Así caza Hacienda a los propietarios que alquilan sus viviendas en negro

Así caza Hacienda a los propietarios que alquilan sus viviendas en negro

0
Compartir
loading...

Así caza Hacienda a los propietarios que alquilan sus viviendas en negro

El que avisa no es traidor, o al menos, así lo entiende Hacienda. La Agencia Tributaria (AEAT) ha puesto en su punto de mira a los alquileres que no se declaran en España, y tiene a sus inspectores trabajando a pleno rendimiento. Su objetivo es dar caza a los propietarios que arrendan sus viviendas en negro, y gracias a internet, el rastreo está resultando de lo más fructífero.

LM / Así lo confirmaba el pasado martes el director general de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, que aseguraba que su organismo había detectado en nuestro país unas 700.000 viviendas que se ofrecían en alquiler por internet, una cifra que casi triplica a las 250.000 detectadas un año antes. Fuentes de la AEAT explican a Libre Mercado que esto no significa que todos estos propietarios estén esquivando a Hacienda no declarando en el IRPF los ingresos que reciben por sus alquileres, pero bueno, por si hubiera algún despistado, el fisco ha decidido mandarles una carta de aviso. En la misiva puede leerse el siguiente mensaje:

“De acuerdo con los datos de que dispone la AEAT usted ha realizado anuncios de alquiler de inmuebles en diferentes medios publicitarios, incluido Internet. Le recordamos que, en caso de haber percibido rentas por alquiler, deben de incluirse en la declaración, así como cualquier tipo de renta por la que deba tributar y no conste en los datos fiscales”.

Desde hace varios años, Hacienda envía el mismo recordatorio a los contribuyentes que tienen su vivienda en alquiler, aunque como las inspecciones se han intensificado, cada vez son más los destinatarios que la reciben. “Estos avisos no condicionan las comprobaciones que se puedan estar realizando sobre ese mismo contribuyente u otros en relación con años anteriores que ya no están en periodo voluntario de pago”, explican las mismas fuentes. Dicho de otra forma, no les eximen de sanciones anteriores.

Inspecciones caso a caso

Antes, como explican las mismas fuentes, los inspectores realizaban “de forma manual y con un incipiente análisis” un rastreo de las ofertas de alquileres existentes en internet, desde plataformas de intermediación a inmobiliarias, pasando por plataformas de anuncios. Lo hacían caso a caso porque no existía ningún sistema que analizara toda la información a nivel global.

Pero en los últimos años, la AEAT ha desarrollado sus propias herramientas informáticas para “ordenar y sistematizar la información en internet”. De esta manera, los funcionarios pueden realizar las comprobaciones relativas a los alquileres y acceder a esos avisos fiscales que se envían al calor de la campaña de la Renta.

Preguntan hasta al portero

Pero además de seguir el rastro de las casas que se alquilan por internet, los inspectores utilizan todo tipo de estrategias para detectar a los defraudadores. Las visitas presenciales en el propio domicilio es una de las prácticas más antiguas, por lo que si alguna vez ha creído que evitando publicitar su inmueble en portales como Idealista o Fotocasa estaba fuera del alcance de Hacienda, se equivoca.

Los funcionarios de la Agencia Tributaria no dudan en acudir cualquier día en persona para charlar con el portero, los vecinos o los propios residentes del piso investigado con el objetivo de averiguar si se está alquilando en negro. Las respuestas de las personas con las que se encuentren en el domicilio después las cruzarán con la información declarada por el contribuyente y por los terceros en relación con ese contribuyente, como sus inquilinos, y así podrán confirmar sus sospechas.

En los últimos tiempos Hacienda le está sacando más utilidad a la información de los inquilinos. El recibo de la luz donde aparece domiciliado a la casa sospechosa o que hayan depositado la fianza de la vivienda en cuestión en un organismo público son pistan bastante claras de que ahí hay alguien que vive de alquiler.

Loading...

Las denuncias de terceros también están entre la larga lista de fuentes de información de la que se nutren los inspectores. “Cada una de ellas es analizada de forma individualizada por parte de personal de la AEAT”, aseguran.

“Se considera por la AEAT que la puesta a disposición de esta información a los contribuyentes induce la declaración de las rentas inmobiliarias, en combinación con las visitas presenciales y los procedimientos de comprobación para los casos más abusivos de falta de declaración o aquellos casos en que, después de haber enviado el aviso, no se ha declarado importe alguno como renta inmobiliaria”, justifican en la AEAT.

Airbnb les aporta información

Además, el fisco ha exigido una declaración informativa a todas las plataformas online que intermedian rentas de alquileres inmobiliarios para poder disponer de las cuantías exactas que están ingresando los propietarios. El objetivo de esta petición es “atajar de forma masiva este fraude e incluso incluir a medio plazo en el propio borrador de declaración del IRPF, cuando los datos de los que informen las plataformas sean ya suficientemente consistentes, el importe de las rentas por cada uno de los años”. Si esto se consigue, será la propia Hacienda la que calcule al propietario de la vivienda lo que tiene que pagar por los ingresos del alquiler. No habrá escapatoria posible.

Las actuaciones de Hacienda se centran tanto en el alquiler de larga duración como en el vacacional. Para el alquiler turístico, que se concentra en webs como Airbnb o Homeaway, los inspectores intensifican las operaciones en los periodos vacacionales. Identifican los inmuebles, su disponibilidad y los días en los que se alquilan para calcular la deuda que tiene su propietario con las arcas del Estado.

También visitan las inmobiliarias

Y tampoco dudan en acudir en persona a las casas vacacionales. Según explican, las viviendas que hacen las delicias de los agentes tributarios dentro del plan de visitas son “los inmuebles unifamiliares de alta gama”, siendo entre junio y septiembre el periodo donde centran los mayores esfuerzos por la época veraniega.

A los inmuebles vacacionales pueden ir una o varias veces con la finalidad de obtener datos concretos del posible arrendamiento (titulares, inquilinos, contratos, medios de pago, entre otros). Así están creando una base de datos concreta de inmuebles turísticos.

Pero los inspectores no sólo se presentan en persona en las casas de los propietarios, también acuden a las inmobiliarias. Desde hace un tiempo, los funcionarios realizan estos controles in situ acompañados de personal informático especializado (Unidades de Auditoria Informática). En la visita a estos negocios recopilan información de un amplio número de inmuebles, junto con datos concretos de titulares, inquilinos, medios de pago… “Al tratarse de información en soporte informático, facilita el tratamiento del mismo y su contraste con los datos fiscales declarados por los titulares de los inmuebles”, apuntan.

Con este plan de visitas los agentes no sólo han destapado alquileres en negro, también han pillado a contribuyentes que se estaban aplicando beneficios fiscales que no les correspondían. La deducción por inversión en vivienda habitual es una de ellas ya que muchos dueños de inmuebles se lo intentan aplicar a segundas residencias a las que sólo van de vacaciones o tienen alquiladas.

Desde la AEAT insisten en que “lo más importante de estas actuaciones no se halla en el efecto recaudatorio directo obtenido, sino en sus consecuencias inducidas. La propia presencia de la Inspección de Hacienda visitando inmuebles y preguntando por el posible alquiler de los mismos genera un efecto de control sobre este tipo de rentas, normalmente opacas, y cuya afloración es lo que se pretende conseguir con esta clase de actuaciones. No se trata tan sólo de obtener la cuota no ingresada por unos alquileres percibidos y no declarados por el contribuyente, sino que todos los de la misma zona de verano, en la misma situación, se vean impelidos a declarar sus rentas ante el riesgo de ser requeridos por la Inspección”.

Ya saben, si se cruzan con alguien en su edificio que está haciendo demasiadas preguntas a los vecinos, puede que se encuentre ante un inspector de Hacienda en persona.

Loading...
loading...

Dejar una respuesta