Documento escrito por Pedro Conde Soladana para el Movimiento Falangista de España

Documento escrito por Pedro Conde Soladana para el Movimiento Falangista de España

1
Compartir
loading...
tertulia-narciso-perales-movimiento-falangista
Momento de la lectura del documento de Pedro Conde Soladana leído por Pedro Cantero. De izquierda a derecha: Josele Sánchez, Gustavo Morales, Pedro Cantero, Juan Manuel Cepeda, Luis Miguel Villegas e Ignacio Toledano.

Desde la redacción de elmunicipio.es y para el interés de nuestros lectores publicamos el documento escrito que Pedro Conde Soladana escribió con motivo de la tertulia “Los otros falangistas” que tuvo lugar en Madrid el pasado sábado 14 de noviembre organizada por el Movimiento Falangista de España (MFE):

Escrito de Pedro Conde Soladana

¿ABOCADOS A LO IMPOSIBLE?

Sólo la fe de unos camaradas, el empeño y la creencia compartida de una doctrina, que pudo ser y de la que cabe la esperanza de que pueda ser en el futuro, me decide a escribir estas líneas, que camaradas como Pedro Cantero, Jesús Heras o Juan José de Mendoza me solicitan; pero que solamente una más cercana amistad me obliga. Porque el largo y estéril panorama que ha vivido el “mundo azul”, desde aquel malhadado día de la Unificación, 19 de abril de 1937, es deprimente e invita al abandono y al exilio interior.

En ese discurrir del tiempo hasta hoy, todo han sido y son banderías, reinos de taifas, no me excluyo, con sus reyezuelos y diminutas cortes, en los que parece que, a falta de otra cosa en que ocuparse para llenar legítimas o menos legítimas ambiciones, inventamos individuales feudos, creyendo cada cual que esa es la verdadera Falange, frente a la de los otros grupúsculos que representan, si no su falsea- miento sí una versión lejana de lo que debería ser, según criterios exclusivistas y partidarios. Penosa, pobre y sumaria conclusión individual cuando la Falange primigenia con sus esbozados y originales planteamientos exige hoy, inicios del siglo XXI, un esfuerzo intelectual que no puede ser fruto solamente de un grupito instalado en el garito de su pequeña corte. Por cierto con su rey al frente a punto de ser apuñalado “visigótica”, repetida y constantemente.

No conozco ni a fondo ni directamente lo que el Movimiento Falangista de España, que dicho así no deja de ser un grupo más, pretende en su nuevo e ilusionado empeño. Sin embargo, tengo que creer por los camaradas mencionados arriba y por algún apunte que se me ha hecho que únicamente pretende ser una especie de faro que aporte luz al resto de grupos en busca de la ansiada unión. El propósito es encomiable; una vez más.

Loading...

¿Qué hacer? ¿Qué estrategia seguir? Parecen las preguntas del millón, después de tantos intentos y fracasos. De aquellos movimientos políticos de mediados del XX quedaron el fondo y las formas. Hoy éstas, en los partidos y movimientos políticos modernos no tienen ningún peso porque apenas existen. Sin embargo, aquellas formas: camisas, símbolos, banderas, etc., quedaron tan unidas al fondo ideológico que aún hoy cuesta separarlos. Mucho más en el caso de la Falange porque además de resultarnos entrañables respondían a su vez a la entraña de la Historia de nuestra Patria, como es el caso del Yugo y las Flechas. Es decir, tales símbolos están enraizados en los momentos más gloriosos de nuestra tradición hispana. ¡Cómo no nos va a resultar doloroso prescindir de ellos! No ya arrumbarlos sino guardarlos simplemente en los más íntimos de nuestros muebles familiares cómo no nos va ser duro y aflictivo. Sin embargo, lo exigen los tiempos. Otra cosa es no avergonzarnos nunca ni renegar de ellos. Pero, por ahí hay que empezar, por dejarlos en el museo de nuestros más queridos recuerdos. Y conste que yo he pedido a mi familia que, cumpliendo mis últimas voluntades, me entierren con la camisa azul. Esa es la intimidad a que me refiero sin renunciar a mi derecho a proclamar lo que soy, lo que he sentido y sentiré hasta el último momento. Perdonad la inmodestia, todo el mundo sabe lo que he sido y a lo que no he renunciado a ser. Y os digo que hay un respeto, el respeto a la coherencia en un mundo de chaqueteros e incoherentes. Mas, hablamos de eficacia que no está en absoluto reñida con los principios.

Así que vayamos al fondo, a la idea e ideales. He ahí el verdadero problema. El meollo de la cuestión que da lugar a las diversas, incluso hoy dispares, interpretaciones de la doctrina de la Falange. Se puede comprobar, como yo lo estoy comprobando, que dentro de los grupos más o menos organizados, algunos unidos hoy solamente por la simple amistad que nació entonces, y me estoy refiriendo a los tiempos de FE de las JONS (Auténtica), las opiniones, los criterios divergentes sobre ciertos puntos de la doctrina primigenia son tan distantes como distintos. La religión es uno de los puntos más conflictivos y, en concreto, el catolicismo, como componente en la creación original de la Falange. Sin embargo, ahí debe estar, para salvar el escollo, nuestro lema y principio de crear “una sociedad de hombres libres”; y, tolerantes, añadiría yo, con las creencias de los demás. Han pasado casi cuarenta años de aquello de la Auténtica, otros casi ochenta y tantos desde la creación de la Falange. ¡Cómo no vamos a cambiar individualmente y disentir en ciertos puntos! Aunque todos estemos unidos por la grandeza y personalidad de los fundadores y, sobre todo, del Fundador, José Antonio Primo de Rivera.

Sin embargo, éste es la referencia y norte para el cambio y la evolución de las ideas. ¿Podrá creer alguno que José Antonio, si viviera, iba a mantener intocablemente las mismas ideas y criterios, en todo, que tenía en el año 1936? Si fue capaz en poco más de tres años de pasar del fascismo, puro estatismo totalitario, con impuesta armonización de capital y trabajo, al nacionalsindicalismo, democracia directa de entidades naturales y la economía protagonizada por el factor trabajo con el capital como mero instrumento, cómo no iba a cambiar sus criterios sobre temas de menos calado; que, por cierto, a alguno de sus actuales y dispersos seguidores les cuesta variar. El dogmatismo, la fijeza cerril e inamovible en las ideas, es una ofensa a la gran inteligencia del Fundador. Cualidad reconocida, entre otros, por don Miguel de Unamuno.

El dogmatismo, la actitud cerril en defensa de las creencias y afirmaciones propias, de lo que son sola- mente ideas humanas y por tanto contingentes, es propia de mentes cortas.

Por mi parte, no voy a extenderme en interpretaciones o exposiciones ideológicas, porque no es éste el compromiso adquirido con quien me ha pedido esta breve manifestación. Propongo sólo un desafío a la inteligencia de quienes con el bagaje intelectual de la Falange pretenden hoy actuar en política y ser escuchados por la sociedad. Mi propuesta es la búsqueda de la originalidad. Y al escribir esta palabra no me resisto a lo que un día, en el Casino de Castilla y León, Pedro J. Ramírez, 29 de mayo de 1991, en la presentación de su diario El Mundo en Valladolid, me preguntó: “¿Y qué fue de aquel proyecto tan bonito de la Falange Auténtica?”. Dudo si me dijo: original. En todo caso, ese es el desafío: Bonito u Original o las dos cosas a la vez.

Documento escrito por Pedro Conde Soladana para el Movimiento Falangista de España (MFE).

Loading...
loading...

1 Comentario

  1. M.F.E. en la actualidad no representa a nada y a nadie son un grupito en Madrid, otro en Escorial y unos pocos en Avila. De forma poco democrática se apoderaron de un partido cadáver en junio de 2015. Practicando centralismo democrático (Stalinismo) se han quedado sin ninguna territorial de las que tenia el terminal Jareño.

Dejar una respuesta