YO TAMPOCO SOY CASSANDRA

YO TAMPOCO SOY CASSANDRA

0
Compartir

cassandra-carrero-blanco

Por Eduardo López Pascual para elmunicipo.es

Se ha escrito mucho sobre Cassandra Vera, para mí demasiado, porque nunca un personaje o personaja, como la twitera murciana merecería tal atención en una sociedad normalizada. Como es ya corriente en esta sociedad un tanto desnaturalizada, hay escritos para todos los gustos pero en general la mayoría tratan de restar importancia al fondo de la cuestión, para quedarse en los aledaños de sus twuits; incluso hay buenos analistas, casi siempre periodistas o los nuevos opinadores, que buscan de manera compulsiva la desviación de culpa, cargándola ora a las leyes por muy inconcretas, ora a lo superficial de sus mensajes, que no serían causa de penas tan fuertes como la pena de un año de cárcel- que no se cumple nunca-, o a los años de inhabilitación que le arruinará ( como dice ella) su vida. O sea, que al final, esta Cassandra será la víctima.

Sin embargo, las cosas no cambian porque alguien lo quiera, sino por alguna razón muy concreta. El twist repugnante de la tal Cassandra no es producto de una reacción espontánea, algo que de pronto le surge de improviso, quizás mientras tomaba un chocolate rojo y ardiente, sino que era continuación de un proceso mental lleno de odio, de resentimiento, y no quiero pensar por qué, que viene de mucho tiempo atrás. Tampoco creo que esos mensajes puedan inscribirse como ejemplo de humor, ni negro ni amarillo; cuando se habla de muertes por terrorismo, nadie que no viva en lo políticamente correcto podría decir que se trata de humor.    

No. Yo sin desearle lo peor a esta Cassandra, y ya el nombre explica mucho, no quiero unir mi voz a la corte fantasmal que justifica su enajenación o su venganza. No seré quien califique su sentencia de floja o excesiva, pero no cabe duda de que quiero que aparezca como que es, alguien que no puede ni debe andar suelta, metafóricamente, por la calle. Si tiene problemas psicológicos – que es muy probable-, que vaya a un sanatorio mental, y si lo ha escrito a conciencia, que cumpla al menos la sentencia.impuesta. No es de fiar. En sus twits, se podrá discutir la forma, pero el fondo queda muy claro y a eso es a lo que debemos mirar. Y me da igual que la nieta de Carrero, tal vez para no verse acusada de fascista, relativice el caso, pero todas las víctimas de su ojería, de su enfermiza obsesión tienen que ser respetadas. Yo como no lo soy, me importa decir justo lo que pienso y es que Cassandra debe de ser despreciada por nuestra sociedad.

Dejar una respuesta

20 + 4 =