La batalla entre don Carnal y doña Cuaresma (miércoles de ceniza, jueves...

La batalla entre don Carnal y doña Cuaresma (miércoles de ceniza, jueves de sangre)

0
Compartir

miercoles-ceniza-carnal-cuaresma

Por Laureano Benítez Grande-Caballero para elmunicipio.es 

Miércoles de Cuaresma. Miércoles de ceniza, polvo negro con el que se escribe la crónica de nuestra muerte anunciada, de nuestro implacable descenso a una fosa común donde las pompas mundanas se transmutarán en pompas fúnebres, con un fondo lento de llanto y campana.

«Memento mori», cristiano, que durante dos milenios has sido carne de cañón, carne de tantos y tantos Coliseos abiertos por los poderes luciferinos para borrarte de la faz de la tierra. Ahí, en esa ceniza que te orla la frente está el recuerdo de tantos mártires reducidos a polvo, a ceniza, a nada, por la acción satánica de tantos progroms, tantas persecuciones, tantas matanzas, tantas semanas trágicas desencadenadas por los poderes del Averno que buscan tu exterminio, para entronizar en tu lugar al Anticristo.

La ceniza cuaresmal es, por tanto, una siniestra puerta, una «hellgate» que nos lleva a los infiernos de tantas masacres, especialmente a las que tuvieron lugar en los Coliseos republicanos de nuestra Patria, desde los cuales nos llegan cada vez más sus descarnados zombies, sus milicias de colmillo retorcido sedientas de sangre católica, el insoportable hedor de su piromanía quemaconventos, las momias católicas profanadas, el pestilente olor sulfuroso del Señor que las dirige.

Se calcula que durante todo el período republicano ―especialmente en mayo de 1931 y durante los primeros meses de la Guerra Civil― cerca de 7000 miembros del clero fueron martirizados por los milicianos. A estas cifras hay que añadir las víctimas laicas, con lo cual el resultado final se acerca a las 10.000. El horror de estas matanzas puede comprenderse con un simple dato: en agosto de 1936 se mataba una media de 70 curas al día. Hubo ciudades donde se asesinó a más de 50% del clero ―por ejemplo, en Lérida ese porcentaje fue el 65%, y en Tortosa el 62%―.

La tortura física y los tormentos de toda laya estuvieron presentes en buena parte de estos hechos, llevadas a cabo en las terribles «chekas» establecidas por la República.

Además de este holocausto, la persecución arrasó muchos edificios religiosos: en Valencia, 800 fueron totalmente arrasados, mientras que la destrucción parcial afectó a todos en ciudades como Almería, Tortosa, Ciudad Real, Barbastro, etc.

Las precisión casi quirúrgica de esta barbarie fue tal, que Andreu Nin ―jefe del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista)― llegó decir que «el problema de la Iglesia nosotros lo hemos resuelto totalmente, yendo a la raíz: hemos suprimido los sacerdotes, las iglesias y el culto».

Las masacres llegaron a tal grado de paroxismo, que cuando el gobierno republicano afirma ―el 25 mayo 1937― que debe haber libertad de culto, «Solidaridad Obrera» se ríe de esta medida, diciendo: «¿Libertad de culto? ¿Que se puede volver a decir misa? Por lo que respecta a Madrid y Barcelona, no sabemos donde se podrá hacer esa clase de pantomimas: no hay un templo en pie ni un altar donde colocar un cáliz».

Fue tal la magnitud del desastre, que el historiador de nuestra guerra Hugh Thomas afirmaba que «En ningún momento de la historia de Europa, y quizás incluso del mundo, se ha manifestado un odio tan apasionado contra la religión y todas sus obras».

Martes, miércoles, jueves…semanas de fuego, de ceniza y sangre, por las que nadie ha pedido perdón, ni mucho menos exigido indemnizaciones por las vidas cercenadas y los edificios incendiados. Lejos de eso, la progresía heredera de aquellas turbas incendiarias pretende hacer en nuestro país una Segunda Desamortización, arrebatando edificios a la Iglesia y pretendiendo que pague el IBI.

Hace unos días Baltasar Garzón ―obsesionado ahora por cambiar el destino del Valle de los Caídos, proyecto que le tumbó el Tribunal Supremo― exigió la organización de un acto parlamentario en la que el Estado pidiera perdón por las víctimas del franquismo. ¿Qué Estado, don Baltasar? Siento recordarle que Franco murió hace 40 años, y también lamento tener que decirle que «no me toque usted los muertos, que me conozco»: ¿Cuando pedirá perdón la izquierda por los 10.000 muertos y el sinnúmero de iglesias arrasadas durante la República? ¿Dónde ahora sus cadáveres, muchos de ellos profanados por las hordas satánicas? La verdad, para ser sincero, pienso que Franco debería haber construido otro Valle de los Caídos, donde dar cristiana sepultura a tantos mártires. Valle de ceniza, Valle de sangre, nuevas catacumbas donde dar el descanso eterno a los católicos que derramaron su sangre en tantos Coliseos republicanos. Y, ya que estamos con esto, ¿cuándo pedirán perdón los genocidas comunistas en los 110 millones de víctimas que masacraron en sus apocalípticos holocaustos?

Ante esto, se echa en cara a la Iglesia la leyenda negra de la Inquisición, la cual, según los estudios científicos más solventes de varios expertos, solamente fue responsable ―en los casi 400 años de su historia ―de un número de víctimas que no llegó a las 3000.

En varias ocasiones ―ya desde un temprano 1 de julio de 1937, pasando por los documentos «Constructores de la Paz» de 1986, y «la fidelidad de Dios dura siempre», de 1999― la Iglesia ha concedido el perdón a todos los que colaboraron por activa o por pasiva en esa espantosa persecución. Sin embargo, ninguna de las organizaciones implicadas en la persecución ha pedido perdón hasta el día de hoy.

Ningún gobierno español ―ni de derechas ni de izquierdas―, ha hecho nada por homenajear a los mártires católicos de aquellos días, para recuperar su memoria y exigir las debidas indemnizaciones a los descendientes de aquellos responsables. Si se habla de memoria histórica, que sea para todos, y no sólo para los verdugos.

Miércoles de ceniza, ceniza que cae suavemente como copos hacia las frentes y las conciencias, memento mori de los casi 150.000 católicos que mueren al año ―uno cada 5 minutos― en el mundo por causa de su fe, que hacen a la religión católica la más perseguida del mundo.

Y los medios de comunicación no recogen esta hecatombe, ocupados como están en escudriñar en los recovecos de la Iglesia buscando pederastas para sus titulares y sus escándalos, para cualquier blasfemador que escriba esa palabra con Hostias consagradas.

Refugess welcome, dicen los ahoramadriles, en unos cartel que va batir todos los récords Guinness de permanencia en la fachada de un edificio. Es de suponer que ese welcomeo es para la pobre musulmanía exclusivamente, porque no me creo que estos asaltacapillas tengan el más mínimo deseo de refugiar a los católicos que huyen de las guerras que les reducen a polvo, a ceniza, a sangre, a nada. Ni siquiera el Papa fue capaz de llevarse a refugiados cristianos al Vaticano, y no conozco ninguna organización «oenegestista» o eclesial ―católica o no― que haya organizado un rescate de mártires a gran escala.

Las matanzas de cristianos son la más descarnada expresión de la Tercera Guerra Mundial en la que estamos inmersos, aunque para la prensa del NOM sean más importantes unas cuantas víctimas europeas que las horrendas masacres de los cristianos perseguidos.

Tercera Guerra Mundial que no es, a su vez, sino el episodio más cruento del Armageddón que pondrá fin a la historia conocida, y que instalará en el planeta el gobierno mundial del NOM, presidido por el Anticristo.

Armageddón de ceniza, sangre y fuego, que busca cristianos para sus macabros sacrificios al Señor de las Moscas; Armageddón donde no se enfrentan ejércitos convencionales, sino las fuerzas del Bien y del Mal, tal como se profetiza en la Biblia.

Armageddón que ahora adquiere en estos días la modalidad de un combate atávico entre la luz y las tinieblas que tiene como máxima expresión, como metáfora perfecta, lo que podríamos llamar ―citando el legendario «El Libro del Buen Amor» del arcipreste de Hita― la batalla entre don Carnal y doña Cuaresma, madre de todas las batallas que en el mundo han sido y serán, y en la que, a pesar de su apariencia meramente literaria y festiva, se juega cada año el futuro de la humanidad.

Por cierto, todos los años tenemos que soportar la gran chorrada de que el progrerío izquierdista felicite efusivamente el Ramadán a los musulmanes, diciéndoles «Ramadán Kareem», o «Ramadán Mubarak», con el fin de mostrar su visceral anticatolicismo y arañar votos entre la musulmanía ―casi dos millones en nuestro país, oiga―. Sin embargo, todavía estoy esperando que estos botarates del grotesco puñoenalto digan a los católicos algo así como: «Feliz Cuaresma», que viene a ser el origen del Ramadán musulmán.

Es la contienda armageddónica entre el Carnaval ―símbolo del hedonismo materialista y consumista de la sociedad desacralizada― y la Cuaresma ―expresión del espíritu cristiano, que predica la austeridad y la penitencia―. Al principio, esta contienda se desarrollaba en un plano casi exclusivamente dietético ―chuletones contra nabos, chorizos contra alcachofas―, pero ahora la batalla ha ido escalando hacia terrenos más complejos, hasta el punto de que el conflicto ha tenido el más pavoroso «big-bang» de la historia en las grandes carnicerías de católicos perpetradas por las milicias satánicas republicanas, que ejercieron cruelmente su papel de Don Carnal.

En los tiempos que corren se ya no se lleva eso de los milicianos estilo Buenaventura Durruti, ya que los modernos carnales son las asaltacapillas, los guiñoles que violan monjas, las procesiones de los coñosinsumisos, las madresnuestras, las brujas-que-no-pudimos-quemar… y ahora se une a este ejército luciferino la sección de los Drags, con el espectáculo blasfemo en el que un tal Borja Castillo ―alias «Drag Sethlas», quien, por cierto, para más recochineo, quiere ser profesor de religión― se disfraza de Virgen María que se desnuda, y luego de Jesús crucificado que baja de la Cruz y empieza a declamar frases pavorosas. Y pavoroso fue que esa performance satánica ―jaleada, votada y vitoreada por entusiastas a golpe de mensajitos― fuera «trending topic mundial, transmitida por el canal de TVE internacional, y consiguiera la mayor audiencia en 20 años. Así que no hay duda de que esta obscena performance creará escuela, ya que cualquier gilipollas que quiera ganar algo y conseguir sus cinco minutos de gloria no tendrá más que inventarse una grotesca blasfemia para conseguirlo.

Pero así es el NOM, damas y caballeros, por si todavía no se habían dado cuenta. Y, ante esto, sigue predominando entre los católicos el buenismo, el pacifismo de la otra mejilla, esconder la cabeza en la tierra para no ver llegar a estos lobos sanguinarios sedientos de sangre cristiana. Ante una judicatura para la que nada es blasfemia; ante unos medios de comunicación apesebrados por el NOM que las justifican; ante una opinión pública corrupta y pervertida que ha pasado del ateísmo indiferente al aplauso a los blasfemadores, no es suficiente con que un reducido número cargos públicos y eclesiales se limiten a pedir respeto a las ideas religiosas, ni organizar eucaristías multitudinarias de reparación, ni exponer el Santísimo, ni siquiera multiplicar el rezo del Rosario.

Seguramente Don Carnal lanzará contra la Cuaresma sus tropas de élite, sus pretorianos más radicalizados, su ejército de blasfemadores, sus milicias más luciferinas. Ante estos ataques no bastarán las ristras de ajos, ni el agua bendita, ni proveerse de afiladas estacas. No: es la hora de salir a la calle, de pasearnos a cuerpo, de galopar y galopar hasta enterrarlos en el mar, de demostrarles que también nosotros sabemos escrachear, votar masivamente contra cualquier medida que pretenda atacar a la Iglesia, hacer manifestaciones y concentraciones, arrasar en las redes sociales, pleitear en los tribunales con acciones judiciales contundentes, sacar nuestros autobuses a la calle ―por supuesto, otro día hablaré del autobús antitransexualidad, no lo duden―.

Porque tras un miércoles de ceniza, puede venir un jueves de sangre. Es hora de demostrar a los Carnales que, si pretenden asaltar nuestros cielos reduciéndolos a cenizas, nosotros arrasaremos sus infiernos.

Dejar una respuesta

uno × 5 =