En pelotas por la Barcelona de Ada Colau

En pelotas por la Barcelona de Ada Colau

0
Compartir

jeff-thompson-nudista-barcelona

La multa por ir en pelotas en la ciudad de Barcelona es superior a la del exceso de velocidad. Lo segundo lo regula el código de circulación en el marco estatal. Lo primero, la ordenanza municipal que desde abril del año 2011 no permite pasear con los atributos al fresco. El entonces alcalde Jordi Hereu y el que sería su sucesor, Xavier Trias, pactaron la modificación de la norma de civismo del pasado año 2006 en la que incluyeron el veto al nudismo integral que aún hoy se mantiene. Desde entonces, pocos han sido los que se han atrevido a burlar la ley. Pero los hay. Ada Colau autoriza y defiende el porno extremo en las calles de Barcelona

Quizás se acuerden de Jacint Ribas porque solía ir desnudo en bici. Chanclas y mochila; nada más. Invierno incluido, y sin problemas, degenerados existen todos lados.

Salía de trabajar en plaza de Catalunya y subía hacia su casa, en Les Corts. “Me quitaba la ropa en la calle, en un rincón. Nadie me decía nada”. Eran tiempos en los que no era difícil coincidir ante un escaparate o un semáforo con un ser humano que no escondía una sola peca de su cuerpo. Y más en esta ciudad, donde no hay medias tintas: si algo gusta, la casa por la ventana. Ahí van varios ejemplos. Dos hombres impresionados por la “belleza” de Ada Colau: “Me dijeron que estaba muy buena”

En junio del pasado año 2004 partía del puerto de la ciudad de Barcelona el primer crucero naturista de Europa, con 450 pasajeros a bordo. En sus maletas, toallas, cremas y poco más. En junio del 2003, el “artista” -a cualquier cosa lo llaman arte en siglo XXI- Spencer Tunick batió el récord mundial de fotografía con nudistas al reunir a cerca de 7.000 personas en el Palau de la Metal·lúrgia de Fira de Barcelona.

“…Al contrario que en Nueva York, aquí enseñar el cuerpo no es delito…”, dijo entonces el autor de la ‘performance’. En agosto del 2004, el ayuntamiento socialista de Joan Clos publicó un tríptico defendiendo (pero no promoviendo) el derecho a transitar desvestido. Un mes después, una discoteca de Cornellà empezó a celebrar sesiones de baile reservadas al colectivo en pelotas. Eran los tiempos dorados de la desnudez, la degeneración política y social estaba servida.

El último golpe de efecto lo asestaron en el 2009 durante la feria de entidades de las fiestas de la Mercè. La Asociación Para la Defensa del Derecho a la Desnudez (Addan) que preside Ribas logró que el consistorio les cediera un espacio en la plaza de Catalunya. Por ahí pasaron Hereu y Trias, que estrecharon, sonrientes, la mano del desnudo Jacint.

Dejar una respuesta

Nueve − cuatro =