“La Tristeza del Falangista” última novela de Eduardo López Pascual

“La Tristeza del Falangista” última novela de Eduardo López Pascual

1
Compartir
loading...

eduardo-lopez-pascual

Eduardo López Pascual presentará en breve su última novela titulada “La Tristeza del Falangista”. Publicada por una editorial de Sevilla.

elmunicipio.es recomienda su lectura y desea a su colaborador Eduardo López Pascual el mayor de los éxitos.

Loading...

En estos días navideños nuestro colaborador Eduardo López Pascual presentará en un acto literario que tiene previsto realizar en la capital murciana primero y en la ciudad de Alicante, después, su última novela que con el título de “La tristeza del falangista”, ha querido reflejar una amarga realidad como es sin duda el perverso trato que los falangistas, en general, vienen sufriendo por parte de determinados sectores de la sociedad española, de sus medios de comunicación, de sus centros de opinión y decisión, que hacen prácticamente muy difícil, la pervivencia normal de cuantos se sienten y se consideran afectos a las tesis nacional sindicalistas, a las ideas de José Antonio Primo de Rivera, o sea, a los falangistas. La historia, que está basada en hechos evidentes, relata las vivencias del protagonista, Rufino, y las peripecias que le recaen simplemente por su condición de pertenencia a un partido de Falange. A lo largo de casi cuatrocientas páginas, Eduardo López Pascual nos relata una situación que impacta desde el principio hasta un final francamente sorprendente. Editado por Punto Rojo Libros, de Sevilla, el autor nos ofrece un tremendo alegato contra una realidad que en estos tiempos merece la condena más firme de toda persona de buena voluntad democrática. “La tristeza del falangista”, es una denuncia valiente que los falangistas quizá estuvieran esperando. Su lectura es muy recomendable.

“La tristeza del falangista”

Autor: Eduardo López Pascual

Editorial: Punto Rojo. Libros de Sevilla.

Loading...
loading...

1 Comentario

  1. Leer a Eduardo López Pascual siempre es un placer, aunque algunas veces discrepemos, pero al final siempre llegamos a un acuerdo en nuestras pequeñas diferencias sobre la ideología falangista tan manipulada por los que jamás entendieron a José Antonio al quien no saben nada más que tacharle de “fascista” porque no tienen otros argumentos, de ahí, como bien titula Eduardo, la tristeza del falangista.
    .

Dejar una respuesta