Inicio Opinión Invitada El puñetazo del Papa

El puñetazo del Papa

0

Papa-Francisco
Colabora con el periódico digital El Municipio con un donativo para seguir informando con un periodismo combativo en libertad
Pincha en el boton Donar. Muchas gracias por tu ayuda y colaboración.

Por Carlos León Roch para elmunicipio.es

No ha llegado a darlo, aún, pero el Papa Francisco ha asegurado que lo daría si alguien insultaba a su madre… Lo ha declarado en su viaje a Filipinas, al criticar a aquellos -como los del  Charlie- que ofenden a las creencias religiosas, de uno u otro signo.

Vienen las palabras del Papa a corroborar lo que decía José Antonio sobre la violencia:

“Porque, ¿quién ha dicho… que la suprema jerarquía de los valores morales reside en la amabilidad? ¿Quién ha dicho que cuando insultan nuestros sentimientos, antes de reaccionar como hombres, estamos obligados a ser amables?“Bien está, si, la dialéctica como primer instrumento de comunicación, pero no hay más dialéctica que la de los puños y las pistolas cuando se ofenden a la Justicia o a la Patria”.

Naturalmente, la violencia ha de ser proporcionada a la magnitud de la ofensa, y a sus consecuencias. Y como el Papa no tiene pistolas, ni recibe -por ahora- acciones que las justifiquen, por eso, utilizaría sus puños. Y la sociedad debe utilizar “sus puños y pistolas”, las leyes, tanto para salvaguardar la vida, los derechos y las propiedades, como el respeto a las creencias profundas, sean “moras” o cristianas.

La profunda repulsa y condena al vil asesinato de esos periodistas satíricos no nos impiden compartir, con el Papa, el rechazo a una mal entendida libertad de expresión que pretende que permanezcamos impávidos cuando se nos ofende gratuita y gravemente.  

Carlos León Roch

Colabora con el periódico digital El Municipio con un donativo para seguir informando con un periodismo combativo en libertad
Pincha en el boton Donar. Muchas gracias por tu ayuda y colaboración.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí