La pobreza que nos traen

La pobreza que nos traen

0
Compartir
loading...

Un hombre pobre vestido de payaso pide ayuda para comer

La pobreza que nos traen

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

Desde luego los datos que se anuncian por parte de numerosas instituciones sociales, sobre la economía individual o familiar que presenta nuestra nación, es realmente desoladora. Ya supongo que esas noticias se interpretaron según sea la fuente distribuidora, amparados en la demagogia o en el catastrofismo, pero la cruda realidad es que por ejemplo Cáritas, nada sospechosa de manipulación-, advierte que un veinte por ciento de españoles viven o malviven, por debajo del umbral de la pobreza. Es decir, que subsisten casi en la indigna miseria. Y a más ver: un tercio de las familias españolas no pueden ir de vacaciones, fuera de su casa, ni una simple semana, O, y esto si que resulta gravoso, más de un catorce por ciento de los que tienen trabajo, y cobran un salario, se les considera estadísticamente, pobres.

Loading...

Ante estas evidencias, el sistema que tenemos, los políticos que nos gobiernan, los partidos que nos representan en los Parlamentos regionales y nacional, quedan como la figura de Don Tancredo, o sea, las conocen, las ven venir, pero permanecen estoicamente inmóviles y nada hacen, salvo un discurso sabido y engañoso, de palabras altisonantes y falsaria, permaneciendo impasible al embate de la injusticia y la miseria porque, en el fondo, les gusta la situación y no mueven un dedo en, al menos, favorecer un cambio en las relaciones laborales vigentes. Mantienen la filosofía del capitalismo, que es en definitiva el instrumento en que se apoyan los depredadores de la humanidad.

También tienes que ver la siguiente información relacionada de noticias nacionales —En España la pobreza se hereda

¿Alguien de verdad, incluso los más “radicales”, se plantean revolucionar el sistema? ¿Alguien aspira a transformar las relaciones de trabajo – esa malévola realidad de una fuerza de trabajo alquilado, que es la base del capitalismo-, para hacer posible que el trabajador sea copropietario de los medios de producción? En absoluto, o por lo que sé, nadie tiene un programa político que contemple esta idea, que es tal como pienso, netamente nacional sindicalista, joseantoniana, falangista. Y esto, no es de ahora movido por un postureo conveniente, sino que nos viene dado desde los principios redactados en 1934.  

No quiero decir, y tengo que manifestarlo-, que esa transformación que queremos fuera a ser impuesta por la fuerza (hoy ese tipo de exigencias no van de la mano de revoluciones violentas), pero sí desde una decisión continua y permanente que a través de las leyes y de una forma gradual, pero sin pausas, (salvo en casos quizás de extrema urgencia se tuviera que recurrir al empleo coercitivo de la Justicia) hiciera posible que las plus valías y beneficios empresariales quedasen en manos de todos los implicados en los procesos de producción y, evidentemente, en la de los trabajadores. Esta alternativa podría durante un tiempo prudencial convivir con la situación existente, pero teniendo claro que buscamos su derogación.

Noticia relacionada —Uno de cada cuatro jóvenes con empleo vive en riesgo de pobreza

Todo indica que, si no se va hacia esa copropiedad empresarial, que podría iniciarse en las pequeña y mediana empresa, en autónomos, o de gestión municipal o familiar, será muy difícil el taponar esos inmensos, verdaderos agujeros de pobreza y precariedad social que nos deparan un sistema que ya, el fundador falangista, pedía como una exigencia moral su abolición. Personalmente no creo que los partidos hoy en el poder tengan interés en legislar para esa nueva sociedad. Habremos de esperar a que Falange Española sea la vía democrática que nos libere de una estructura económica que ofende a la verdad y a la ética. Y en eso estamos unos cuantos.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta