Inicio Noticias Generales “Maduro no ganó las elecciones”

“Maduro no ganó las elecciones”

0

Nicolas-Maduro
Colabora con el periódico digital El Municipio con un donativo para seguir informando con un periodismo combativo en libertad
Pincha en el boton Donar. Muchas gracias por tu ayuda y colaboración.

Represión, falta de libertades, torturas, censura, emigración masiva…Es la realidad de Venezuela, según el presidente del Movimiento Español Venezolano Antipodemos (MEVA), Wilmer Baute.

La Gaceta / Represión, falta de libertades, torturas, censura, ausencia de oportunidades, escasez, precariedad, emigración masiva, miedo… No hablamos de Cuba, ni de Corea del Norte, tampoco de Albania. Hablamos de la realidad actual de Venezuela en 2015.

Hugo Chávez llegó al poder en 1999 tras unificar todos los votos de la izquierda y fagocitar a los partidos de ese espectro político. Estuvo en el poder hasta marzo de 2013, fecha de su muerte. Nicolás Maduro sucedió al presidente militar y con él las señas de identidad del chavismo se han fortalecido, a la par que la miseria del país crece

Wilmer Baute, presidente del Movimiento Español Venezolano Antipodemos (MEVA) relata a gaceta.es en primera persona la realidad de su país, del que tuvo que emigrar hace seis años en busca de un futuro que allí no existe.

Lo primero que quiere aclarar Wilmer es que “Maduro no ganó las elecciones. En Venezuela las elecciones están informatizadas y existe un sistema de votación de los más avanzados del mundo desde hace muchos años. Allí se saca un ticket en una pantalla táctil con el partido que quieres votar y luego ese ticket se deposita en la urna. Nos lo venden como un sistema fiable, puntero, como lo mejor del mundo… Del ticket que se emite, cuando las urnas ya están llenas de votos, lo que se contabiliza sólo es el 60% del total. El resto, el 40% son votos informáticos, que no son fiables y pueden ser manipulados. ¿Por qué no se contabilizan los votos uno a uno, como propuso la oposición? Pues porque no interesa.”

Es tal el control del gobierno que ni los expertos internacionales que van a supervisar las elecciones, incluso desde la ONU, valoran las irregularidades que se cometen. “Dichos analistas internacionales sólo van a dos o tres grandes ciudades…, donde la oposición gana. Venden como un proceso transparente lo que no lo es, ya que al gobierno le interesa vender que tienen unas elecciones muy informatizadas y modernas cuando en realidad son una gran mentira. En Venezuela hay un poder electoral que tiene credibilidad cero. Se vende que la ONU reconoce los resultados electorales y luego se la desprecia cuando pide que se libere a Antonio Ledezma, el alcalde de Caracas que está detenido por el Gobierno. Pura contradicción!”.

Muerto Chavez el chavismo sigue más vivo que nunca ya que Maduro ha fortalecido la ideología chavista radicalizándolo y convirtiéndola en una especie de castrocomunismo. Maduro ha metido en la cárcel al líder opositor Leopoldo López y Antonio Ledezma, alcalde de Caracas. El portavoz de MEVA asegura que “si gobernase Chavez igual realizado estas detenciones de una forma más sutil o con otra estrategia, pero Nicolás Maduro sigue órdenes directas de Rubén Castro. Por eso hablamos de radicalización”.

En Venezuela, poco a poco, la oposición que hacen los medios de comunicación ha desaparecido.  “A los periódicos críticos incluso les cortaban el suministro de papel para que no impriman. Y así acaban desapareciendo. Los medios que osaban criticar al gobierno de Maduro ahora  están comprados por empresarios afines al gobierno. Han logrado lo que pasa en todos los regímenes dictatoriales, que desaparezca cualquier tipo de control al poder. No hay democracia y no se puede hablar. Ese monopolio de los medios iniciado con Chávez se ha intensificado mucho más con la política de Maduro, que es una marioneta de los Castro”, sentencia Baute

El respaldo a Maduro y su radicalizado chavismo cada vez cuenta con menos apoyo popular.  No hay datos oficiales, pero desde MEVA sostienen que su popularidad se mueve en tono al 25 y el 30% y sigue bajando paulatinamente. La gente está harta y no aguanta más, pero tiene mucho miedo. “La población no explota y sale a las calles porque la represión es tremenda. Incluso se aprobó una resolución que aprueba el uso de armas de fuego en las manifestaciones, lo que va en contra de la propia constitución venezolana, que lo prohíbe tajantemente. Esta constitución es violada  cada vez que quieren y les interesa. Y nunca pasa nada. La gente hace poco salió a la calle y muchos estudiantes fueron detenidos y torturados. Hubo un caso tremendo de una violación a un joven manifestante con un fusil, por el mero hecho de salir a la calle a protestar. Amnistía Internacional tiene una lista tremenda con violaciones de Derechos Humanos. La gente tiene miedo. Incluso los medios de comunicación españoles que han visitado Venezuela lo reconocen”.

Miseria

Venezuela siempre ha sido uno de los países más ricos del mundo. Cuenta con las mayores reservas de petróleo del planeta, es rico en minerales y podría tener un turismo de calidad. Sin embargo, hay una escasez tremenda que, según Wilmer Baute, responde sobre todo a la política de nacionalización de las empresas. En Venezuela se nacionalizaron las compañías telefónicas, el agua, los servicios públicos, la banca… Incluso el Banco de Santander, que está presente en Venezuela, fue nacionalizado”.

Las empresas que suministran los alimentos son privadas. Pero cuando se llega a un punto en que más de un 50% de las empresas que trabajan con la alimentación son nacionalizadas y pasan a ser del estado empiezan los problemas. Wilmer, que lo ha sufrido en sus propias carnes,  nos explica lo que está haciendo el gobierno de Maduro con un ejemplo muy sencillo: “Hay un ataque constante a la propiedad privada. Si una empresa de alimentación producía 5.000 kilos de arroz, con las nacionalizaciones pasa a producir 1.000 kilos. Parte de la culpa de la escasez que vive el país es del propio gobierno por la política de regulación de precios de venta de los alimentos más básicos. Si un ciudadano va a la panadería a comprar pan puede encontrarse con que no hay, pero si se encuentra un bollo de azúcar. ¿Por qué? Pues al empresario le dicen que como el pan es un alimento básico hay que venderlo a 20 céntimos la unidad…  cuando hacerlo cuesta 18 céntimos. Al empresario no le es rentable hacer mucho pan para ganarle dos céntimos a cada barra. ¿Qué hacen para no cerrar? Igual hacen pan con azúcar, o con jamón, o con manzana. De esta manera lo pueden vender un poco más caro y sacarle rentabilidad a su negocio.

 Otro dato revelador de la sociedad venezolana es lo difícil que le resulta a un empresario despedir a un trabajador, ya que La ley venezolana compromete a los dueños de las empresas. Los empleados, aunque ganen el sueldo mínimo, no pueden ser despedidos aunque les indemnicen en su totalidad. Ya pueden hacer mal su trabajo, ser conflictivos o intenten sabotear a su empresa, no pueden ser despedido de ninguna de las maneras y tienen el respaldo de la ley. Esta política social de cuidar a los trabajadores está promoviendo la improductividad.

Colabora con el periódico digital El Municipio con un donativo para seguir informando con un periodismo combativo en libertad
Pincha en el boton Donar. Muchas gracias por tu ayuda y colaboración.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí