Que pasaría si Falange llevara en su programa la modificación de las...

Que pasaría si Falange llevara en su programa la modificación de las autonomías

2
Compartir

Autonomias

Por Eduardo López Pascual para elmunicipio.es

¿Estamos seguros de que si los falangistas, en conjunto, pidieran en su programa político ante las próximas Elecciones Generales, la modificación de las Autonomías, tal como están hoy, no tendrían una respuesta positiva del pueblo español y pudiera entrar en el Congreso y Senado? No se trataría de retirarles competencias al montón, sobre todo en materia de financiación, como no se pretende el prohibir a los Ayuntamiento la emisión de un determinado tipo de impuestos o tasas, pero sería sin duda, la vuelta a una situación en donde el Estado tuviera, desde luego mediante las consultas permanentes, la primera y última responsabilidad en cuestiones tan esenciales para cualquier gobierno central, guardián insustituibles de la igualdad y libertad de todos sus ciudadano sin excepción y sin privilegios particulares.

Que el actual sistema autonómico ha dado paso a los inefables separatismos, es cosa que podríamos decir axiomáticos -no necesitan demostración-, además de un costo realmente insostenible, por otra parte, nunca suficiente a la voracidad secesionista que en el fondo no es, sino un instrumento de chantaje para conseguir cada vez más cotas de autogobierno.

No vamos a dar aquí importes y cifras de la pesada factura que implica el mantenimiento de las autonomías; tal como están, es obvio. Y no es lo económico lo que importa en esta coyuntura, que sería aceptable si no hubiera por medio la traición, sino una cesión tan increíble en lo que significa instrumentos de cohesión nacional: Educación. Sanidad, Lengua, Policía, etc. que han traído estos lodos. ¡Aquellos insufribles Pactos Autonómicos de 1981 y 1992, signados por Felipe González y Calvo Sotelo, que resultaron letales para la unidad de la patria, algo que se consolidó con el Pacto del Majestic, firmado entre Aznar y Pujol en 1996! Todo, como es natural, resultado de la ambigua y torticera redacción del art. 2 de nuestra Constitución al admitir el término de Nacionalidades.

Bien, estamos donde estamos. El tema nace de si, en efecto, Falange- cualquiera de sus opciones legalizadas, estando dispuesta a invocar las modificaciones precisas, en Derecho, para recuperar los medios y competencias necesarias para asegurar la continuidad de España y la igualdad de los españoles, tendría un lecho de votantes suficientes para intentar entrar en el Parlamento y dar la batalla democrática de reivindicar radicalmente, la unidad de nuestra única nación. ¿Por qué no se prueba? Sería, además, seña de nuestra identidad política. Quizás sea el momento de aparecer públicamente revindicando, exigiendo, sin herir la particularidad de sus regiones, la insoslayable voluntad de una patria común. En eso, Falange tiene un mensaje claro: su unidad.

loading...

2 Comentarios

  1. Naturalmente, Eduardo. Tu propuesta debe llegar a todos nuestros dirigentes. Además de eficaz y sugerente para millones de compatriotas , puede ser un motivo de unión , pòprquie creo que en eso estamos todos de acuerdo.
    Arriba EspÀÑA ( unida, claro)

  2. La unidad de España respetando la diversidad solo es viable dentro de un contexto de apoyo para los empleados pobres y desempleados. Las falanges lo primero que tienen que hacer es practicar la democracia interna directa y sindical antes de vender ninguna propuesta al exterior. Basta de sermones de “falangistas” quemados por el tiempo y su praxis!.

Dejar una respuesta