¡¡¡Última parada… VOX!!!

¡¡¡Última parada… VOX!!!

4
Compartir
loading...

Santiago Abascal en una rueda de prensa de VOX

¡¡¡Última parada… VOX!!!

Por Nacho Toledano

Hace mucho tiempo, yo creía en las cosas que escuchaba de los labios de nuestros más serios analistas. Y es que hemos hablado mucho dentro de nuestro entorno político: desarrolladas y profundas teorías que venían a encontrar una solución para el falangismo y para su futuro. Hemos hablado mucho y bien para, al fin y a la postre, no hacer nada al respecto. Miles de palabras malgastadas porque, en definitiva, muy pocos han dado un paso al frente para evitar que este invento se muera. Cosas de la vida.

Decíamos que decían antes de ponerme a divagar. Y se decía que cuanto más fuerte fuera una opción política de extrema derecha -en el sentido no sólo de agrupar corrientes y personas como también de ofrecer una propuesta nítida y atractiva- cuanto más podría encontrar una nueva oportunidad el falangismo. La razón de ello estaría en el hecho de que todos aquellos que nos están vendiendo la falsa y adulterada idea de un pseudonacionalsindicalismo caducado se moverían al ritmo del siempre recio cornetín del nacionalismo chauvinista.

De esta forma, la extrema derecha quedaría unida e integrada mientras que -por la simple inercia de las cosas- el falangismo aparecería puro y cristalino ante la opinión pública: claramente situado al margen -por fin- del lastre reaccionario de la indisimulada antipatía frente al inmigrante, sin el peso de la gris homofobia, sin espacios para el capitalismo vergonzante y sin la adhesión a las formas de gobierno más autoritarias. Falange recuperaría así su lugar en el mundo: trazando una línea de clara distinción frente a toda esa chatarra impresentable. 

Loading...

Yo me llegué a creer esta afirmación. Yo me creía todo aquel entonces.

Esto viene a cuento porque se dice que VOX está vetando, con intransigente firmeza, a cualquier persona que provenga del mundillo ultra y que quiera sumarse a sus listas. No les dejan pasar.  Nuestro gozo en un pozo. Abascal tiene en su mano la posibilidad de reunir en VOX a todos los extremoderechistas españoles y, sin embargo, está rechazando esta alternativa integradora. Yo creo que esto constituye una falta absoluta de visión política por parte de Abascal y de VOX que, de esta manera desabrida, destruyen el sueño de ese gran partido lepenista por el que tantos y tantos viejos conocidos han realizado sobrehumanos esfuerzos.

Porque, compartiendo como comparten un mismo electorado, bastaría un poco de psicología y de tolerancia por parte de Santiago Abascal para ganarse incondicionalmente a los dirigentes de Respeto o de ADÑ. Que les hable de la unidad de España. España Una y no cincuenta y una. Que les hable de la Reconquista y de los españoles primero. Que les hable de la enemistad de la izquierda y del odio hacia Pedro Sánchez. Que les hable de frenar la inmigración, del enemigo islámico y de la familia tradicional. Que les hable del Papa Francisco como de un enemigo, y que les hable del peligro comunista y de la degeneración homosexual. Todo eso podría perfectamente unificar criterios e integrar personas, siempre y cuando -para cubrir las apariencias- VOX introdujera en su programa un poco de capitalismo social, de fomento de las cooperativas y cositas así. Las personas que proclaman una idea similar de España deben de formar juntas, con la sólida hermandad de un Tercio Viejo, frente a las tropas herejes enemigas del Rey y de la Patria.

Construir sobre esas pautas una gran alternativa por España y para España sería una de las cosas más grandes que los responsables de ADÑ o Respeto podrían hacer: de una manera inesperada, se encontrarían cerca del poder y luchando por los mismos principios en los que todos ellos creen. Y Santiago Abascal se beneficiaría de la experiencia política que estos personajes han acumulado durante años de lucha por esa España de orden que propugnan. Por un poquito de mano abierta en lo político, y de generosidad en sus ofertas, VOX podría eliminar el riesgo que supone perder unos miles de votos a su derecha. Todo suma en la gran tarea de construir la alternativa.

Pero a VOX le está faltando olfato. Y eso nos condena a seguir confundiendo el nombre de nuestra opción política con esa extraña mezcla de integrismo, fascismo, racismo, homofobia y conservadurismo que constituyen los pilares de ADÑ, Respeto y similares. Así no hay manera. Han perdido el tren en la última parada aunque, tal vez, ya todos lo hayamos perdido mucho antes. En el supuesto de que la extrema derecha se uniera decididamente en torno a VOX, y aún en el caso de que ello supusiera dejar de mezclar nuestros colores en la paleta de la propuesta adulterada, nosotros -los falangistas- nos encontraríamos tan solos e indefensos como siempre. Como lo hemos estado desde el mismo momento en que nacimos. It´s too late como decía Carole King.

Loading...
loading...

4 Comentarios

  1. ¿De verdad alguien se creía que VOX era otra cosa que “fraguismo” 2.0?

    Permítanme un consejo de “huérfano de la izquierda”. Si al falangismo se le quita el clericalismo, el conservadurismo y militarismo sociales, esa manía de convertir a cada ciudadano en un soldado del movimiento y de decirle cómo tiene que vivir “decentemente”, queda algo bastante parecido a la socialdemocracia originaria. No “exactamente” lo mismo, claro está, pero si que hay menos diferencias entre ésta y el falangismo más social, menos clerical y amigo de los señoritos, que entre el falangismo originario y el conservadurismo del PP o de VOX y el liberalismo veleta de Ciudadanos.
    ¿Qué quiero decir con esto? Que creo que Falange, Respeto, Hogar Social y en general las fuerzas que se llaman “socialpatriotas” equivocan su publico objetivo buscándolo en las filas de la derecha conservadora y neoliberal, aunque sea entre sus miembros mas jóvenes, o por lo menos se equivocan al buscarlos SOLO ahí, porque de social tienen bien poco, y de “patriota”, solo las banderitas, made in China, para mayor farsa.

    Como he dicho, soy uno de esos millones de izquierdistas “huérfanos” que hace años vota con la nariz tapada, y lo soy porque como mucha gente, creo que el capitalismo salvaje es la fuente de la mayoría de los problemas de la humanidad, que no es justo que un trabajador que produce al mes 3 mil euros, cobre 1200 ni que un gran empresario tenga mas dinero que el PIB de una comunidad autónoma entera mientras millones de españoles tienen que hacer malabares para llegar a fin de mes, algunos, trabajando para ese mismo millonario al que hacen cada día más rico, no digamos para plantearse formar una familia en serio, no de cualquier manera como los inmigrantes que se ponen a procrear como si no hubiera un mañana.
    Pero a la vez soy de esos que creen que la historia de España, con sus luces y muchas sombras, es una historia gloriosa, que nunca hubo genocidio alguno en América porque los muertos en guerras y epidemias, como en cualquier guerra de nivel continental y como en cualquier epidemia terrible, NO son muertos por un afán de exterminio de un pueblo, que es la definición del genocidio.
    También creo que el feminismo serio ha sido y sigue siendo muy importante, pero el feminismo actual esta dirigido por el hembrismo, lo que comúnmente se llama “feminazismo”.
    Creo que nadie elige ser homosexual y que hay que respetarlos y aceptarlos en la sociedad como personas que son y no como bichos raros ni viciosos pervertidos, pero que una cosa es aceptar una condición que no hace daño a nadie y otra fomentarla, como se viene haciendo desde hace años, y pretender que es lo natural en una especie animal que se reproduce mediante la relación entre dos individuos de distinto sexo.
    Odio el colonialismo cultural que sufrimos desde hace mas de medio siglo desde Angloamerica y su topo en Europa, Inglaterra, y que hay que reivindicar la cultura hispana y por tanto la Hispanidad como concepto de comunidad cultural supranacional que podría ser tan fuerte como el anglosajón.
    Creo que la caza mantiene enormes zonas de nuestro país sin urbanizar, deforestar y que no hay nada de malo en matar un par de venados que han vivido siempre libres y que se van a servir como comida en bares y restaurantes de toda España, mientras no haya sobreexplotación y se ponga en peligro su supervivencia como especie. También creo que los toros son una de las expresiones plásticas mas emocionantes y autenticas que hay y que fomenta valores como la valentía, el riesgo a cambio de momentos sublimes, el respeto a rival y algo tan noble y tan moral como le vergüenza torera frente a la sociedad de la chapuza y el escaqueo que vivimos.
    Y creo que si bien la iniciativa privada es necesaria, no todo vale y el Estado debe proteger al pueblo de los abusos de los empresarios, de la especulación con la vivienda (la casa de mis padres costó 2 millones de pesetas en los años 60. La pagaron en 20 años, pero fíjense, viviendas perfectamente asequibles para un trabajador medio porque el Estado controlaba estrechamente los precios, ¡y era con Franco!)
    También creo que la “titularidad” sobre las regiones de España pertenece a todos los españoles y no solo a los que viven en tal o cual territorio.
    Y creo que la identidad cultural va unida a la identidad étnica, que una persona de otra raza tiene difícil identificarse con la historia y la cultura de gente a la que solo tiene que mirar a la cara para ver que no comparte su misma esencia cultural ni histórica. En EEUU hay asciaciones de estudiantes negros que se han quejado de que en las universidades e institutos se estudie a los grandes filósofos o a los grandes genios de la música porque ellos, los estudiantes negros, no tienen nada que ver con todos esos blancos preocupados por su mundo blanco, y tienen razón, seguramente a un chico negro le interesa más escuchar jazz o rap que ópera italiana o sinfonías alemanas, y no digamos cuando vayan a a un museo y vean esos cuadros con retratos de blancos. Por ello creo que es cierto ese calculo que a veces se menciona de que mas de un 5%, aproximadamente, de inmigración sobre la población total es un desastre étnico y cultural. Ese 5% en España serían unos 2 millones de inmigrantes. Tenemos 6 millones entre los extranjeros residentes legales y los nacionalizados, a saber cuántos más si sumamos los ilegales y los niños inmigrantes nacidos ya en España y por tanto españoles sobre el papel aunque no en realidad. En España hace 20 años ya había bastante inmigración pero no se había descontrolado todavía, no había pandillas americanas apuñalando gente cada dos por tres, ni centros de adoctrinamiento islamistas, ni mas manteros que comerciantes casi, ni barrios por donde mejor no pasar, ni mas violaciones que nunca, ni los españoles teníamos que ver como nos quedábamos sin una ayuda para vivienda mientras las listas de los beneficiarios esta compuesta en dos 3as partes por extranjeros. Todo eso es una demostración fehaciente de que hace mucho que se superó el límite de inmigración que nuestro país podía absorber.
    Y como yo, piensan millones de personas que han votado socialista siempre e incluso comunista en mas de una ocasión y lo seguimos haciendo porque a pesar de todo eso, creemos que un gobierno de derechas no solo mantedría esto sino que además empeoraría muchas otras cosas.

    Para que les cuento esta parrafada? Porque sé que estas razones son compartidas por muchos falangistas y socialistas nacionales (por no llamarles nacionalsocialistas, que el término esta demasiado asociado al nazismo alemán, sociopático y criminal), para hacerles ver que un sector importante de la izquierda es patriota y con un punto identitario, sin pasarse ni caer en el racismo ni la xenofobia, pero si quizás en cierto “racialismo”, que no es lo mismo porque no habla de supremacías sino del respeto a la diversidad racial y cultural y de que la mezcla es la disolución y el aniquilamiento de todas las identidades y las etnias.
    El ahora podemita Jorge Vestrynge dice que el siempre fue “nacionalbolchevique”. Bueno, no sé si tanto como “bolcheviques” pero si creo que si preguntan a la mayoría de votantes del PSOE y a buena parte de los de IU-Podemos, encontraran que son bien “nacionales”, que aman a España, su tradición y su cultura a la vez que creen en una economía y una política con la justicia social como prioridad absoluta. O sea, que en realidad hay muchos mas “socialistas nacionales” de lo que se cree.
    Ahí es donde el falangismo podría encontrar un nuevo caladero si dejaran ustedes la religión para el ámbito privado y abrazasen una cierta tolerancia de pensamiento en vez de querer adoctrinar a la gente (aun recuerdo los campamentos de la OJE de cuando era pequeño) y hacer más uso del autoritarismo que del diálogo y el acuerdo. Otro problema es que así como el nacionalsocialismo o el fascismo han quedado inevitablemente asociados a los crímenes nazis, al matonismo de los fascistas italianos (que por otra parte no era muy diferente del matonismo de los comunistas radicales de la época) y a la guerra que provocaron el falangismo ha quedado inevitablemente vinculado al franquismo.

    No intento dar lecciones de estrategia política a nadie pero si les propongo esta reflexión: si las fuerzas “progresistas” de eso que llaman ultraderecha (a mi me parece mas de derechas el PP que un partido que quiere una banca publica nacional, una renacionalización de ciertos sectores que ahora son privados o la mayor participación de los trabajadores en la gestión de las empresas, como creo que proponía hace años España 2000 o el MSR o alguno de esos) formaran un frente común y “se lavasen la cara”, dejando atrás amistades peligrosas, símbolos que todavía dan “mal rollo” y huelen a rancio, y dejasen las creencias en divinidades en el interior de sus casas, una agrupación así, con nombre nuevo y dirigentes nuevos, leídos, entrenados en el debate publico, cultos, buenos dominadores de la lengua española en vez de parecer gañanes que a duras penas saben hablar, como he podido comprobar en algunas intervenciones publicas de dirigentes de partidos del entorno, o sea, si hubiera unos Monedero, Vestrynge, Iglesias “neofalangistas” creo que no me equivoco al decir que mucha gente descontenta con la deriva hacia el esperpento y la estupidez que lleva la izquierda sufriendo desde hace décadas, apoyaría una formación así.
    No era Ramiro Ledesma el que muchos franquistas acusaban de “rojo”? ¿No decía José Antonio que en España no debía haber paz social mientras millones de ciudadanos pasaran estrechez? VOX nunca ha tenido la intención de erigirse en defensor de algo así. VOX es el partido de los cabreados con la corrupción del PP y su tibieza en asuntos como el catalán o la inmigración “mala” (VOX ha dicho que la inmigración hispana no esta tan mal). Ese mensaje falangista seria muy bien aceptado por la izquierda huérfana si se actualizasen algunas otras ideas del paquete que son más conservadoras y anacrónicas y se presentase una imagen nueva, seria, fiable, cercana y que no haga pensar que uy, si estos tíos alguna vez llegan al poder se van a quitar la careta y la amabilidad y educación se va a convertir en represión y tiranía.

    En fin, piénsenlo, quizás estén de acuerdo en algo de lo que digo y una reflexión en sus directivas pueda aportar algo positivo para el país.

    Salud y ¡Viva España! Sí, muchísimos izquierdistas gritamos vivas a España sin que nos importe si nuestros correligionarios nos van a llamar “fachas”.

  2. Juan Gabriel: en el MFE estamos al 100% con tu razonamiento. Lo que tal vez no has captado es que el artículo de Nacho es pura ironía. Quiere que los ultras acaben en VOX y dejen de mezclar a Falange con los principios de la extrema derecha. Un abrazo y ya sabes donde estamos.

  3. Sin duda, el autentico e interesante articulo de esta pagina, es el de Juan Gabriel. confío en que Nacho Toledano lo haya leído hasta el final.

  4. Yo no tengo las soluciones, pero agradezco el tiempo que se ha tomado Juan Gabriel en alimentar el debate. Lo único que sé es que nos van a seguir llamando fachas, y con razón, mientras ninguna de las organizaciones teóricamente “del ambiente”, sigan obsesionadas con manifestarse solo por la unidad de España o contra la memoria histórica.

    Fe-JONS, DN, MSR, España 2000, Pueblo, Alianza Nacional… o lo que queden de esas siglas, si algunos de los representantes de estos partidos me lee, que empiecen a ir pensando en organizar una concentración, aunque sea sencilla, en defensa del trabajador español, o en contra de la especulación inmobiliaria.

    Yo por mi parte creo que no puedo aportar mucho al debate ya que no soy falangista, lo que sí quiero apuntar a modo de despedida es que no vale frustrarse demasiado con el tema de la tactica, la estrategia o la propaganda, porque si VOX está donde está, es gracias a la televisión y a los medios de comunicación, como en su momento le pasó a Podemos

Dejar una respuesta