echenique, que ha concluido “sin acuerdo”. Desde el partido manifestaban su malestar por no haber recibido ninguna propuesta formal para entrar en el Gobierno. “No nos han ofrecido ningún ministerio de los actuales”, se quejaban criticando que no les permitieran ocupar carteras para poner en práctica sus “políticas sociales” como subir el Salario Mínimo Interprofesional a 1.200 euros, subir impuestos a la banca o reducir las tasas universitarias. “Más ya no podemos hacer”, aseguraban poniendo en valor las cesiones de Pablo Iglesias para favorecer un acuerdo.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta