EL VALLE, FRANCO Y JOSÉ ANTONIO

EL VALLE, FRANCO Y JOSÉ ANTONIO

3
Compartir

Valle-de-los-caidos

De nuevo la política de calderilla que ahora nos persigue, saca a pasear el tema de qué hacer con el Valle de los Caídos, como prueba evidente de la falta de proyectos que tienen los partidos en la oposición. No hay más problemas que el destino de esa obra que unos llaman faraónica, otros la definen como monumento al franquismo, y otros piensan que es un lugar donde hay que exhumar a Franco y, de paso, a José Antonio. Claro que aquí se ofrecen opiniones de todo tipo, generalmente cargados de ignorancia, como la de ese periodista (¿), que argumenta su petición “porque allí están los restos de dos dictadores”. Si uno es Franco, el otro, por deducción tiene que ser José Antonio. Pregunto: ¿Desde cuándo el fundador de Falange fue un dictador, ¿De qué país? ¿En qué momento, si fue fusilado por la República en 1936?

Pero tengo que admitir el juicio que sobre este tema expuso el ex ministro socialista Corcuera, que lejos de la revanchista idea que muchos de sus compañeros mantenían, como por ejemplo el volar todo el complejo e incluso derribar la Cruz, abogaba con razón y sensato criterio de una “redefinición del Valle”, de forma que todos los españoles pudieran aceptar el monumento completo, justo para lo que en teoría se había construido, que era la verdadera reconciliación nacional. Y para ello, y nosotros estamos de acuerdo, había que trasladar los restos del dictador a un lugar señalado por su familia, desde luego fuera del conjunto monumental, aunque fuera solo por una razón muy lógica, si el Valle de los Caídos era para que reposaran los muertos en la guerra civil, el general murió en la cama y no tenía que estar en esa cripta. A partir de ahí, convertirla en un centro de cultura democrática sería lo razonable.

En cuanto a mover la tumba de José Antonio, quiero recordar que ya hace más de treinta años que los falangistas de la Auténtica, entre los que nos encontrábamos algunos de nosotros, lanzamos varias campañas con el lema. “Liberar a José Antonio de la cárcel del Valle”, mostrando desde siempre nuestra negativa a que el fundador permaneciera junto a un militar, Franco, que además de dictador, nunca fue falangista y prácticamente destrozó a Falange. Por supuesto, no vamos a caer en la farsa revanchistas de otros, ni iremos al insulto, pero quede claro nuestro rechazo a que los restos de Franco permanezcan en ese lugar. No es una declaración oportunista, es una convicción manifestada públicamente desde hace muchos años. Personalmente, aunque no nos gusta el circo montado alrededor de El Valle, apostamos por el traslado del General Franco, pero con respeto, civilizadamente, y que José Antonio, aunque la proposición no de Ley presentada por el PSOE acceda a que permanezca allí, aunque en otro sitio, creo, puesto que fue una víctima de la Guerra Civil, podría, entonces, descansar en paz junto a los más de treinta y dos mil caídos que descansan en los columbarios del El Valle.

Comunicado de Falangistas Ciezanos

loading...

3 Comentarios

  1. jajaja! Que patetico eres Eduardo Lopez Pascual ni siquiera te atreves a firmar con tu nombre, machote. Cansas, sigues cansando desde hace mucho tiempo. con tus manias persecutorias

  2. Es normal que los seguidores del fundador de FE se pronuncien sobre este tema que han puesto de moda los socialdemócratas al lanzarlo como pan y circo para sus electores y que estos se olviden de las reformas antiobreras y derechistas que iniciaron al principio de la crisis que después fueron rematadas por los conservadores. También daríamos nuestra opinión los Nacional-Sindicalistas si intentarán exhumar los restos de nuestro fundador Ramiro Ledesma Ramos que reposan en el Cementerio de los Mártires de Aravaca.
    En cuanto a los restos del General Franco están allí por orden del “Emérito Borbón” no por deseo de la familia del General, debería pues ser el “Emérito Borbón” quien corra de su bolsillo con todos los gastos del traspaso de estos restos al Cementerio del Pardo para que reposen con los de la esposa fallecida también. Así mismo debe correr con toda la responsabilidad histórica por haber ordenado dar sepultura allí a una persona no caída en la contienda 1936 a 1939.
    “No más reyes de estirpe extranjera
    ni más hombres sin pan que comer…”

  3. Me produce un insuperable “pudor” hablar de muertos enterrados, identificados, honrados por unos o por otros,durante tantos años·
    Como joseantoniano aún recuerdo el temblor de mis rodillas al hacer guardia ante su tumba, con camisa azul remangada,el 20N…de hace “mil años”. Y el temblor -lo aseguro- no era por el frio…
    “Dejad que los muertos entierren a los muertos”
    Los vivos,sigamos luchando por la Patria,el Pan yl a Justicia.

Dejar una respuesta

15 − 6 =