Los cinco errores financieros que debes evitar a los 30 años

Los cinco errores financieros que debes evitar a los 30 años

1
Compartir

erroros-financieros

Cada etapa en la vida tiene sus particularidades y la de los 30 años está marcada por el paso a la madurez. Es una época de compromisos y de definición, desde casarse o no hacerlo, formar una familia o vivir en pareja, comprar una casa…

Libre Mercado / Y todo eso en la lucha constante contra ese sentimiento de que te haces mayor. Desde punto de vista financiero, los 30 son el momento ideal para empezar a ahorrar si todavía no lo has hecho y de evitar que el Peter Pan que llevas dentro arruine tu futuro económico porque lo que hagas hoy repercutirá en tu mañana.

Estos son los errores financieros que debes evitar a los 30 años

Hipotecarte la vida

La estadística es clara. Un 38% de los españoles comprará su casa entre los 35 y los 44 años y lo peor es que lo hará de la peor forma posible. Sin apenas planificación y con una hipoteca a más de 30 años.

Las hipotecas a largo plazo benefician al banco y las cortas a ti. De nuevo, los datos son cristalinos. A 35 años puedes llegar a pagar el doble por tu casa dependiendo del tipo de interés. Para una hipoteca de 137.0000 euros a un 5% terminarás pagando al banco 290.640 euros o 153.540 euros sólo en intereses. La cuota puede ser reducida, pero habrás hipotecado tu vida y serás esclavo de la deuda.

Endeudarte para pagar tu boda

De nuevo la deuda aparece en el horizonte, esta vez son la boda como protagonista. Casarse en España cuesta una media de 16.000 euros, un dinero que no todo el mundo tiene.

En lugar de acotar la ceremonia a un presupuesto inferior o de retrasar el enlace y ahorrar, buena parte optará por pedir un crédito para casarse. El problema es que al hacerlo es posible que te gastes más de lo que pensabas sólo porque el dinero estará ahí, disponible.

Sin embargo, lo peor es que comenzarás tu matrimonio atado a una deuda, con todas las tensiones que eso implica. Las discusiones por dinero son las más habituales en pareja.

Además, de nuevo estarás pagando intereses al banco. Para un préstamo de 15.000 euros a un 9% a cinco años abonarás 3.682 euros en intereses. Si la suma te parece poca, piensa el tiempo que tienes que trabajar para conseguir ese dinero.

No construir tu libertad financiera

En realidad, este es el error más repetido: posponer el ahorro. A partir de los 30 el tiempo empieza ya a jugar en tu contra para construir tu libertad económica que te permitirá tener una jubilación dorada y en realidad conseguir tus objetivos vitales.

Para crear tu colchón tendrás que empezar por ahorrar. Ahorrar un 20% de tus ingresos es posible si sabes cómo.

Tener mejor coche que tu vecino

A los 30 comenzarán a llegar los ascensos y las mejoras salariales. La mayoría de personas piensa que cuando éstos lleguen ahorrarán, pero la realidad es que pocos lo hacen. La causa es lo que se conoce como la trampa del gasto creciente: cuanto más tienes, más gastas. La solución pasa por preahorrar.

Querer mantener el nivel de vida de tu entorno, incluso si este no cuadra con tu forma de ser, es habitual, pero no positivo. Poseer determinadas cosas como Audi o un BMW son sinómino de estatus social, de triunfador, pero también una trampa porque necesitarás mucho dinero para mantener tantas cosas.

Deja de pensar en el resto y empieza a pensar en ti mismo, en tus necesidades y objetivos. Tu yo de dentro de 5 años te lo agradecerá cuando vea la libertad financiera que has logrado gracias a ese simple cambio.

Pararlo todo por la llegada de los hijos

Pocas cosas hay más gratificantes que formar una familia. Según Eurostat las españolas tienen su primer hijo a los 30,4 años. La llegada de un bebé es un momento de alegría y también de cierto caos para adaptarse a la nueva vida. Para muchos estos se traduce en paralizar todo plan financiero en curso.

El razonamiento habitual es que un niño supone más gastos y que será necesario reevaluar la economía familiar y aparcar momentáneamente todo plan de ahorro. Se trata de un error que además choca con la lógica que dicta que con un niño el ahorro y construir un plan de futuro es todavía más importante. De hecho, habrá que ahorrar para gastos que terminarán llegando, como los estudios. De nuevo, la herramienta del preahorro es la solución.

Las tarjetas de crédito también pueden ser mortales a los 30 y hay otro error más que es fácil que cometas a esa edad y que puedes ver aquí.

En realidad, cada etapa de la vida tiene sus peligros y nunca se es suficientemente mayor como para no equivocarse. A los 40, 50 y 60 también se pueden cometer errores.

loading...

1 Comentario

  1. Seran las ultimas generaciones de pensionistas ,,,ya que si comienzan a cotizar tras acabar estudios y masteres o practicas ,,tienen mas de 30 años y la jubilacion se produce a los 67 ,,simplemente nadie alcanzara el minimo de años cotizados para tener derecho a pension ….

Dejar una respuesta